Lunes , 27 Marzo 2017
Mujeres detrás de la ventana

Mujeres detrás de la ventana

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

Lavar, planchar, hacer desayuno, comida y cena, ser un ama de casa, esperar pacientemente al marido con una sonrisa, desear un gesto de probación o de cariño. Básicamente esto era la vida de las mujeres de los 90´s. Las canciones de Yuri, quien, para muchas mujeres, representaba el empoderamiento femenino de su época, son el reflejo de lo que esperaba la sociedad que una mujer fuera.

Antes de esa década las cosas eran peores; incluso la publicidad invitaba a un machismo violento. Abiertamente, los anuncios comerciales exhibían escenas de hombres golpeando mujeres por no realizar sus tareas correctamente. Ni que decir siglos anteriores, simplemente la vida de las mujeres nunca ha sido fácil.

Es innegable que las cosas han avanzado mucho; a partir de la llegada del Siglo XXI hemos visto de manera acelerada un crecimiento exponencial en materia de igualdad y equidad. Todavía hace falta infinidad de tareas para cerrar la brecha, pero en términos generales hay más crecimiento que retroceso.

Ante esta explosión del empoderamiento de la mujer, como en cualquier movimiento activista, se ha radicalizado muchos de los postulados originales. En algunos casos se condena abiertamente a expresiones de la feminidad que no concuerden con las luchas de causas. Recientemente un de las activistas más importantes a nivel mundial de las causas de la mujer, Emma Watson, fue seriamente criticada por utilizar atuendos que, a juicio del radicalismo feminista, degradaba la esencia misma de la igualdad.

Básicamente, muchos de estos movimientos feministas, en su afán por alcanzar la igualdad absoluta entre géneros, luchan por convertir (estéticamente, socialmente, políticamente) a la mujer en malas copias del hombre. La fortaleza del ser humano radica en sus diferencias. En lugar de celebrar nuestras condiciones únicas buscan estandarizar a la raza. Sin darse cuenta están impulsando agendas represoras a las que tanto critican y combaten.

Algunos dicen que el día internacional de la mujer no debería ser festejado. Que es encasillar la grandeza y la contribución de las mujeres a una celebración anual. Estoy en desacuerdo. Las mujeres deben ser reconocidas todos los días, pero una fiesta anual (eso, una fiesta) es un eterno recordatorio de la deuda histórica que tenemos con nuestras compañeras de viaje universal.

Yuri puede seguir cantando detrás de su ventana; esperando al hombre que la vaya rescatar de su amargura y llevarla a la felicidad. Las mujeres de hoy rompen los cristales antes que permanecer encerradas. Bien por ellas. Así las queremos: fuertes, inteligentes, decididas e independientes. El mundo será un lugar mejor cuándo la otra mitad del género humano viva en igualdad absoluta …
#Vienencosasbuenas para las mujeres.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons