Martes , 28 Febrero 2017
La revolución de las ideas

La revolución de las ideas

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

En las últimas semanas he escuchado una serie de palabras que retrata la psique de una generación que no cree en hacer las cosas diferentes: Pragmatismo, control, grupos, dinero, intereses, etc.

Irrumpir en sistemas arcaicos nunca ha sido fácil. Las cúpulas raras vez comprenden que su alcances y controles decrecen conforme las ideas evolucionan; en nulas ocasiones preparan los relevos de transición. ¡Vamos!, ni siquiera los deportistas aceptan sus bajos rendimiento cuando se acerca la hora de retirarse. Es parte de la naturaleza humana querer perpetuar las condiciones inalteradas; por su puesto, es la política, donde los apetitos y ambiciones continuistas se encuentra más arraigados.

Los dueños de los sistemas y modelos se niegan a ver a las personas como entes de razón. Son, para sus intereses, meras entidades numéricas y ejércitos de voluntades vacías que pueden ser manipuladas a discreción. Nada más alejados de la realidad: Las personas piensan, defienden el derecho de ser libres, buscan satisfacer necesidades intelectuales y enfrentar retos que los hagan sentir orgullosos de tomar decisiones propias.

El PAN Sinaloa vive cierta miopía ideológica que está a punto de curarse. La dinámica de confrontaciones grupales se convirtió en la constante de la vida interna del partido; sin embargo, los resultados de estas luchas sirvieron a unos cuantos, y la mayoría de la militancia observó desde la impotencia cómo se diluían las luchas de unas décadas atrás, pero los controles que funcionaron por muchos años están cerca de llegar a su fin

Hoy a nadie le sirve el sistema PAN Sinaloa. Ni los románticos, ni los pragmáticos están contentos con la situación actual de Acción Nacional. El sistema se agotó y algunos llamados liderazgos se niegan a aceptarlo.

La dignidad de la persona huma es el dogma más preciado de la doctrina panista. Sobre él se debe construir cualquier movimiento que pretenda revindicar las luchas ciudadanas de Acción Nacional. Todos los panistas son libres y nadie puede llamarse dueño de uno solo. El que pretenda construir una dirigencia sobre controles autócratas está viviendo en el siglo y en el partido equivocado.

Es momento de arrebatar a los pragmáticos, pechos fríos y conformistas el destino de Acción Nacional. Dicen algunos que la lucha de las ideas ya paso de moda y no tiene cabida en la política moderna. Estoy seguro que la única revolución que nunca será obsoleta en Acción Nacional es la de las ideas. Después de todo la brega de eternidad no son unas palabras que se escuchan bonito. Son una forma de vid en el blanquiazul.

EL MEMENTO DE HOY

s

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Dale me gusta a nuestra página
Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons