Domingo , 25 Junio 2017

¿Destape, balconeada o filtración?

KRATOS

juanalfonsomejia@hotmail.com

Twitter: @juanmejia_mzt

¿Destape, balconeada o filtración?

La semana pasada prometía ser aburrida en términos políticos. No lo fue, todo lo contrario. Martha Tamayo, la presidenta del Partido Revolucionario Institucional sacudió la escena pública al anunciar las aspiraciones de cuatro Secretarios de la administración estatal. Se refirió concretamente a: Francisco Cuahtémoc Frías Castro, Secretario de Educación y Cultura; Karim Pechir, Secretario de Innovación Gubernamental; Aarón Rivas, Secretario de Desarrollo Económico; y, Juan Ernesto Millán Pietsch, Secretario de Desarrollo Social y Humano.

Sorprendió el momento de la noticia. Las vacaciones suelen ser “días de guardar”, políticamente hablando. Para la primer priísta en la entidad, no fue el caso. Vio la coyunturua y la aprovechó. Para qué, se desconoce aun. Para más de un observador, sin necesidad de ser un especialista, los nombres no fueron factor de sorpresa; no en el mayor número de casos. Lo que llamó la atención fue el momento; en política, no hay coincidencias.

Ni el Gobernador ni varios de los principales interesados, sino es que todos, están de vacaciones. Si el interés por competir en las elecciones federales del 2015 de parte de los secretarios se conoce desde hace tiempo, fue la propia presidenta quién mencionó su acercamiento para expresarle sus intenciones, ¿por qué darlo a conocer en esta precisa coyuntura?

¿Quién gana con esta decisión “al garete”? En el quién gana, esta la respuesta que realmente interesa; con el anuncio de la presidenta Tamayo, los todavía secretarios del gabinete de Mario López Valdéz reciben: ¿un apoyo, un raspón o un autogol?
Difiero con aquella idea que presumen propios y extraños al exigirle a los políticos que no hablen de sus aspiraciones futuras.

Ello habla de una sociedad que se siente cómoda con la simulación. Lo que es más, me parece bastante sensato de parte de un funcionario que, estando en pleno ejercicio de su deber, le habla al electorado de sus querencias.

Si bien es cierto que la función le permite “placearse”, la sensatez tiene una consecuencia doble para el funcionario, no siempre benéfica a sus intereses: 1) lo coloca en el OJO del elector, haciendo que se le califique no por sus futuras promesas de campaña (prospectivamente), sino por sus logros alcanzados en su tarea posterior inmediata (retrospectivamente); 2) esta en el mayor de los intereses del funcionario el alcanzar su meta, de lo contrario: ¿cómo podrá justificar su permanencia en el cargo cuando, de manera franca y abierta, aceptó querer estar en otro lado más que donde esta?

En otras palabras, el desafío para el gobierno estatal esta claro. Primero, la salida de cuatro miembros del gabinete (también se habla de Juan Guerra, Secertario de Agricultura y Ganadería) esta cerca de parecer un abandono. Por más aspiraciones personales que posean, forman parte de un equipo; sus inquietudes deberían de estar respaldadas en los reacomodos del equipo, de su equipo; cuidando siempre del capitán del barco, el Gobernador.

Segundo, de no alcanzar sus aspiraciones al Congreso de la Unión, se antoja difícil sostenerlos en sus posiciones. Mantener a los hoy secretarios en sus funciones equivaldría a hacer ECO de un mensaje sin duda erróneo: su desinterés por concentrarse en el sector educativo, de innovación gubernamental, de desarrollo económico o social del estado. Tal honor y responsabilidad no puede ser “plato de segunda mesa”.

Lo dicho: las declaraciones de la presidenta Tamayo tuvieron una función. El tiempo ayudará a determinar cuál fue. Ayudarlos, descarrilarlos o alargar/acabar su sufrimiento (por aquello de abandonar el barco).

En todo caso, la posible salida de cuatro funcionarios de alto nivel en el gobierno del estado puede representar una oportunidad única para los sinaloenses.

Si el Gobernador dota de contenido, de sustancia esos reemplazos y vigoriza la pluralidad que dice encarnar su gobierno, entonces habrá aprovechado, mejor que nadie, la oportunidad para su administración y, quién sabe, quizás sea de las últimas. ¿Por qué no correr el riesgo?

Que así sea.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons