viernes , 17 noviembre 2017

Ruinas y miserias por todo Culiacán

Ruinas y miserias por todo Culiacán

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

Casi todos los días vemos en la prensa al alcalde de Culiacán, Jesús Valdés, inaugurando obras y anunciando carretadas de billetes para, supuestamente, mejorar los servicios públicos del municipio.

Aunque tenemos que aceptar que ninguna obra se compara con la felicidad producida por la radiante sonrisa de nuestro alcalde. ¡Mueran de envidia resto de Sinaloa!

Más allá de la sonrisa del alcalde, es tiempo de reconocer que algo está fallando monumentalmente en Culiacán. Si partimos de la premisa de los servicios básicos que debe prestar cualquier ayuntamiento (seguridad, agua potable, drenaje, iluminación y alcantarillado), no hay campaña publicitaria que pueda cambiar la realidad descorazonadora que todos los días enfrentamos cientos de miles de culiacanenses. ¿A caso en alguno de estos servicios se siente usted contento y satisfecho?

Sin embargo, partiendo de todas estas miserias, la ruina más grande que tiene la capital sinaloense es la red de hoyos, baches y hoyancos interconectados que el ayuntamiento tiene el descaro de llamar calles y avenidas. En el centro del país se preocupan por un socavón gigante, pero las sumas de nuestros pequeños cráteres superan con creces la magnitud de las ineptitudes en las obras públicas locales.

Durante los primeros meses de esta administración, el gobernador Quirino Ordaz y el alcalde Jesús Valdés, utilizando toda la parafernalia posible en medios de comunicación, nos presumieron una exhaustiva campaña de re encarpetado y mantenimiento de vialidades.

Decenas de cuadrillas salieron a las calles a tapar los sempiternos y virulentos baches de nuestras vialidades. Un poco de chapopote por aquí, un poco de asfalto por allá … ¡y listo! Culiacán en un par de meses resolvió la malaria de lustros. El par de gobernantes enjundiosos y “echados pa´delante” pusieron en su lugar a todos los políticos que pasaron antes que ellos.

Pero la realidad es terca y la naturaleza todavía no se puede corromper (aunque más de alguno ya lo haya intentado) y las lluvias llegaron. Las obras de chocolate fueron arrastradas por las primeras aguas y cientos de millones de pesos fueron a parar a las alcantarillas… o a los bolsillos de alguien.

A través de solicitar documentos y utilizar las plataformas de acceso a la información nos enteramos que el ayuntamiento durante todo este tiempo nos ha estado mintiendo. No existe en sus archivos ningún plan, proyecto, proveedores beneficiados, calles reparadas, etc. Simplemente desconocen cómo se llevaron a cabo estos trabajos y aducen que es tarea exclusiva de gobierno del estado. Las obras no fueron entregadas a la comuna y tampoco se realizó un trabajo de supervisión de parte del ayuntamiento.

Cito textual la respuesta que muy amablemente un lector me proporciono y que el ayuntamiento le entregó en un de sus solicitudes de información: “En respuesta a la solicitud de conocer el número y nombre de las calles re encarpetadas y sujetas a mantenimiento, así como los proveedores encargados de realizar estas obras con sus respectivas licitaciones remita dicha solicitud a la secretaría de obras públicas del gobierno del estado de Sinaloa.
Este ayuntamiento de Culiacán declara la inexistencia de esta información en nuestros expedientes…. Se anexa acta de inexistencia”

Básicamente, nuestro alcalde, en todo este tiempo, ha estado inaugurando obras en las cuales el no hizo absolutamente nada. En verdad ¡nada! Entonces tenemos un alcalde con la misma utilidad que los morrines de la administración anterior: tomarse fotos con él.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons