martes , 25 septiembre 2018

Lo dorado de “Jimmy” Ruiz

Juan Ordorica

Jaime “el Jimmy” Ruiz, oriundo de Culiacán, fue un futbolista mediano, muy mediano, que jugó con varios equipo de las diversas divisiones profesionales de este deporte.

Tuvo un fugaz paso por el Cruz Azul, donde tuvo los mejores momentos de su carrera. Después de deambular por varios clubes, aterrizó para participar con Dorados – en su apellido lleva el destino- algunas temporadas y finalizó su carrera dando tumbos en las divisiones inferiores.

Nunca pudo jugar en la Selección Nacional.

Ya en el retiro, el señor Ruiz Dorado decidió convertirse en empresario deportivo y tras algunos acuerdos durante la administración como alcalde del actual senador, Aarón Irízar, pudo conseguir vía concesión la administración de unos campos deportivos de la colonia Emiliano Zapata.

Los acuerdos consistían que las remociones y mantenimiento de las instalaciones correrían a cargo del ex futbolista a cambio de su usufructúo por 20 años.

El deportivo “Jimmy Ruiz” llegó a tener instalaciones de excelente nivel, incluso algunos juegos de selecciones sub 17 se llevaron a cabo ahí

Pasaron los años, administraciones y varios alcaldes cuando un buen día otro Aarón, en este caso Rivas, decidió retirar la concesión.

Seguramente la falta de mantenimiento y el descuido de estos campos deportivos fue la principal razón que motivó esta decisión, sin embargo, es aquí donde comienza la tragedia para la comuna.

Los alcaldes tienen como principal tarea cuidar el patrimonio de los ayuntamientos. Están obligados a vigilar a consciencia cada uno de los haberes de los ciudadanos, pero algo sucede y se les olvida esta premisa básica para la cual fueron electos.

No hay presidente municipal, sobre todo en Culiacán, que no cargue en sus espaldas señalamientos por manejos desaseados en cuestiones de terrenos o cuestiones similares. El departamento jurídico de Culiacán es una mala broma. No tiene la capacidad técnica de litigar ni una multa de transito.

En especial el caso del actual alcalde Sergio Torres es preocupante. Ha demostrado un desprecio por las leyes terrorífico. Incluso, se muestra altanero y desafiante ante las leyes, retando abiertamente a los tribunales, declarando que él no va pagar a nadie.

Tal vez Jimmy Ruiz ignoró la parte del trato que le correspondía por esa concesión a 20 años, pero si su descuido fue tan evidente, no debió costar ningún trabajo a los abogados de la comuna probar el incumplimiento y anular los contratos.

Lo único que han comprobado los encargados de la defensa del patrimonio culiacanense es su ineptidud en su desempeño profesional. Si tuvieran algo de honorabilidad nuestras autoridades, ya hubieran presentado sus renuncias o mínimamente nuestro alcalde tendría que despedir a sus colaboradores. Nada de eso ha pasado.

Por lo pronto, las bravuconadas y distracciones de Sergio Torres nos costaron 21 millones de pesos. Después de todo, ¿qué se puede esperar de un político que no entiende de administración pública y todo quiere solucionar con muñecos de plástico, viajes de promoción y regalos de despensas?

EL MEMENTO DE HOY

l

Twitter: @juanordorica

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Dale me gusta a nuestra página
Simple Share Buttons