martes , 16 octubre 2018
Acusan a Marco César Almaral de faccioso, incapaz y autoritario

Acusan a Marco César Almaral de faccioso, incapaz y autoritario

Irene Medrano Villanueva

Culiacán, Sinaloa (Café Negro Portal).- El diputado del PT Marco César Almaral Rodríguez llegaba a tribuna, pero no a representar la Mesa Directiva del Congreso del Estado, sino a ser director de un circo o de un teatro, ya que al sentarse en la curul le advertía al pleno: en unos momentos comenzamos.

Minutos después daba la segunda llamada y pedía al personal de video “estén listos, en un momento comenzamos…” y que se arranca el show entre gritos y sombrerazos.

Al iniciar la sesión, el diputado del PT se dibujaba de cuerpo entero al recordar una frase del presidente Uruguayo José Mojica: “el poder no cambia a las personas, sólo revela quiénes verdaderamente son”, ya que de inmediato empezó a pelear con sus pares.

No le gustaba que los priistas le recordaran cómo lo han hecho en otras sesiones que estudió la Ley Orgánica del Congreso del Estado. “Que no se la pase por el arco del triunfo”, decían seguidores del PRI.

Previamente, el diputado Faustino Hernández le solicitaba que se nombrara una comisión para que se atendiera a los habitantes del Fovissste Chapultepec que estaban presentes, sin embargo, el presidente hacía caso omiso y sin que estuviera agendada en el orden del día, le daba la palabra a una diputada para que en tribuna expusiera sus argumentos a favor de los quejosos que estaban en la sesión.

“Diputado: respete la normatividad del Congreso y apéguese al orden del día”, le pedía la diputada Gloria Himelda Félix.

Esto bastó para que el diputado Almaral Rodríguez, al no tener argumentos para debatir, debido a que sí estaba violentando la Ley Orgánica del Congreso, reaccionó de manera irascible: “la entiendo, diputada, que usted haya aspirado a dirigir la mesa directiva”.

“No se confunda, diputado, usted cumpla con la ley. Conduzca con profesionalismo la sesión”, le reviraba la diputada a gritos, ya que Almaral Rodríguez, con señas, no permitía que le acercaran el micrófono y sólo él decía a quien sí y a quién no se le daba el sonido.

¡Hay que ser respetuosos!, gritaba la gente.

Cupo más la prudencia en la diputada que estaba en el pódium para hablar y que era el origen de la discordia.

“Serenidad y paciencia”, dijo y bajó de la tribuna.

El encono seguía, el diputado petista no daba su brazo a torcer, hasta que fue necesario que la coordinadora del grupo parlamentario de Morena, Graciela Domínguez, desde su curul, pidiera que se respetara el orden del día.

De mala gana, el presidente acataba las indicaciones y continuaba la sesión.

“No se altere”, pedían los priistas.

De inmediato, los reporteros trataron de abordar a los diputados del PRI Sergio Jacobo y Gloria Himelda Félix Niebla, pero apenas abrían la boca, cuando el presidente de la Mesa Directiva, con voz autoritaria, les solicitó que no dieran entrevistas ahí, porque estaban en sesión, pese a que antes ya algunos legisladores habían atendido a los medios en el recinto.

Los legisladores salieron a dar conferencia de prensa, donde calificaron a Almaral Rodríguez de faccioso, incapaz y autoritario.

“Sólo ha evidenciado una inexperiencia, incapacidad y manejo faccioso de la presidencia, al ser omiso en las solicitudes de nuestros compañeros para hacer uso de la palabra”, señaló el dirigente del grupo parlamentario del PRI, Sergio Jacobo.

Al concluir la conferencia, los diputados regresaron al pleno y Almaral Rodríguez volvió a la cargada: “a quienes se salieron de la sesión, se les aplicará el artículo 25, porque no le pidieron permiso al presidente”.

¡Bien, bien…ya está aprendiendo. Amonéstenos, amonéstenos!, le contestó la diputada Gloria Himelda Félix, levantando los pulgares.

También el presidente de la mesa directiva se iba en contra del diputado del PAN, Jorge Villalobos, a quien decía que le aplicaría el mencionado artículo por salirse.

Al continuar la sesión, cada vez que los diputados aludidos aprobaban un posicionamiento, Almaral Ramírez los sermoneaba: ¡ya no puede votar usted, diputada, así lo dice el artículo 25!

La diputada Gloria Himelda, desde su curul, pedía permiso para salir “sólo tres minutos…no puedo decir para qué!”

Inmediatamente después el diputado “Chenel” Valenzuela gritaba desesperado: jefe, jefe, permiso. Y él si aclaraba a dónde iba. “Al baño”, levantaba la mano agradecido y los diputados le urgían a que saliera rápido.

Otro que se ausentaba era el propio Almaral Rodríguez, y sin decir nada, abandonó la Mesa Directiva, la broma brotaba entre los diputados: ya no se aguantó. Va al baño… hay que aplicarle el 25.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Dale me gusta a nuestra página
Simple Share Buttons