lunes , 18 diciembre 2017

Error calculado.

Error calculado.

Dorados de Sinaloa no pudo consumar el golpe de autoridad en el Ascenso MX, con un fútbol sumamente especulativo y con varias decisiones tácticas que fueron duramente criticadas tanto por expertos en la materia como por simples aficionados al deporte de las patadas, “El Gran Pez” fue eliminado en las semifinales del Torneo de Clausura 2017 por los Bravos de Ciudad Juárez, quienes enfrentarán a Lobos BUAP en la final del presente campeonato.

Es así como Dorados tendrá 14 días para planear el tipo de juego que será desplegado en la final de Ascenso del circuito de plata del fútbol mexicano, esperando al ganador entre los fronterizos y el equipo licántropo de la Angelópolis; no es una llave sencilla, pero, a nuestro juicio, es uno de esos errores controlados que suceden en la planeación de un torneo de esta magnitud.

Analizándolo, el equipo de Sinaloa fue eliminado en una instancia en donde no están demasiado fatigados por las cargas de trabajo que conlleva jugar una liguilla hasta su fase final, ni tampoco perderán el ritmo de juego como habría sucedido en caso de ser eliminados por el Zacatepec en cuartos de final, donde el periodo de descanso hubiera sido de tres largas semanas.

En un caso sumamente frío, Dorados cumplió las expectativas que estaban planeadas para el Clausura 2017, sí, hubo una ilusión por ganar el bicampeonato producto de las exitosas jornadas que tuvieron a mediados de torneo, sin embargo, la consigna era llegar lo más lejos posible en la liguilla para no perder el ritmo de juego, por ende, una semifinal no es un resultado para nada malo.

Como dijimos, Dorados está en el punto exacto, logrará recuperarse en el aspecto físico y tendrá una ligera ventaja sobre el equipo que resulte campeón, además de que no habrá perdido el ritmo de juego, solamente será una semana en la que no tendrán partido, por ende, podríamos tomarlo como una “Fecha FIFA”.

Hablando del partido de vuelta ante Bravos, Gabriel Caballero hizo movimientos dudosos en el planteamiento táctico, dejando en la banca al joven sensación Jesús “Canelo” Angulo, quien lo venía haciendo de maravilla en estas últimas semanas; y para compensarlo, decidió alinear a Marco Argüelles como mediocampista pegado a la banda izquierda, cuando este último es un futbolista de contención, y el resultado fue que el carril izquierdo fue una autopista para un Ciudad Juárez, que con muy poco, terminó anotando en par de ocasiones para liquidar a un Dorados que buscó con enjundia el resultado, pero totalmente carente de ideas al ataque.

Varios jugadores se encontraban presionados por las cosas que no salían, casos son Gaspar Servio y Patricio Rubio, quienes discutieron en reiteradas ocasiones, así como también Vinicio Angulo, quien también se vio perdido y apático en la cancha; sin duda esta semana de descanso les vendrá bien para bajar las revoluciones y volver a centrarse.

La final por el Ascenso se estará jugando el próximo 13 de mayo, con sede por definirse entre Ciudad Juárez y Puebla, mientras que la vuelta, el partido definitivo, se jugará el sábado 20 de mayo en el Estadio Banorte.

Ya para concluir, para la final de Ascenso no cuenta el criterio de “gol de visitante”, en esta instancia, el único argumento para llegar a la Primera División es ganar en el marcador global, así de simple.

Se viene lo bueno.

=0=

Ahora sí nos despedimos, le deseamos una buena semana.

Hasta la próxima.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons