martes , 26 septiembre 2017
El fin de una era.

El fin de una era.

El deporte se maneja por eras, esos periodos de tiempo donde un equipo es amo y señor de todo torneo que se juega, no existe rival aparente que lo pueda derrotar, y la fanaticada se acostumbra a ver como su club levanta todo tipo de trofeo disputado en el año.

En el fútbol esto es una práctica muy común, y ejemplos tenemos varios: el dominio del Manchester United en Inglaterra y sus 20 Premier Leagues, la Juventus de Turín en Italia y su actual racha de seis campeonatos en fila, el Porto en Portugal teniendo una seguidilla de títulos desde mediados de la década pasada, y, el más conocido, los 8 años de dominio total del FC Barcelona en el mundo del fútbol.

Sin embargo, toda era tiene su final, y actualmente es la del Barcelona la que está llegando a su anochecer, nada es para siempre, y los catalanes están regresando al puesto del segundón en España, a la sombra del poderoso Real Madrid, quien, contrario a los culés, de nueva cuenta se están convirtiendo en el monarca absoluto del balompié a nivel mundial

Fueron ocho años maravillosos para el club de la ciudad condal, una magnífica generación de futbolistas, combinada con una correcta administración de las fuerzas básicas resultó en un equipo de época: Piqué, Puyol, Dani Alves, Busquets, Henry, David Villa, Xavi, Iniesta, Messi, Neymar, Suárez son algunos de los cruzados que conquistaron Europa enfundados en la elástica blaugrana, todos ellos cuando se encontraban en la flor de su juventud.

Pero el reloj jamás se detiene, el tiempo no espera a nadie, y los años pasaron, si bien seguían siendo jugadores de élite, la edad empezó a pesar, y poco a poco,

varios jugadores se marcharon al ver cómo su nivel de juego vino a la baja y el espacio se vio reducido dentro del club, no podían seguir compitiendo con la misma intensidad que demanda el conjunto catalán y lo mejor para todos era salir de Cataluña.

El problema vino cuando la directiva no encontraba la manera de llenar los huecos de los futbolistas que se iban, si bien se hicieron contrataciones sumamente acertadas como las de Neymar y Luis Suárez, así como las constantes renovaciones de Lionel Messi, la realidad es que los de pantalón largo no supieron llenar los otros huecos del equipo, esos que son discretos y no acaparan reflectores, pero mantienen el equilibrio.

Para ahondar el problema, Josep María Bartomeu, presidente del Club, no ha sabido invertir los recursos del equipo en búsqueda de buenos jugadores, si bien concretó una venta millonaria con la salida de Neymar, el supuesto reemplazo de Lionel Messi como estandarte de la organización azulgrana, el hecho de haber alardeado con los recursos obtenidos ocasionó que todo club con el que quisieran negociar los viera con signo de euros en el rostro.

Cualquier futbolista que busque el Barcelona costará arriba de 100 millones de euros, así sea un petardo que no valga ni 15, y es tal el desespero del conjunto catalán que lo terminarán pagando, reforzando de manera errónea a la plantilla como ya lo están haciendo.

De esos conquistadores quedan solamente Piqué, Messi, Iniesta y Luis Suárez, pero ya en la tercera década de su vida, conscientes de que su tiempo en el FC Barcelona está por llegar a su fin, cuando las piernas empiecen a pesar un poco más de lo normal.

Por otro lado, el eterno y odiado rival, el Real Madrid, haciendo las cosas de la mejor manera, si bien mantienen a sus luminarias llamadas Cristiano Ronaldo, Toni Kroos,

Luka Modrić o Marcelo, jóvenes como Raphaël Varane, Marco Asensio, Isco Alarcón, Dani Ceballos o Casemiro auguran un futuro largo y promisorio a los merengues.

El Madrid estuvo 8 años a la sombra del Barcelona, y ahora, dos UEFA Champions League consecutivas, una Liga, una Supercopa de España, dos Supercopas de Europa y un Mundialito de Clubes son la cosecha del Madrid en estos dos años, siete campeonatos, equivalentes al número de derrotas que tiene el estratega, Zinedine Zidane, desde que llegó al banquillo.

Así llega a su fin una era más, se vienen tiempos complicados para el Barcelona, que, si bien no significa que dejarán de llegar los títulos al museo del club, la frecuencia con la que llegaban sí disminuirá.

Pendientes entonces.

=0=

Con esto nos despedimos por hoy, una excelente semana para usted.

Hasta la próxima.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons