Domingo , 25 Junio 2017

Concurso Extraordinario para maestros: tres “interrogantes”

¡ATENCIÓN! Si tú eres o, si tú conoces, a una de esas o de esos jóvenes que participaron el pasado mes de julio en el Concurso de Oposición para ingresar al Servicio Docente, esta información te interesa.

Con base en el Artículo 21, fracción I, inciso “C” de la Ley General de Servicio Profesional Docente, la Secretaría de Educación Pública y Cultura (SEPyC) del Estado de Sinaloa lanzó el pasado viernes 11 de septiembre la Convocatoria Extraordinaria al Concurso de Oposición para el ingreso a la Educación Básica, Ciclo Escolar 2014-2015.

Con esta acción la Autoridad Educativa Estatal (AEE) revela una vez más su falta de voluntad y eficiencia en la implementación de la reforma educativa. En Sinaloa, persiste la resistencia por controlar las plazas a la antigüita.

Tres interrogantes ameritan ser aclaradas, a fin de salvaguardar la credibilidad de la Autoridad Educativa Estatal en la implementación de la reforma educativa sobre cualquier otro interés.

De los 1619 IDÓNEOS.
De acuerdo con la SEPyC, la Convocatoria Extraordinaria se justifica, bajo el supuesto hecho de que “el número de profesores que resultaron con perfil “idóneo” para recibir un plaza docente resultó insuficiente”.

Durante el concurso celebrado el día 12 y 13 de julio, 1684 jóvenes en Sinaloa calificaron en la categoría de “idóneo”, de los cuales 708 son egresados de las escuelas normales y 976 provienen de la convocatoria pública y abierta (http://servicioprofesionaldocente.sep.gob.mx/ba/consulta_resultados_en/). Para nuestras autoridades, estas cifras pueden ser insuficientes, dependiendo del número de jubilaciones que se registren durante el ciclo escolar.

A juzgar por su declaraciones, la autoridad estatal parece olvidar que la lista de prelación de los sustentantes tiene una vigencia hasta mayo de 2015 (Concurso de Oposición para el Ingreso a la Educación Básica. Ciclo Escolar 2014-2015, www.servicioprofesionaldocente.sep.gob.mx; pg 53).

Además, el Artículo 23 de la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD) establece un procedimiento para que las autoridades educativas de los estados asignen las plazas vacantes que se liberen durante el ciclo escolar. En su fracción I se refiere al: “estricto apego al orden de prelación de los sustentantes, con base en los puntajes obtenidos, que resultaron idóneos en el último concurso de oposición […]”

La autoridad puede caer en la tentación de querer confundir a la opinión púbica con el argumento de la “excepcionalidad”, dado que los egresados normalistas tienen preferencia como parte de un periodo de transición. Este supuesto se cumple los primeros dos años, pero sólo hasta el momento en que se agotan en la lista de prelación los normalistas idóneos; cuando esto sucede, se debe dar paso a los idóneos de la convocatoria “pública y abierta”.

Así se lee en el transitorio Vigésimo Primero de la LGSPD: “las convocatorias para concursos de oposición para el ingreso a Educación Básica serán sólo para los egresados de las Normales y sólo en el caso de que no se cubran las vacantes mediante dichos concursos, se emitirán convocatorias públicas y abiertas”. Esa convocatoria, pública y abierta, ya se hizo desde el pasado mes de abril, razón por la cuál varios miles de jóvenes que no egresaron de las normales se presentaron al examen. Y, ¡¿qué creen?!: hay 976 “idóneos” que resultaron de dicha convocatoria.

Si “ahora los resultados se dividen en idóneos y no idóneos”, como lo han mencionado las más altas autoridades educativas en el estado y, toda vez que ya se entregaron 65 plazas conforme a los resultados de la convocatoria ordinaria, entonces: ¿podemos hablar de que no existe ningún Concurso Extraordinario que esté por encima del derecho ganado por los 1619 sustentantes idóneos que restan en Sinaloa? En pocas palabras, lista de prelación “mata” concurso extraordinario.

2. Del desorden administrativo, bien “ordenado”
La SEPYC publicó en “cero” el número de plazas a concursarse en la Convocatoria Extraordinaria del próximo mes de diciembre. Lo hizo así porque al 11 de septiembre, fecha en que se emitió dicha convocatoria, “ningún grupo en Sinaloa esta sin maestro”. Se trata de una “status” del presente, no de una proyección a futuro. A juzgar por las autoridades, esto “en vez de merecer una crítica, debe merecer mejor el comentario de que no hubo plazas sin maestro”.

Convocar a un concurso extraordinario donde se desconoce el número de plazas a concursarse, ¿habla de la falta de transparencia de la autoridad o sólo se limita a su deficiencia administrativa? Un botón de muestra.

Del total de las 32 entidades federativas de la República, 17 están convocando a un Concurso Extraordinario. Entre los convocantes, sólo 4 estados publican en “cero”: Tabasco, Baja California Sur, Estado de México y Sinaloa. Curiosamente, tanto el estado sureño como nuestro vecino del Mar de Cortés fueron de los estados que menos plazas concursaron en la convocatoria ordinaria. La Baja Sur fue el lugar 30, Tabasco el 26 y Sinaloa el 23.

Entre los estados que sí publican el número de plazas a concursarse en la futura convocatoria se encuentran el Distrito Federal, Guanajuato y Yucatán. Destaco estos tres porque, de manera consistente, coinciden con los estados que más plazas sometieron a concurso desde la primera oportunidad: el DF ocupó el primer lugar, Guanajuato el quinto y Yucatán el séptimo.

Lo menos que se puede decir de este concurso extraordinario es que es consistente. Los que mostraron resistencias en julio, también la presumirán en diciembre. Algunos dirán que la evidencia es insuficiente para señalarlos por opacidad, pero no por ello por incapacidad. O acaso, ¿para hacer un presupuesto la AEE necesita gastarse primero el dinero, porque no tiene ninguna habilidad de planeación? Parece algo absurdo. El dilema es sencillo: ¿opaco o ineficiente?

3. De la justificación del concurso
La convocatoria a un Concurso Extraordinario es legal, pero no por ello esta justificada. Silvia Schmelkes declaró el pasado 14 de agosto no considerar necesario ningún examen extraordinario. En conferencia de prensa, la presidenta del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) señaló que: “las vacantes de los profesores “no idóneos” se otorgarán por contratos temporales”.

La presidenta se refiere al referido art. 23 de la LGSPD, en su fracción II: “De manera extraordinaria y sólo cuando hubiera agotado el procedimiento señalado [lista de prelación] en la fracción anterior […] los nombramientos que se expidan serán por Tiempo Fijo y con una duración que no podrá exceder el tiempo remanente hasta la conclusión del ciclo escolar correspondiente. Sólo podrán ser otorgados a docentes que reúnan perfil.”

Si en Sinaloa hay una cantera de 2956 perfiles que ya presentaron el examen, que si bien resultaron no idóneos, existe una lista de prelación que los acerca en diferente grado a la idoneidad, y se les puede dar un nombramiento por “tiempo fijo”, ¿por qué convocar a un concurso con cargos al erario público que no cumple con las mejores condiciones para su justificación? ¿Por qué tanta insistencia? Lo menos a que da lugar es a suspicacia.

Que así sea.
juanalfonsomejia@hotmail.com
Twitter: @juanmejia_mzt

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons