Miércoles , 16 Agosto 2017
Alerta de género y los piratas del bar

Alerta de género y los piratas del bar

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

Antes que nada y sobre todas las cosas quiero externar el más profundo de mis respetos y admiración por todas las mujeres que día a día luchan por defender los derechos de equidad y justicia entre hombres y mujeres. Su lucha es encomiable y sus conquistas poco a poco nos acercan a una sociedad más incluyente y civilizada.

En días pasados, el gobernador Quirino Ordaz emitió la declaratoria de alerta de género para estado de Sinaloa. Está añeja solicitud tenía más del año atorada en el escritorio del ISMUJERES y del ex gobernador, Mario López. La antigua titular del ISMUJERES, Elizabeth Ávila, nunca se atrevió a hacer efectiva la solicitud y el ex gobernador argumentaba que hacer pública la alerta de género dañaría, la ya de por sí, deteriorada imagen de nuestro estado.

Quirino Ordaz decidió concretar la solicitud de alerta después de un inicio turbulento en materia de seguridad de su sexenio. Esta decisión le trajo el reconocimiento de varios colectivos de mujeres y de gran parte de la sociedad sinaloense. En lo personal, creo que ninguna imagen debe de estar por encima de la vida misma de cualquier ser humano. Si la alerta de genero ayuda a reducir los índices de violencia contra las mujeres…¡bienvenida sea!

Fue una decisión política más que efectiva. Y, a mi parecer, un movimiento acertado que tiene pocas consecuencias y suma algo de la credibilidad a su gobierno -que poco a poco y bala a bala se le diluía–.

La mayor carga de las críticas recae en el sexenio anterior; poco tiene que perder el actual gobernador al otorgar una herramienta de apoyo a las activistas de la causa de género. Movimiento de dos bandas: por un lado, se deslinda de las formas de su predecesor e inherentemente, de una manera sutil, culpa de la violencia a los que ya se fueron. Por el otro lado, se embolsa el apoyo de grupos combativos potencialmente críticos a su gobierno. Una buena jugada de estrategia.

Por desgracia, la alerta de equidad de género, en el corto plazo, no va traer una reducción de los niveles de violencia. La crisis de seguridad que vive Sinaloa está más allá de un conjunto de programas bien intencionados y poco realistas.

La movida de credibilidad del gobernador Ordaz respecto a la alerta de género se vio diluía con declaraciones desafortunadas de su gabinete y una lectura errónea de lo que sucedió en el bar el pirata el pasado sábado. Para tapar el pozo después del niño ahogado, el gobierno actual decidió ponerse duro con las entradas de menores de edad en los antros – ¿no se supone que la ley ya prohíbe este tipo de prácticas? ¿no es una obligación preponderante del estado y ayuntamiento supervisar que los antros cumplan con esta normatividad? – y la cancelación de permisos en extensiones de horario.

Según la reacción del gobierno del estado, los piratas de los bares van a dejar de disparar a las personas mayores de edad por arte de magia. Seguimos en la orfandad de una política pública integral en materia de seguridad. Las ocurrencias en hechos y dichos están a la orden del día. Ojalá existiera una alerta para todos los sinaloenses. Antes los muertos eran vinculados a actividades delincuenciales; hoy son fortuitos y sólo afecta a los que van a los antros (eso dijo el secretario de seguridad pública estatal). Las balas ya están llegando a las personas que nada tiene que ver con el crimen organizado y no se ve en el horizonte algún decreto que pueda firmar el gobernador para brindarnos la primigenia de sus obligaciones: SEGURIDAD PARA SUS GOBERNADOS.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons