Lunes , 23 enero 2017

¿Desviaciones autoritarias?

Kratos

juanalfonsomejia@hotmail.com

Twitter: @juanmejia_mzt

¿Desviaciones autoritarias?

Que el Congreso del Estado se equivocó. Que los Diputados Locales no son ratas, son burros. Que los legisladores no están obligados a leer los dictámenes que votan en el pleno. Que si hay un derecho humano es a equivocarse.

Que lo que interesa verdaderamente al Ejecutivo es no cometer excesos, mucho menos coartar el libre ejercicio periodístico en Sinaloa. Que los diputados se están esforzando por dar leyes que den condiciones de protección al trabajo de los periodistas. Que se trata de respetar la privacidad de los presuntos culpables. Que la única intención es armonizar el marco legal del estado con la Constitución y sus leyes secundarias en lo relativo al nuevo Sistema de Justicia Penal.

Los “argumentos” presentados en estos días abundan para intentar justificar las modificaciones a la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa. Desde el propio Gobernador a través de un boletín de prensa; los líderes parlamentarios de las respectivas bancadas partidarias en una conferencia de prensa; diputados de manera personal haciendo “mea culpa”, etc. Todos intentan explicar cómo, siendo representantes de los ciudadanos, votan leyes en contra de los derechos básicos de sus representados, como es el acceso a la información.

Algunos de los principales actores involucrados en esta desafortunada experiencia consideran un exceso hablar de “desviaciones autoritarias”; prefieren dejarlo en “descuido”. Propios y extraños se refieren al célebre artículo 51 Bis como causante principal de este desencuentro. Ese que fue votado a la unanimidad en pleno siglo XXI el pasado 30 de junio por la LXI Legislatura en Sinaloa, que a la letra dice: “en ningún caso se podrá autorizar a los medios de comunicación el ingreso a los lugares de los hechos, la toma de audio, video o fotografía a las personas involucradas en un evento delictivo, ni al manejo de información relacionada con la seguridad pública o la procuración de justicia”.

En su libro seminal sobre democracias, Roberth Dahl identificó una lista de siete procedimientos mínimos que deberían de existir para llamar a un régimen democrático. En el numeral seis, se lee: “los ciudadanos deben contar con fuentes de alternativas de información; las fuentes alternativas existen y están protegidas por la ley.” El autor de libros como Poliarquía se refiere a derechos como el 6to constitucional avalado por nuestra Carta Magna, del cual los diputados se desentienden por completo.

¿Deriva autoritaria, error de procedimiento, descuido? Lo desconozco, pero es importante aclararlo. La rectitud en la intención dice tanto de los gobernantes como de los gobernados. Aprender la lección puede ahorrarnos a los sinaloenses bastantes dolores de cabeza y quizás, por qué no, Sinaloa puede salir hasta fortalecido de este trágico episodio.

Lo he dicho en otros momentos en este mismo espacio. Un gobierno responsable es un gobierno que responde. Un gobierno que responde es un gobierno que argumenta. La argumentación viene con el acceso a la información con la que cuentan los gobernantes y los gobernados. ¿Esta clase política prefiere a sinaloenses desinformados? ¿Con qué afán? ¿Estamos hablando de una clase política que desprecia la argumentación, luego entonces la información y con ello los derechos de quienes dice representar? Suena bastante despótico.

Si el Poder Ejecutivo esta a favor de que se revise lo aprobado por el poder Legislativo, ¿por qué lo publicó de manera “exprés”, el mismo miércoles, en el periódico Oficial El Estado de Sinaloa? ¿Para qué saca un comunicado de prensa el jueves?
Y lo mejor, ¿quién firmó el texto que fue enviado al Diario Oficial? Si el gobernador dejó firmado con antelación el documento que enviaría al Diario Oficial, entonces conocía el texto, lo compartía y sabía que su aprobación sería positiva. Y ustedes diputados, ¿cómo para qué vienen al caso? ¿Levantan solamente el dedo?

Estas son interrogantes que deben ser aclaradas. Argumentos que necesitan ser escuchados. Información que amerita ser procesada.

La “ley mordaza” como los medios mismos ya se han encargado de bautizarla, estará vigente a partir del 15 de octubre. Los líderes parlamentarios del Congreso han dicho que rectificarán la redacción hasta el 21 de agosto, porque la gente que labora en el Congreso esta de vacaciones.

Mientras tanto, una lección debe quedar clara. El sistema consintió que una ley de esta naturaleza podría ser aprobada. Con pataleos o sin ellos, la ley pasaría; pasó, y hasta se publicó. Esta clase política cuenta con la apatía del ciudadano. Nos guste o no, los políticos son un reflejo de lo que SOMOS. No es que el espejo este sucio: es que refleja lo que tiene frente a sí.

Esta es la parte que rescato. No hay gobiernos que hagan mejores sociedades, pero sí sociedades que hagan mejores gobiernos. Esta ha sido una prueba.

Habrá que estar atentos con lo que sigue; el olvido es familiar de la indiferencia. Que no sea el caso.
Que así sea.

 

Dale me gusta a nuestra página
Simple Share Buttons