Jueves , 17 Agosto 2017

#FlyTheW

Lo considerado como “imposible” sucedió, sí, los Cachorros de Chicago le pusieron punto final a una maldición de 108 años sin poder ganar una Serie Mundial, sí, los “Cubbies” vinieron de atrás en una serie que perdían tres partidos a uno para arrebatarle el título a los Indios de Cleveland, que, irónicamente, se convierten en el equipo más salado de las Grandes Ligas al juntar 69 años sin ganar un “Clásico de Otoño”.

Una labor heroica de 103 triunfos a cambio de 58 derrotas fue coronada con siete emocionantes duelos que tuvieron a aficionados y no aficionados de los Cachorros al borde del asiento, Chicago, que estuvo en la lona varias veces durante la serie, sacó fuerzas de flaqueza y terminaron revirtiendo una desventaja que para muchos lucía definitiva.

“La Ciudad de los Vientos” está paralizada en estos momentos que escribimos estas líneas, más de 2 millones de personas salieron a la calle para presenciar el desfile de los campeones: Jake Arrieta, Jon Lester, Kyle Hendricks, Javier Báez, Addison Russell, Ben Zobrist, Anthony Rizzo, Kris Bryant, Dexter Fowler, David Ross, Jeyson Heyward, y por supuesto, el mánager Joe Maddon, son algunos de los nombres que veremos escritos en letras de oro en Chicago, no se vaya a sorprender si llega a visitar la ciudad y alguna que otra calle se llama como alguno de los jugadores antes mencionados.

“La maldición de la cabra” y el incidente de Steve Bartman finalmente se convierten en un cómico recuerdo en la historia del equipo, todas las supersticiones quedaron atrás ahora que el club está levantando el trofeo que los acredita como el mejor equipo de béisbol en el mundo, el aficionado chicaguense finalmente sonríe, y lo hace con todas las de la ley.

Quizás fue un capricho del destino que Chicago se coronara el 2 de noviembre, el día de muertos; los Cachorros le regalaron la mejor ofrenda posible a todos aquellos fanáticos que nunca pudieron verlos ganar un campeonato, pero que sin duda están disfrutando de este éxito, estén donde estén.

Este triunfo también tiene su mérito desde la oficina, el presidente del equipo, Theo Epstein, es sin duda el responsable de haber armado este equipo, gracias a sus

fichajes que se hicieron desde 3 años antes, Chicago firmó la gran obra de este alquimista del béisbol, quien, además de haber roto “la maldición de la cabra” este año, en el 2004 fue capaz de romper “la maldición del Bambino” de los Medias Rojas de Boston, quienes, después de 86 años, volvieron a levantar un título de Serie Mundial.

Es por ello que somos afortunados, vimos ganar un campeonato al equipo más mediocre del mundo en cuanto a títulos se refiere, ese equipo que genera un sentimiento de compasión en el corazón del aficionado precisamente por eso, por su incapacidad de ser campeón.

#FlyTheW es la frase que está de moda en Chicago, dicha oración viene de la vieja tradición en el Wrigley Field cuando los Cachorros ganan un juego, el personal del recinto iza una bandera con una enorme W en un fondo blanco, haciendo alusión a la “w” de “Win”, que significa “ganar” en inglés.

#FlyTheW Chicago, lo merecen.

=0=

Pasando al tema que le prometimos el lunes pasado, hablaremos un poco de NFL, especialmente de los Vaqueros de Dallas, un equipo acostumbrado a ser el “ya merito” del deporte del emparrillado, sí, los Vaqueros siempre se quedan a un touchdown o un partido de clasificar a los playoffs, pero a la hora cero, el mariscal de campo, Tony Romo, se lesiona y deja al equipo a su suerte.

Precisamente esta temporada, el “cuerpo de cristal” Romo sufrió una lesión en la espalda en la pretemporada que puso en jaque su participación para la temporada 2016, ante la situación, los Vaqueros le dieron la oportunidad al novato Dak Prescott, mariscal que ha sido la sensación del fútbol americano, esto producto de sus grandes actuaciones en los controles del equipo de la estrella solitaria.

Gran parte de la excelente temporada que lleva Dallas (6 triunfos a cambio de 1 derrota) es gracias a Dak Prescott y al corredor Ezekiel Elliott, también novato; prácticamente los Vaqueros están caminando por la sangre nueva del conjunto texano.

Se habían visto temporadas sorprendentes de equipos como Seattle, Carolina o San Francisco; estos conjuntos han llegado lejos en los últimos años gracias a la aparición de mariscales de campo jóvenes y talentosos, pero, a diferencia del caso de Dallas, Russell Wilson, Colin Kaepernick y Cam Newton contaron con el apoyo de jugadores experimentados.

Por ejemplo, en Seattle, Russell Wilson contó con Marshawn Lynch, corredor de vasta experiencia; Colin Kaepernick con los 49’s de San Francisco tuvo de socio a experimentados jugadores como Michael Crabtree y Frank Gore, y finalmente, Cam Newton con las Panteras hizo mancuerna con el jugador franquicia Kelvin Benjamin.

Los jugadores antes mencionados tuvieron apoyo de “experiencia”, contrario a lo que sucede en Dallas, tanto Prescott como Elliott son novatos con sumo talento, y si todo marcha bien, llegarán lejos en la temporada.

Tal parece que las horas de Tony Romo en Dallas están contadas.

=0=

Con esto nos despedimos por hoy, le deseamos un buen fin de semana.

Hasta la próxima.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons