Viernes , 23 Junio 2017

El viaje.

Por Angélica Rodríguez
@angiemzt
@seryconsciencia
vivirdecorazon.mx@gmail.com

Nadie llega a su destino siguiendo el camino del otro. Leandro Taub.

Cuántas veces nos ha pasado que vemos las fechas, los acontecimientos, las etapas tan distantes… Falta mucho, pensaba.

Iba en preparatoria, y si se trataba de imaginar el futuro, a los 40 me veía viejita, llena de canas, con nietos y con un poco de suerte con una jubilación.

Qué cosa tan lejana a mi realidad. A una semana de subir al cuarto piso, me siento con más energía que nunca, con más planes y sueños que ni en toda mi ansiosa juventud pude imaginar, con una plenitud que cada vez se amolda más fácilmente en mi alma, y la certeza de que lo mejor está por venir.

Justo en estos momentos, abordo un autobús que me llevará a el viaje más esperado y emocionante de mi vida. A ese lugar donde sólo se puede llegar a través de la búsqueda de la verdad en tu interior y no en ninguna situación externa: al centro de mi Ser, donde yace nuestra verdadera esencia.

Hace cinco años hacia planes para que no pasaran mis 40 sin conocer Ibiza, esa paradisíaca playa española, donde la fiesta no para día y noche, y la música electrónica inunda todos los sentidos en sus famosos clubes y discotecas. Esa era la expectativa.

Hoy, la realidad es que no habrá ni playa, ni punchis punchis ni alcohol ni humo ni nada… el destino me ha traído a un retiro para meditar en la lejanía de un pueblo, en total aislamiento del mundo exterior. Sólo mi consciencia y yo.

Buscaré en el silencio esas respuestas que aún no llegan, liberando mi mente de lo hasta ahora conocido para renovar la sabiduría de mi corazón.

Es un viaje hacia la iluminación, porque ese es el objetivo, y no me refiero a ser Santa Angélica o Angie Lama, se vale sonreírse pero no va por ahí, sino de encontrar esa luz que muchas de nosotras hemos olvidado que tenemos. Nos hemos acostumbrado tanto a ser sombra de otros -padres, hermanos, parejas, hijos, jefes- que no recordamos que algún día fuimos sol.

Acercarme a los 40 me metió en tremenda crisis hace dos años, y me doy cuenta ahora que no podía ser de otra manera, que era necesaria para estar aquí, en este camino. Para poder ver más allá del cuerpo y posar la visión sobre el espíritu; ir del sentido limitado de nuestra personalidad al sentido ilimitado de nuestro Ser; de la creencia de la separación del mundo hacia la convicción de la unidad universal que todos somos uno; dejar la culpa para vivir el perdón; trascender el miedo para llegar al amor.

Sin duda, no hay por qué esperar cuatro décadas para manifestar esa necesidad de cambio que inicia desde lo más profundo, ni por qué frenarnos si ya las hemos pasado… la transformación personal es posible cuando decidimos comenzar a mirar hacia otro lado, dirigirnos hacia otra forma de pensamiento, creer que los milagros existen y están entre nosotros, y que todos tenemos derecho a ellos.

Bienvenidos 40!!! Gracias por haberme permitido llegar hasta aquí, pero esos años hoy ya no los tengo, ya se fueron, los honro e integro. Lo que hay que celebrar son los días que estoy por vivir:

Aquí y ahora decreto que sea el amor el que los llene, la libertad la que los guíe y la benevolencia la que les dé sentido.

20•09 ¡Feliz nueva vuelta al sol a mí! Iniciamos el camino…

Bendiciones, AR.

Acerca de Angélica Rodríguez

Angélica Rodríguez estudió Ciencias y Técnicas de la Comunicación, y tras 15 años desarrollándose en diferentes áreas de gobierno relacionadas con la difusión, producción y locución de radio, conducción de eventos, organización de congresos y seminarios, capacitación a funcionarios públicos y manejo de redes sociales, un proceso de transformación personal y la crisis de acercarse a los 40, la puso de frente a este Encuentro: comunicar desde la conciencia y el corazón. Tw/IG @angiemzt Tw @seryconsciencia Mail: vivirdecorazon.mx@gmail.com
Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons