miércoles , 20 enero 2021

Dicen que…Amar es la única forma de volar que tenemos los humanos

Dicen que…Amar es la única forma de volar que tenemos los humanos

No basta con reflexionar hay que actuar también. Nuestras almas no deben de estar atadas a los resentimientos del pasado sino a las bendiciones del presente; Al inicio de cada año se medita se detienen los instantes para ver la antesala de lo que se ha logrado, un examen a conciencia. Lo que significa el nuevo año, reflexionar con cariño antes de decidir, cuáles serán las pequeñas decisiones antes de comenzar a caminar en este nuevo tiempo y elegir a qué destinamos nuestra atención, nuestros instantes, que haremos, como serán las metas de esta año.

En lo particular, me encantan los inicios de año, cuando analizamos nuestras emociones, ejercemos nuestra propia crítica; Después de analizar, en estos tiempos siempre reflexiono en lo propio, de manera prudente y con paciencia; medito para limpiarme de pensamiento y alegrar el alma después construyo lo que deseo caminar; Y finalmente decido con humildad y sencillez en el vivir mis primeros pasos…

Quizá, se construya que es hora de partir a otro lugar, o a un trabajo diverso al actual. Aparece a veces la nostalgia y consume horas antes de decidir qué es lo primero que forma una intención; Pensar en compartir y llevar tus pasos para perseguir un fin, el de tu propia vida, compartida con alguien o algo y aceptarlo. Cada pequeña cosa es empezar el camino hacia un destino peregrinar en el futuro de esta vida.

Empatía, fue mi elección ayudar siempre pensando en lo que se puede lograr con un breve gesto interno al prójimo, una sonrisa a otra persona puede cambiarle el día. Aunque, quizás tenemos el hábito como reflexión personal de los llamados “propósitos de año nuevo”; creo que debemos tener la fortaleza para lograrlos. Existen metas sencillas pero que de verdad nos transforman en la vida. Sin duda, lo es apreciar, observar y saber que semilla cultivar, actuar con bondad y cuidar siempre el aire emocional que respiramos.

Mas allá, es dar importancia a lo que es digno de ella, prestar atención con mayor o menor acierto a las cosas de la vida, aquello que te provoque un paréntesis reflexivo, para detenerse a contemplar, para mirar adentro para saberse en acuerdo o desacuerdo, y apreciar lo que realmente vale la pena y tiene sentido, y desde tu pequeña silla observatorio, ofrecerlo a tu entorno.

Es decir, mis travesías se basan en encontrar la capacidad para expresar lo que se siente a través de la mirada, tener la fortaleza física y exterior para transportar a la sencillez en la belleza; reconocer para valorar que somos seres efímeros que sabemos apreciar, que aspiramos a la felicidad, y que contamos con la fortaleza para conquistarla a pesar de la cotidianidad que se nos presenta día, a día.

En este año, mi firme intención es resaltar la importancia de reflexionar. Siempre ante cualquier decisión aunque sea muy simple hay que parar, detenerse y reflexionar. Una vez que has dicho algo o lo ya has actuado no hay forma de regresar. Por eso, Detenerse, Respirar. Y vuelta a empezar. Y, casi sin darse cuenta y de repente, todo cambia…. a mejor.

Los poetas dicen, que cuando sale el sol las mentes marchan en los pasos de la razón… A través de esta líneas les envió mil bendiciones y que se fortalezcan las bondades del corazón que cada uno de los pasos que emprendamos en este año que empieza sea amando lo que elijamos como la única forma de volar que tenemos los humanos. Sigamos practicando el senderismo por la vida no olvidando nunca el observar y reflexionar hasta la próxima travesía.

Acerca de Redaccion

Simple Share Buttons