Lunes , 22 Mayo 2017

LOS NARCOPOLÍTICOS Y LA TEMIDA LISTA

Seguramente muchos funcionarios públicos le dieron vuelta a la almohada la noche de ayer con el anuncio que hiciera el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (IFAI) que instruye a la Procuraduría General de la República (PGR) revelar los nombres y cargos de los funcionarios públicos implicados en las averiguaciones previas abiertas contra el narcotraficante Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”, detenido en enero de 2008 en el estado de Sinaloa, junto con tres lugartenientes.

El IFAI, organismo creado en la administración del guanajuatense Vicente Fox Quesada y que hoy goza de probado prestigio por sus inapelables resoluciones, ha dado un paso sin precedentes en México al someter al escrutinio público información privilegiada.

En particular, la PGR deberá dar a conocer los nombres de los servidores y ex servidores públicos ligados en casos donde haya sentencias condenatorias y hayan causado estado, es decir, en aquellas donde ya no se admite recurso legal alguno.

Por su puesto, no quedarían descartados servidores y ex servidores públicos del gobierno estatal actual. Habría que esperar, entonces, el listado de nombres que emita la PGR.

El 11 septiembre de 2004, cuando fue asesinado Rodolfo Carrillo Fuentes, se descubrió que el presunto narcotraficante era protegido por comandantes y agentes de la Policía Ministerial del Estado al mando de Jesús Antonio Aguilar Íñiguez.

Incluso, en esa fecha un diario nacional publicó el contenido de una libreta que encontraron en una casa de Alfredo Beltrán Leyva, donde se revelaba la nómina de los servidores públicos que recibían dinero del narco.

En el listado aparecían nombres, cargos y cantidades. Entre estos servidores aparecían el mayor Alfredo Mejía Pérez, ex director de la Policía Ministerial del Estado asesinado el 11 de diciembre de 2012.

También, ex delegados de la PGR, agentes del Ministerio Público federal, de la Policía Federal Preventiva, de la desaparecida AFI y ex funcionarios y agentes de las policías estatales.

Una de las listas encontradas se titula “Navidad para los ministeriales y carros para regalo”, según publicó el Blog del Narco.

Los pagos que se mencionan, de acuerdo con lo que quedó asentado en los expedientes— son eran desde 25 mil a 150 mil, sin mencionar si se trataba de pesos o dólares.

A medio camino de las campañas electorales, seguimos afirmando que éstas no han logrado penetrar a quienes van dirigidas: los electores.

Campañas frías, frías, frías…

No es necesario contar con una encuesta en mano como para asegurar que son muchos los indecisos. Es decir, a menos de un mes para que se lleven a cabo las elecciones del 7 de julio son muchos los ciudadanos que están en la incertidumbre por quién votar o, en el peor de los casos, muchos no lo harán porque no tienen claras las propuestas de los candidatos a alcaldes y diputados.

Los candidatos a presidentes municipales, sobre todo, deberían debatir sus propuestas con sus contrincantes para que la ciudadanía tenga una idea más clara, sin embargo, muchos le sacan la vuelta a este tipo de encuentros por temer desgastarse y bajar en las preferencias electorales, pues se está a un paso de que se realice la jornada electoral.

El buda sinaloense

Nos contaba, a manera de broma, un reconocido periodista y entrañable amigo que los panistas sólo limpian el monumento al “Maquío” y retiran las heces de los pichones cuando hay elecciones intermedias o cuando es aniversario del finado político quien fuera candidato presidencial en 1988.

Es decir, me cuenta, cada tres años cuando se renueva la Cámara de Diputados federal, panistas de cuño acuden al monumento montado a un costado de Catedral para encomendarse al también ex líder empresarial y tomarse la foto. Es válido, ¿por qué no?

La presión de los partidos que conforman la coalición “Unidos ganas tú” llegó a tal grado que la Secretaría de Gobernación determinó no designar a Juliana Araujo Coronel como delegada de la Segob en Sinaloa y en su lugar nombrar a Leoncio Durazo Durazo, que para quienes tenemos poco en este maravilloso gremio, es prácticamente un desconocido.

Vaya declaración que nos hiciera el presidente del Partido Sinaloense Héctor Melesio Cuén Ojeda: Juan Eulogio Guerra Liera, dice, sí pertenece a su corriente política en la Universidad Autónoma de Sinaloa. Como dicen los jóvenes de hoy en día: ¡No, pues, wow!

Por cierto, los simpatizantes de Cuén andan más activos en los cruceros y colonias de las ciudades del estado promocionando el voto que los candidatos con amplias posibilidades de triunfo.

A sabiendas de su nula victoria en la elección, intensifican su trabajo político con el único fin de que el PAS conserve el registro, pues la elección del 7 de julio es la prueba de ácido para el naciente partido.

Nos leemos el próximo viernes, Dios mediante.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons