jueves , 23 noviembre 2017

Un Sinaloa sin líderes

Un Sinaloa sin líderes

Por Juan B. Ordorica Cabrera

@juanordorica

Al día de hoy no tenemos liderazgo ni visión de destino en ninguno de nuestros políticos en Sinaloa.

Qué tiempos aquellos cuando la presencia de sinaloenses iluminaba la toma de decisiones nacionales y su presencia era tomada en cuenta.

Hoy estamos escasos de tipos como Manuel Clouthier, Francisco Labastida, Diego Valadés, etc… Hoy los sinaloenses nos tenemos que conformar con funcionarios de segundo o de tercer nivel de la esfera nacional. Ni el PAN, el PRD, el PRI, MORENA o independientes pueden presumir un liderazgo nacional nacido en Sinaloa de peso importante.

Al menos, los más recientes cinco gobernadores que ha tenido Sinaloa son una nulidad a nivel nacional. No pesan. No pintan. Se conformaron con ser reyezuelos de una modesta provincia y administrar la inercia desenfadada sin tener una propuesta de valor en la vida de Sinaloa.

Francisco Labastida es el último gobernador que tuvo una visión más allá de sus seis años de gobierno (Marina en Mazatlán, Proyecto tres ríos de Culiacán y Puerto de Topolobampo) y sus proyectos, casi 30 años después, siguen siendo referentes en el desarrollo económico de la entidad.

¿Dónde están los legados de Renato Vega, Juan Millán, Jesús Aguilar y Mario López?

Y qué decir del actual gobernador Quirino Ordaz.

Surgido de las más espesas de las burocracias y llevado al poder por un grupúsculo mexiquense, la inercia entra en su fase más intensiva. La mayor aspiración de este gobierno es organizar un Tianguis Turístico.

El mayor logro de esta administración será juzgado por una expo.

Por juntar a vendedores de tiempos compartidos de todo el mundo por cuatro o cinco días en Mazatlán. Acapulco ha tenido este tianguis por muchos años y su situación no es para nada diferente.

Si volteamos a los ayuntamientos, las curules o la oposición la cosa se ve peor. Tenemos alcaldes de comedia y la mayoría de legisladores de lagrima. Parece que la máxima altura moral e intelectual que puede aspirar nuestra clase política es la que se reduce a cuantas despensas pueden entregar y entablar la más ruda de las competencias para ver quién es el más mezquino de todos

Debido a este empequeñecimiento de la política sinaloense, los gobiernos de Sinaloa están fallando.

Desde el humilde de sus municipios pasando por el gobierno del estado y siguiendo con los poderes Legislativo y Judicial fallan rotundamente en entregar a los ciudadanos resultados aceptables.

La mediocridad es una aspiración de lujo. Balo las condiciones actuales, la medianía sería la situación ideal de nuestras comunidades. Los puestos en la media tabla nacional, en donde Sinaloa se mantenía históricamente en muchos indicadores, poco a poco se han desplomado y llevado a ocupar puestos en el fondo nacional.

Los líderes deben estar a la altura de las sociedades que representan. Espero que los sinaloenses podamos entender la severa crisis que estamos viviendo en la vida pública. No podemos conformarnos con políticos enanos, pero sonrientes; con políticos “echados pa´delante” , pero de ocurrencias; con políticos que todo les ha sido entregado, pero quieren arrebatar lo poco que no les regalaron.

Los políticos de Sinaloa necesitan revisar la historia y entender sobre los hombros de quien están parados. Un poco de vergüenza es el primer paso.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons