jueves , 25 febrero 2021

La desaparición del periodista Alfredo Jiménez se fue al olvido con Marisela Morales en PGR, denuncian los padres

La desaparición del periodista Alfredo Jiménez se fue al olvido con Marisela Morales en PGR, denuncian los padres

Sin Embargo

Ciudad de México, 2 de abril.– Alfredo Jiménez Mota, periodista del diario El Imparcial de Hermosillo desapareció hace nueve años y sus padres, José Alfredo Jiménez Hernández y Esperanza Mota Martínez, denuncian que se ha convertido en un caso olvidado por las autoridades y organismos de defensas.

En entrevista con el diario al que pertenece Jiménez Mota, sus padres relatan que hasta el momento ninguna autoridad, ni la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), ni la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se han acercado a ellos para esclarecer los hechos.

“No nos han informado ya nada, podemos ir a ver el expediente para ver cómo va, pero hasta ahí, lo veo más complicado ahora porque todos son nuevos, no los conocemos”, dijo su padre.

José Alfredo Jiménez Hernández indica que durante el sexenio de Vicente Fox Quezada y al inicio del de Felipe Calderón Hinojosa se trabajó fuerte en su caso “Después de eso se enfrió todo.

Cuando llegó Marisela Morales, encargada de la SIEDO, no le echó muchas ganas, le perdió afecto al caso, porque los que estaban antes, ellos sí estaban en pie de lucha”.

El reportero especializado en temas de seguridad y narcotráfico del periódico El Imparcial, desapareció el 2 de abril de 2005, cerca del lugar donde vivía, en la ciudad de Hermosillo. Desde entonces no se ha tenido información veraz sobre su paradero.

“El caso de mi hijo lo dejaron ‘enfriar’, ya nadie le pone atención, por eso le pedimos a la sociedad que si saben algo que nos lo informen anónimamente,…”, pidió su padre.

Su madre, Esperanza Mota, recuerda a su hijo diciendo que Alfredo “no tenía miedo de escribir cosas tan peligrosas, hacer reportajes tan peligrosos para él, pero él decía siempre ‘el que nada debe, nada teme’, siempre le recomendaba que se dejara de eso, de escribir sobre el narcotráfico y me pedía que lo encomendara a Dios, siempre estaba con el pendiente que algo malo le fuera a pasar, le pedía que se cambiara, en Sinaloa estaba en espectáculos, pero eso no le gustaba, desgraciadamente no lo dejaron mucho aquí, tenía cinco meses y en Culiacán duró 7 años”.

Ella también pide a los legisladores que se creen leyes que protejan más a los periodistas, solicitó que se “apliquen castigos más duros y sobre todo que los detengan porque ya han matado a muchos periodistas y no hemos visto que se atrape a los culpables”.

Simple Share Buttons