viernes , 17 noviembre 2017

Café Negro Portal no fabrica cortinas de humo

Café Negro Portal no fabrica cortinas de humo

Las cortinas de humo y los medios de comunicación

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

La evolución de los medios de comunicación, en la última década, ha dado un vuelco de 180°. Hasta hace unos cuantos años eran los medios de comunicación los dueños absolutos de la generación de opinión entre los lectores, espectadores y público en general.

A raíz de la explosión de las redes sociales, los medios de comunicación (aún los digitales) fueron arrebatados del monopolio de la agenda temática.

Hoy, basta que un par de usuarios de las ciberredes generen algún contenido con algo de morbo incluido para “virilizar” cualquier noticia, rumor, acción o contenido.

Los medios de comunicación ya no compiten únicamente entre ellos, ahora también tienen que competir contra las mismas audiencias a las que van dirigidos sus contenidos. Está voracidad por publicar la noticia que más genere likes, compartidas, reproducciones, etc., ha diluido la ética periodística y desaparecido casi por completo los estándares de respeto entre medios de comunicación y los generadores de la noticia.

Los mismos medios se han convertido en los actores principales de las noticias que se supone deberían cubrir, analizar y dar crédito al trabajo de otros.

Las audiencias masivas ahora son voraces consumidores de información chatarra, procesada al vapor y de alto contenido calórico de morbosidad. Ya no se toman la molestia de corroborar los hechos o mínimamente citar las fuentes de las que se toma la información.

Esta feroz competencia crea situaciones de una perpetua duda acerca del contenido de las notas. Es de tal magnitud la información que se genera cada minuto que no digerimos un suceso cuando ya tenemos en nuestras manos un nuevo acontecimiento. La nula discriminación de contenidos simplemente se está definiendo como “cortinas de humo”.

El tener tanta información en nuestras manos la interpretamos como un plan maligno para desviar nuestra atención, pero no. Las noticias son competencia y se necesita una constante producción en serie que mantenga vigente a cualquier medio.

Tal frenesí de información muchas veces tiene víctimas colaterales ante su imparable marcha. Los medios de comunicación deben serenarse un poco, tomar aire y replantear sus operaciones que están alienando cualquier concepto de ética. Es necesario reconocer las fuentes citadas y dar seguimiento a lo publicado.

En días pasados fuimos testigos de un suceso que ejemplifican perfectamente el deterioro de la ética en la post modernidad de los medios digitales:

Considerar cortina de humo el supuesto acoso de un diputado en el Congreso del Estado de Sinaloa es desafortunado.

No creo que los diputados involucrados prestaran su reputación para generar contenidos que pone en riesgo la vida privada de ambos.

De poco sirvió que salieran a explicar la circunstancia en la cual se dieron los hechos. El tribunal de las redes ya había emitido el juicio final: ¡Culpables por morbosidad! También la “viralidad” de la nota hizo que el medio original de publicación fuera ignorado y no fueron respetados los créditos de la fuente.

Las cortinas de humo están en otros lugares; hay que buscarlas en las redes sociales. Ahí abundan. Un día sí y otro también somos bombardeados por sitios ficticios, troles y usuarios cuestionables.

Es nuestro deber como consumidores de noticias ser responsables y comenzar a discernir el origen de las mismas. La responsabilidad ya es compartida: medios y público deben construir la nueva ética periodística del siglo XXI.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons