domingo , 7 marzo 2021

Sinaloenses radicados en California se vienen en avión por temor a la violencia

Sinaloenses radicados en California se vienen en avión por temor a la violencia

Revista Cambio/ Por Maurilio Soto

El incremento sustancial en los niveles de violencia, secuestros y criminalidad en el estado de Sinaloa obligaron al Gobierno de Estados Unidos a incluir nuevamente a la entidad gobernada por Mario López Valdez en su reporte de alerta para que sus connacionales no viajen a algunos estados de la República. Delincuencia y condiciones sociales adversas es todo lo que reflejan los reportes oficiales. Más de un millón de sinaloenses viven en pobreza y más de 130 mil en pobreza extrema. En los primeros cuatro años de Gobierno de López Valdez, la miseria ha aumentado en más de 16 por ciento. Tal situación ha provocado que cientos de familias se desplacen de sus lugares de origen para refugiarse de la delincuencia organizada y para buscar las oportunidades que en sus localidades no encuentran.

Inseguridad

Este año, el Gobierno de Estados Unidos mantiene a Sinaloa como uno de los estados a los que recomienda no viajar. Previene a sus ciudadanos ante los altos niveles de inseguridad que prevalecen en la entidad y ante los enfrentamientos del crimen organizado a plena luz de día en zonas transitadas. Pero no sólo las autoridades del vecino del norte emitieron esta alerta para Sinaloa, el Gobierno de Canadá hizo lo propio por considerarlo un lugar peligroso. De los delitos relacionados con el crimen organizado, según el portal en Internet de Relaciones Exteriores, Comercio y Desarrollo de Canadá, sólo está libre el puerto de Mazatlán.

Tal es el temor por la violencia y el hartazgo por la corrupción imperante en la entidad, que los sinaloenses radicados en California prefieren el avión para visitar a sus familias. “Por el temor a ser víctimas de la violencia o de las ‘mordidas’”, expresó José Ángel Barajas, presidente de la Fraternidad Sinaloense de California el 12 de enero pasado a un portal de noticias local. “Por el problema de la inseguridad, muchos prefieren venirse en avión que venirse en carro. Muchas veces hay policías que los paran, les miran placas de California y se aprovechan de ellos. Por eso ahora se vienen en avión”, detalló al sitio de noticias electrónico. Barajas indicó que en California viven alrededor de un millón de sinaloenses, pues tan sólo en Los Ángeles radican 350 mil paisanos, que han emigrado por la falta de oportunidades laborales en su estado natal.

Delincuencia

Las oportunidades parecen darse sólo para los delincuentes. Los datos más recientes de Petróleos Mexicanos (Pemex) en cuanto a las dos mil 627 tomas clandestinas perpetradas en su red de ductos y gasoductos, muestran que dichos ilícitos se concentraron en 24 estados del país. El tercer lugar en este delito lo ocupa Sinaloa, con 227 tomas clandestinas. El primer sitio lo tiene Tamaulipas con 545. El número de denuncias por secuestro en 2013 aumentó considerablemente en 16 estados del país, lo que provocó un aumento de 20.4 por ciento a nivel nacional. Las entidades de la República donde más incrementó este delito fueron Baja California, Michoacán, Sinaloa y Zacatecas, entre otros. Sinaloa pasó de ocupar el lugar 12 al sexto en el número de secuestros.

Así lo revelan las estadísticas del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública (SENSP). El año pasado en la entidad se denunciaron 28 plagios, mientras que hasta agosto de este año se han cometido 26 privaciones de la libertad. Los meses con la mayor incidencia fueron marzo y junio cuando se cometieron cinco plagios cada mes, seguidos de febrero, julio y agosto con cuatro secuestros cada uno, abril con dos y enero y mayo con uno. Según el SENSP, por cada 100 mil habitantes, durante 2013 se han cometido 0.9 secuestros y en 2012 fueron 1.0. No obstante, Sinaloa se ubicó en 2013 como la sexta entidad con la mayor incidencia mientras que en 2012 se encontraba en la posición número 12. Ello debido a que en los estados de Durango, Nayarit, Oaxaca, Chihuahua, Nuevo León, Veracruz y Quintana Roo lograron disminuir la incidencia de ese delito.

Ello también se refleja en la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2013 (ENVIPE), realizada por el Instituto Nacional de estadística y Geografía (Inegi) y dada a conocer en septiembre pasado, la cual indica que Sinaloa registró en 2012 un crecimiento mayor a 10 por ciento en la tasa de delitos con relación a 2011. En delitos por cada 100 mil habitantes para la población de 18 años y más por entidad federativa —según lugar de ocurrencia del delito—, en 2012 Sinaloa registró una tasa de 33 mil 231 delitos contra 29 mil 838 de 2011. La inseguridad impidió que los propios empleados del Inegi realizaran su labor para censar aspectos de las escuelas de la entidad. En diciembre pasado, el Inegi no pudo tener acceso a la zona serrana de cuatro municipios para verificar los datos de 23 planteles educativos por problemas vinculados a la inseguridad y la violencia. Rolando González Arreola, coordinador estatal del Inegi, señaló que por recomendación de las autoridades estatales, le solicitó a su personal no acudir a algunas zonas serranas del estado. De los 23 centros educativos del nivel básico que quedaron fuera del censo preliminar nacional 14 se ubican en el municipio de Sinaloa; cuatro en el Rosario, tres en Choix y dos en San Ignacio.

