viernes , 17 noviembre 2017

Una lástima.

Una lástima.

Una verdadera lástima que el narcotráfico esté inmiscuido en casi todos los aspectos de la sociedad en México, peor aún, y pese a que no es una práctica nueva en su historia, el fútbol también sea vea inmiscuido, manchando uno de los pasatiempos más nobles que existen en la vida cotidiana.

Una lástima también que personas de carrera notable, y con una vida extra cancha completamente pulcra y sin escándalos, sea opacada por el lavado de dinero en el ocaso de la profesión más exigente del mundo como lo es dedicarse al deporte de las patadas.

Rafael Márquez Álvarez debe ser, sin ninguna duda, uno de los mejores futbolistas que ha dado nuestro país, apenas por debajo de Hugo Sánchez, y también, apenas por encima de Cuauhtémoc Blanco.

“El Káiser Mexicano” triunfó en absolutamente todos los equipos donde militó, destacándose en especial por haber formado una dupla de leyenda con Carles Puyol, cuando el FC Barcelona entraba en su fase de renacimiento como uno de los clubes más importantes del mundo.

Hoy en día, Márquez enfrenta un proceso penal por presunto lavado de dinero, ojo, no se ha comprobado si es culpable o no, sin embargo, el aficionado mexicano, en general, se siente desilusionado por los supuestos nexos que existe entre el Káiser y el crimen organizado; aún y cuando “Rafa” salga limpio de este proceso, su carrera tiene un asterisco enorme de por vida al tratarse de una figura pública.

Nos mantenemos al margen de dar una opinión precipitada, si bien es obvio que existe la variable de ser culpable por omisión de los delitos que le imputan, lo mejor es esperar a la resolución final de las autoridades que están investigando el caso, pero reitero, es una verdadera lástima que un futbolista que ha ganado 2 UEFA Champions League, 1 Mundial de Clubes y que ha anotado tres importantísimos goles en la historia de México en los Mundiales, termine de esta manera.

Pendientes a lo que suceda.

=0=

Siguiendo con noticias tristes, la carrera de Usain Bolt, el hombre más rápido del mundo, ha llegado a su final, y de la manera más cruel que existe en el deporte; ya que durante la final del Mundial de Atletismo de Londres 2017, el jamaiquino sufrió un desgarre muscular que no le permitió terminar su última prueba de 4×100 en su vida.

Es cruel que el deporte, que tanto le ha dado en su carrera, le haya regalado un punto final tan duro y dramático, sin embargo, pese a no haber tenido la mejor conclusión, la realidad es que tendrá que pasar muchísimo tiempo para que llegue un nuevo velocista e iguale los récords de Bolt, y más complicado aún, que logren superar esos 9.58 segundos que tardó en recorrer los 100 metros planos.

Hasta siempre Bolt, el más grande de la historia.

=0=

Ahora sí nos despedimos, le deseamos un buen fin de semana.

Hasta la próxima.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons