miércoles , 22 noviembre 2017

Lo mismo de siempre.

Lo mismo de siempre.

Por: Alberto Camacho Sarabia.

Este fin de semana nos vamos a extender un poco en este espacio, ya que tenemos información de las Series de Campeonato de las Grandes Ligas y prometen mucho, y, sumado a ello, la inauguración de una temporada más en el Nuevo Estadio de los Tomateros de Culiacán, la cual, fiel a la costumbre, fue lo mismo de siempre.

Empezando con lo acontecido el miércoles pasado, si hay algo que ha caracterizado a las últimas inauguraciones en el terruño de los guindas, es la falta de imaginación y lo escuetas que han sido, y, para contrarrestar esa falta de idea para brindar un show digno del recuerdo, se ha decidido comprar toda la pirotecnia existente en Culiacán para llenar el cielo de luces.

Lo mismo de siempre, bailables en la oscuridad con pulseritas de lucecitas de colores, los cuales la mayor parte del tiempo son ignorados debido a la presencia de la pirotecnia que se roba la atención del aficionado, lo novedoso en esta ocasión fue una descoordinación entre la voz del estadio y la organización del espectáculo, algo que fue muy evidente.

Y para terminar con esto, nos habíamos acostumbrado a un video motivacional que enchinara la piel y prendiera a la afición con la esperanza de una temporada ganadora; nada de eso, en lugar del ya tradicional video, un recuento de los 10 títulos de Tomateros de Culiacán sumamente seco y sin imágenes alusivas a los campeonatos que duró 30 segundos.

Eso sí, la pirotecnia acaparó toda la atención, como ha sido la constante en los últimos cinco años como mínimo; la falta de un show impactante que quede grabado en la mente del aficionado ya es solo un recuerdo de aquellos que tenemos más de quince años asistiendo puntuales a un juego inaugural.

Pero bueno, nosotros vamos a ver el partido y disfrutar del rey de los deportes, que al final es lo importante, una temporada más ha iniciado, y ahora, la misión de conseguir el onceavo campeonato luce más factible para la nave guinda.

=0=

Hablando del aspecto deportivo, Tomateros está teniendo un arranque perfecto de temporada regular, de cinco partidos disputados, han cosechado cinco victorias, dos en contra de Mayos de Navojoa, y una serie por barrida ante los Cañeros de Los Mochis, los actuales subcampeones de la Liga Mexicana del Pacífico.

El picheo abridor ha lucido hermético y con excelentes argumentos para considerarse como una de las mejores del circuito invernal, aunado a ello, los refuerzos extranjeros de la nave comandada por Benjamín Gil han demostrado ser excelentes adquisiciones, teniendo grandes actuaciones y ganándose la aprobación de los aficionados guindas.

De 5-0 en este amanecer de la temporada 2017-18, y, ciertamente, los aficionados a Tomateros pueden sentirse tranquilos con el accionar de su equipo, hasta el momento el rendimiento ha sido acorde a la capacidad y talento de la plantilla, pero, como todos sabemos, y como sucede temporada tras temporada, la verdadera prueba vendrá en enero, cuando todo sea matar o morir.

Mientras tanto, esperar que este accionar continúe toda la campaña regular, que la constancia y el ritmo uniforme sea lo que marque la actual temporada del equipo capitalino.

Ahora, a visitar la casa del campeón de la LMP, los Caballeros Águilas de Mexicali, una aduana históricamente difícil para el equipo, veremos qué tal les va.

Pendientes.

=0=

Brincando la frontera, las Series de Campeonato están en marcha, y, en materia de pronósticos, nos fuimos de tres aciertos en cuatro predicciones durante las Series Divisionales, solamente los Indios de Cleveland nos quedaron mal, sin embargo, entregaron una serie sumamente atractiva y entretenida.

Astros de Houston – Yankees de Nueva York en la ALCS, y Cachorros de Chicago – Dodgers de Los Ángeles en la NLCS, son las semifinales que tiene las Grandes Ligas para sus aficionados; solamente los Medias Rojas de Boston quedaron mal en este rubro en lo que pudieron ser dos series entre los equipos de mayor tradición y convocatoria en el béisbol estadounidense, pero bueno, siguen siendo atractivas.

Allá vamos.

ASTROS – YANKEES: “Caballo que alcanza gana”, y ese refrán de nueva cuenta se hizo válido con una espectacular actuación de los Yankees de Nueva York en estos playoffs que se están disputando.

Después de ir perdiendo 3-0 en la primera entrada en su duelo de comodín ante Mellizos, y luego de tener un déficit de 2-0 en la serie ante Cleveland, serie que se definía en tres encuentros, los Bombarderos del Bronx sacaron a relucir el mote de equipo “grande” y ganador, demostrando el por qué tienen 27 Series Mundiales guardadas en el Yankee Stadium.

Unos Yankees de héroes anónimos, donde los Aaron Judge, Gary Sánchez, Luis Severino y Sonny Gray han sido reemplazados por peloteros de poco renombre como CC Sabathia, Masahiro Tanaka, Aaron Hicks o Didi Gregorius; curioso como en este equipo los destinados a responder y hacer trizas la Serie Divisional decidieron ceder su protagonismo a los peloteros impensables, y ahora, estacionados en Serie de Campeonato.

Un duelo donde Cleveland, de nuevo se quedó a un partido de la gloria, si el año pasado dejaron ir una Serie Mundial donde iban ganando tres juegos a uno, en esta ocasión, el equipo de las 22 victorias consecutivas dejó ir una ventaja de dos juegos sin respuesta, cayendo ante un equipo que lucía muy inferior a lo mostrado por “La Tribu”.

¿Está en el ADN?, muy seguramente sí, porque, Cleveland, contrario a los Yankees, se ha caracterizado por ser un equipo perdedor, y, como vimos, los Mulos de Manhattan ganaron con la casaca bien puesta, esa que ha impuesto respeto desde sus primeros años de vida.

Ahora, van contra los sorprendentes Astros de Houston, una novena que fue constante toda la temporada y se despachó en cuatro duelos a los Medias Rojas de Boston, con varios nombres de bajo perfil, pero un “Astroboy” que es el alma de este equipo.

Houston trae una ofensiva encendida y que ha sabido batear ante los nombres de respeto en las Grandes Ligas, traen una inercia sumamente positiva y absolutamente todos sus brazos han tenido el descanso suficiente, contrario al desgaste del picheo neoyorquino.

Los texanos ya tienen contra el paredón a los neoyorquinos, dos victorias en el Minute Maid Park parecen augurar un posible Clásico de Otoño para la causa naranja, no obstante, tal y como sucedió con los Indios, los Yankees son un boleto completamente distinto cuando juegan en su mítico estadio.

Astros trae la “tranquilidad” de tener dos victorias de colchón, pero que ese no sea motivo para bajar la guardia, porque con un solo pestañeo, la tropa de Joe Girardi despertará y se comerán vivos a los de Houston.

Dicha serie se reanuda hoy lunes, con un renacido CC Sabathia por los Mulos, en contra de Charlie Morton, quien tuvo una campaña sumamente positiva y constante.

=0=

En el frente de la Nacional, los Dodgers de Los Ángeles no tuvieron problemas para eliminar en tres juegos a los Diamantes de Arizona, que, si bien se vieron con mucha ofensiva y ganas de trascender en su duelo ante los Rockies, la realidad fue que el picheo angelino, sumado a los bates encendidos de la ofensiva fueron mucha pieza para los del desierto.

Los Ángeles trae un rostro distinto este año, y prueba de ello fue la serie ante Diamantes, donde los lanzadores se vieron con buen ritmo y no tuvieron que hacer esfuerzos demandantes que los tuvieran entre algodones en estos días.

Por su parte, Chicago tuvo que irse a un quinto juego y a una dramática novena entrada para conseguir su pase a su segunda serie de campeonato consecutiva, imponiéndose a unos Nacionales que vendieron sumamente cara su derrota, pero que fue predecible al fin.

Cachorros luce un poco inferior a Dodgers, contrario al año pasado, donde los dos equipos llegaron en circunstancias distintas a la NLCS pasada y en la que Chicago se impuso en seis duelos.

Prueba de ello son los dos primeros encuentros de esta serie, los californianos le han hecho daño a los brazos estelares de los Cachorros, incluso, un cuadrangular para dejarlos tendidos en el terreno de juego ha venido incluido, y así, Dodgers ya tiene ventaja de dos juegos a cero, escenario que el año pasado se veía muy improbable.

Los Ángeles luce más fuerte y con jugadores que están bateando y atraviesan un excelente momento, parece que los azules cobrarán revancha de lo ocurrido el último octubre, PEEEEEERO, como ha sido constante desde 1988, Dodgers se desinfla en la antesala de la gloria.

Llegaron en circunstancias similares en 2008 y 2009 ante Phillies de Filadelfia, y en ambas, los de la “ciudad del amor fraternal” los despacharon sin muchos problemas, por ello, está la posibilidad de otro frustrante fracaso para la organización angelina.

Complicado, sí, pero la mística y la temporada que han tenido los Dodgers trae otra tónica, consideramos que este año será diferente, y veremos volver a los californianos al Clásico de Otoño.

Ahora, ambos equipos se trasladan al Wrigley Field, Dodgers trae un paso que incluso augura el finiquito de esta serie en la propia ciudad de Chicago.

Veremos.

=0=

Así las cosas, nos retiramos por hoy, nos leemos el lunes con lo que sucedió este fin de semana, hay varias cosas que valdrá la pena comentar.

Hasta la próxima.

 

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share ButtonsCompartir
Simple Share Buttons