Carencia

En los últimos cuatro años —periodo que coincide con el de gestión del gobernador López Váldez— la pobreza en Sinaloa aumentó 16.5 por ciento. Hasta 2012, la cifra se ubicó en un millón 55 mil 600 personas en el estado —el total de población en es de apenas 2 millones 700 mil personas—, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). El reporte señala que del total de pobres del estado, 130 mil 200 sinaloenses se ubican en la categoría de pobreza extrema, donde están los que viven con un ingreso tan bajo que, aun si lo dedicaran por completo a la adquisición de alimentos, no podrían comprar los nutrientes necesarios para tener una vida sana.

Del reporte del Coneval se desprende que en el periodo comprendido de 2008 a 2012 la pobreza en Sinaloa creció más que el promedio nacional, que fue de 7.6 por ciento en el lapso referido, mientras que en la entidad el aumento fue de 16.5 por ciento. De esta forma, las 905 mil 600 personas en condiciones de pobreza incrementaron a un millón 55 mil 600 personas, es decir 150 mil sinaloenses se sumaron a la cifra de pobres en el estado en los cuatro años de la actual gobierno estatal panista.

Sin bienestar

De 2010 a 2012, de seis indicadores que componen la medición de la pobreza a nivel nacional, Sinaloa retrocedió en cuatro, el número de pobres derivado de la calidad y espacios de vivienda aumentó 21.4 por ciento, en acceso a los servicios básicos en la vivienda el incremento fue de 4.3 por ciento, mientras que fue 7.4 por ciento el ascenso en acceso a la alimentación, y 0.1 por ciento en acceso a la seguridad social. Los conceptos que de acuerdo con el Coneval más influyeron en el aumento de la pobreza en Sinaloa en los últimos dos años fueron la calidad y espacios de vivienda, donde se pasó de 231 mil 479 a 281 mil 016 personas con esa problemática, y en acceso a la alimentación, donde se pasó en dos años de tener 674 mil 601 sinaloenses con esa limitante a 724 mil 522 individuos en 2012.

Sinaloa presenta un rezago educativo de 19.2 por ciento del total de su población, es decir, 532 mil 343 sinaloenses mayores de quince años de edad que no han terminado la primaria y la secundaria, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Asimismo, son 100 mil las personas que en el estado no saben leer ni escribir. De acuerdo con datos del Inegi, 23.1 por ciento de la población total del estado carece de servicios de salud. Porcentaje que abarca 639 mil 644 sinaloenses que no tienen acceso a estos servicios. Además, 53.4 por ciento de los sinaloenses está fuera del régimen de seguridad social.

Desplazados

El 75 por ciento de la población con pobreza se encuentra en cinco municipios: Choix, Badiraguato, Sinaloa, San Ignacio y Cosalá, que son los de la zona serrana y donde Choix está en mayor vulnerabilidad de alerta con pobreza muy alta debido a la inseguridad y a factores que van generando retraso. En julio pasado, un reporte emitido por la Secretaría de Desarrollo Social y Humano de Sinaloa (Sedeshu) reveló que en 2012 hubo mil 187 ciudadanos desplazados por causas como pobreza y delincuencia, mientras que al primer semestre de 2013 ya sumaban mil 380.

El documento refiere que los habitantes de 172 comunidades tuvieron que moverse de sus puntos de origen. El caso más crítico es el municipio de El Rosario, con desplazados de 84 poblados, le siguen Sinaloa de Leyva con 36, San Ignacio y Mazatlán con 12 cada uno, El Fuerte y Concordia con seis cada uno y Badiraguato con cinco, entre otros de un total de 18 localidades. De acuerdo con el más reciente censo registrado por la Sedeshu, emitido en mayo de 2013, de las más cinco mil 92 personas desplazadas en esas 172 comunidades, 551 son niños de menores de 10 años, mil 32 tienen de 11 a 20 años, y más de la mitad son mujeres. La dependencia detalló que en el primer semestre de 2013 alrededor de 600 familias en la zona sur de Sinaloa se vieron obligadas a desplazarse de sus lugares de origen a causa de la violencia generada por la delincuencia organizada, y por las condiciones de pobreza que viven.

La Sedeshu indicó que a las cifras de desplazados se sumaron cientos de personas del poblado El Platanar de los Ontiveros, en Concordia, donde 245 personas abandonaron sus hogares de las poblaciones colindantes entre ese municipio y Mazatlán por los mismo motivos. Igualmente, calculó que en los últimos 10 años unas 25 mil familias abandonaron las comunidades serrananas.

Caso grave

Por supuesto, los datos aquí presentados no son para presumir, sino tal vez para ocultar, quizá por ello el Índice Nacional de los Órganos Garantes del Derecho de Acceso a la Información que evalúa a las instituciones que deberían garantizar la transparencia en los 31 estados de la República y el Distrito Federal, situó a Sinaloa como un “caso grave” de falta de transparencia. De acuerdo a la evaluación por entidad, la peor calificada es San Luis Potosí con tan sólo un 20.1 por ciento de acceso al portal de Internet y por diversas prácticas obstructivas para gestionar solicitudes de información. El cuarto sitio lo obtuvo Sinaloa con 46 por ciento.

Simple Share Buttons