Sábado , 29 Abril 2017
Discriminar a los buchones

Discriminar a los buchones

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

Los días pasan y la violencia en Sinaloa no termina; incluso, se intensifica. Los números de asesinatos siguen en ascenso, pero lo realmente descorazonador son los niveles de sadismo en las ejecuciones.

Mujeres, niños, embarazadas, jóvenes, no tan jóvenes, policías, ciudadanos, etc. No existe un solo sector de nuestra sociedad exenta del manto de la tiniebla de la delincuencia.

Del gobierno no hay mucho que esperar. Han sido muy claros. Ellos ofrecen resultados después de un periodo de 90 días, que se cumplen el día 30 de marzo. Sus pobres declaraciones y escasa respuesta ante la ola de violencia sólo acrecientan el espíritu de orfandad de nuestra atribulada sociedad sinaloense.

Tampoco nosotros como sociedad hemos hecho la tarea. Nos regodeamos conviviendo de cerca con la cultura del buchón y lo que ello representa. Queremos sentirnos parte del poder seductor. Cantamos a todo pulmón música alterada y nos regodeamos en los excesos del alcohol, la fiesta, el dinero, los autos y el sentirnos intocables. Hombres y mujeres por igual terminan en los brazos de crimen participando activamente, siendo omisos, cómplices o festejando sus hazañas. Queremos vivir lo bonito, pero nadie quiere pagar con sangre nuestra displicencia ciudadana.

Es tiempo que, junto con el gobierno, cambiemos nuestra decadente cultura de la muerte. Llegó el momento de aplicar una de las armas más poderosas del arsenal de la voluntad del ser humano: la discriminación.

En cualquier otro aspecto de la vida la discriminación es una aberración que debe ser combatida y borrar cualquier vestigio de ella del alma humana; sin embargo, ante problemas extraordinarios medidas extraordinarias.

Vamos discriminando a cualquier persona que ostente la cultura del narco y rehuyéndolos como leprosos; elijamos escuelas para nuestros hijos que tengan el menor número de estos especímenes decadentes; alejemos a nuestros hijos de las amistades, sus piñatas y sus reuniones; evitemos escuchar la música que los identifica; no compremos los productos de sus tiendas fachada, etc. Todos tenemos la capacidad de identificar quien o quienes encarnan los valores de esta vergüenza endémica de nuestro pueblo.

Tenemos que hacer sentir a nuestros jóvenes que entrar a ese mundo es lo mismo que convertirse en parías sociales. El gobierno no tiene muchas ganas de poner orden; por eso, está en nuestras manos combatir las balas del crimen con la más absoluta y cruel de ls discriminaciones.

Bienvenida la intolerancia y discriminación en contra de los buchones y su nefasto modo de vida. Mientras dejemos a nuestras brillantes autoridades combatiendo al crimen con sus cursos de valores.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons