Miércoles , 16 Agosto 2017

Los amores y complicidades de Jesús Valdés

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

Dice el dicho: “Hechos son amores y no buenas razones “. Jesús Valdés ha entregado envuelto en celofán y con moño de terciopelo la mayor prueba de amor que un político puede regalar a otro: la complicidad ominosa

Sergio Torres se puede sentir el hombre más amado de todo Culiacán. La amistad que se profesan el actual alcalde y el anterior es un monumento a la solidez y profundidad de las relaciones humanas.

El pasado 10 de febrero venció el plazo para que la actual administración hiciera observaciones a la cuenta pública e informara a los sinaloenses el status en las que se recibieron las finanzas públicas de la comuna.

Según el amoroso Jesús Valdés, ni una sola de las deudas a proveedores, bancos y trabajadores merecen un coscorrón. El amor se respira en Culiacán. El Morrín se disfrazó de cupido y flechó el enrome corazón del hombre de la sonrisa enmicada.

215 cámaras de videovigilancia en condiciones de chatarra no fueron suficientes para desaparecer los lazos sentimentales y pasionales complicidades de la feliz pareja.

A Jesús Valdés no le importó que más de 50 millones de pesos etiquetados para el mantenimiento de dichas cámaras se desvanecieran en el aire y únicamente se entregaran 15 funcionando.

Cuando el amor es fuerte, las pequeñas travesuras de enamorados se perdonan.

Cuando el amor cala en los huesos una mirada furtiva es suficiente para ponerse de acuerdo.

No se necesitan las palabras; el silencio es cómplice. Y de silencio está llena la relación de Sergio y Jesús. Hasta la fecha no es claro el problema financiero que tiene el ayuntamiento. Silencio y más silencio es la tierna declaración de amor en un ayuntamiento que vive un apocalipsis financiero.

¿Cuál es la deuda a corto plazo? ¿De qué tamaño es el socavón de la tesorería municipal? ¿Cuáles son las condiciones de la deuda financiera adquirida por el ayuntamiento? ¿Qué dicen las auditorías de los programas sociales aplicados? Todas y cada una de estas respuestas son secretos celosamente guardados en la alcoba y las sabanas de poder de la presidencia municipal.

Jesús Valdés no puede debe tener dos amores al mismo tiempo. Amar a su cómplice y a los ciudadanos de Culiacán por igual es inaceptable, pero a él no parece importarle.

Mientras él sigue en eterna campaña y sin muchas ganas de gobernar, su amorosa pareja se prepara para tomar por asalto la Sedesol. Tal vez en pareja el poder se disfruta mejor… puede ser.

Hasta hoy, en Culiacán no se han entregado buenas cuentas. Lo único que tenemos claro es que nuestro alcalde ya entregó su prueba de amor para este 14 de febrero. Gobernar y ser transparente no es lo de él. Prefiere seguir enamorando con su sonrisa, sus comerciales (ilegales) en la Serie del Caribe, dar palmaditas en la espalda a sus compayes y usar palcos de lujo que quedar entregar cuentas honestas a Culiacán.

Este 14 de febrero los enamorados caminarán por la calle tomados de la mano, jurándose amor eterno y prometiéndose una vida de felicidad. Jesús y Sergio no necesitan nada de eso. Ellos están tomados de algo más que las manos. Y su complicidad es un lazo más profundo que cualquier promesa: el silencio eterno de crecer el uno para el otro…

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons