domingo , 9 mayo 2021

Valora a quien te dedica tu tiempo, te está dando algo  que nunca recuperará…

Valora a quien te dedica tu tiempo, te está dando algo que nunca recuperará…

Llegué  temprano  al café como de costumbre,  con mi libreta de notas y  lo que se asemeja a una minilap, un montón de carpetas con apuntes y con plena disposición de escribir algo de lo que quiere ser una tesis. De repente, un café caliente  toco mi espalda,  menos mal solo fue un roce, y enseguida una frase que dice: “Invito un café para quien dialogue que significa amar alguien.” 

 No pude más que esperar y sonreír,   ver quien aceptaría dicha invitación; Era una chava morena,  estudiante por su atuendo, con sus ojos tan vivarachos que deseaba  hacer trizas su celular con la mirada.  Fue entonces, que motivada por la curiosidad  deje de lado el Derecho Sanitario y comencé  a escribir.

Amar  a alguien… a veces puede ser lo más loco, lo más entregado, es lucha constante; se dice, es algo semejante  a desplegar las alas mientras la luna  se cuelga del cielo.  Amar a alguien es tirarse al vacio sin paracaídas. Rendirse más allá de la voluntad; es vivir en armonía con una pareja. O quizá amar es sostener el mar en tus manos y  que la  felicidad, para siempre, brille en tus ojos.

 Como estar entre nubes y vivir allí.  Leí por allí en un cuento árabe  que existe un lugar de almas sensibles,  un lugar para peregrinar un cielo para el enamorado.  Amar a alguien… debe significar  más que caricias, gestos, tonos, posturas, miradas, movimientos, códigos, señas,  inspiración, abrazos, tacto, sensualidad, olores, y todas esas manifestaciones para expresar con inteligencia, mesura, humor, ímpetu que se está enamorado.

En eso estaba,  y ya había tres vasos de café gratis, en la mesa de la #Morena.  Uno de ellos, tarareaba amar a alguien es  llevarlo presente en mi sonrisa, ver  por  primera vez el  reflejo  de  cierta felicidad que  brilla en los ojos.   Pensé,  de cierta manera estar enamorado, es como una dulzura sobre la voluntad de las personas combinada con una serie de sensaciones en el pensar, en el estomago  y una sudoración especial en las manos.

No escuche en esa mesa, por parte  del café moka de  al lado, que explicara algo que en particular no supiera. Alguien más experimentado, comento algo acertado cada persona  posee  distinta forma de amar. De manera callada,  de forma pasiva,  arrebatada, expresiva,  accidentada, violenta o  solo  de estar al lado del ser amado para estar al pendiente de él, como en mi caro y suspiro profundo en señal de no ser correspondido.

La forma de amar a alguien puede traspasar lo razonable o ser simplemente irracional… en esos instantes  la anfitriona del café simplemente apunto me gustan algunas de esas formas de amar. Puedo añadir,  que he contemplado manera divertidas de amar. El ser humano tiene derecho a esperar el lado bueno de la vida y el cual depende en gran medida de cómo se manejan los conflictos cotidianos y la voluntad para resolverlos.

Los buenos y los malos momentos al amar pueden ser como  las cumbres y los valles. Pero no puede haber cumbres sin que existan valles y a la inversa.  Siempre he pensado que la idea es disfruta amar las cumbres, pero sin olvidar los momentos inolvidables de los valles. Me agrada  tener puntos en común  y no suelo insistir  en realizar las cosas según las preferencias de cada persona.

Lo cierto, comento  un chico con café Frappe,  es que  unos  tienen amor y  otros la ausencia de él en algún momento de la vida  ambos nos han desvelado. Y es que cuentan,  que el amor no cabalga solo siempre lleva para su destrucción cuatro elementos, la crítica, el desdén, la actitud defensiva y la evasiva;  y tratar mal al que se ama puede resultar bastante caro.  Amamos desde la idea de una eternidad  “un para siempre”  en vueltos en  historias de amor eterno, de princesas, de novelas,  cuando en la realidad las historias de amor son de desvelados de amor.  Nadie nos explica que al amar podemos encontrarnos con látigos de indiferencia, cuentas sobre paredes pintadas de gises de colores para que no se olvide, la competencia del olvido y un mal vocabulario. Observe, darle vuelta al hielo en su café,  y solo asentó: “La tumba del amor, #Morena, la cavamos poco a poco”.

Es posible entonces, asentar que cada historia de amor, tiene un final y de seguro  se puede pensar que es una travesía, para deprimirse o salir corriendo a olvidarnos de amar. Sin embargo, no se debe olvidar  que cada estrella en la noche siempre promete un nuevo amanecer.  Como seres humanos,  podemos relacionarnos  primeramente con nosotros mismos,  amarnos primero sobre todas las cosas,  y  hacerlos con otros seres.

Tenemos la capacidad de escoger, cada persona decide como actuar en la vida y siempre aprender de los errores para no condenarnos a repetirlos.  Y como dicen  se puede sentir morir de amor, pero  también puede inspirar a amar más;  a despertarte cada día con un nuevo sueño y con la felicidad en los ojos.

Amar a alguien, puede ser la cadena que une los corazones por mutua aceptación, prepara un camino  sin resistencia para adaptarse el uno al otro. Siempre  debiera de ser alimentado de pequeñas atenciones y sencillos actos de cortesía que son los que deben ir acumulando para abrir paso a eso llamado” felicidad”. Aun cegado por amor,  no importa lo que el otro haga, o la buena intención con lo que lo haga, al final evaluamos el amor, justificamos los errores, reímos de las ocurrencias, destacamos cualidades y evitamos a todas luces las sombras y la muerte anunciada de un mal amor.

Las horas vuelan en los cafés,  por unos segundos me desconecte solo para aseverar que amar a alguien es transmitir información de contenido  y  de relación  donde siempre se expresará algo más que verbal, se abarcan aspectos corporales,  que alimentan el ámbito emocional. “La aptitud  al amar, es el aderezo emulado en la expresión del rostro,  en la emotividad es decir, el metamensaje  decisivo para quien interpreta. Amar a una pareja, es su más pura expresión, es una amistad íntima sellada por un compromiso”.

Todo lo que se puede dar al amar alguien es para  siempre; se da algo  que nunca recuperará. Es dar tiempo juntos, para hablar o para actividades recreativas; es apreciar solo para valorar;  es dar expresiones de afecto verbales y físicas; es la sinceridad, el atractivo físico, la admiración y el apoyo que puede  abarcar desde lo espiritual hasta lo emocional y lo intelectual.

Creo que  amar a alguien es…. Un acto de voluntad.  A veces racional,  con dosis de esfuerzo y dedicación; una combinación de momentos  agradables y situaciones difíciles. Una dualidad de amor con decisión y una aptitud de interés, aprecio, cariño y respeto. Aceptarnos, para amar con una buena dosis de sentido del humor,  ánimo para compartir  las vivencias, para  proyectar un futuro,  para ser paciente, bondadoso dejar de lado el orgullo, la rudeza, el egoísmo, el rencor.

El amor me enseñaron, todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera… jamás se extingue… para quien sabe verdaderamente amar.

Por cierto, terminé esta línea a la par del café late light con esencia de menta  a salud de la joven #Morena que tan amablemente me invito a su mesa.             Karla  Trias 

P.D.  #Morena…“ El amar a alguien es un compromiso total.”

Acerca de Redaccion

Simple Share Buttons