miércoles , 5 mayo 2021

Peña Nieto vino a ponerle el cascabel al 2016 y dejó la víbora chillando: Columnista

Peña Nieto vino a ponerle el cascabel al 2016 y dejó la víbora chillando: Columnista

Irene González

Culiacán, Sinaloa.- Para el analista político Francisco Arizmendi, el espaldarazo que el presidente de la República Enrique Peña Nieto dio a su coordinador de Comunicación Social, el sinaloense David López Gutiérrez, en su reciente visita al estado, si no fue un destape a la sucesión gubernamental del 2016, fue un padrinazgo que dejo la víbora chillando.

«A partir de que quien las dice es el presidente de la República Enrique Peña Nieto y es, prácticamente, lo que le llaman en la argot priista, el primer priista de la nación, pues tiene un significado muy alto porque si eso no fue un destape, entonces fue un padrinazgo que de una manera u otra dejó la víbora chillando», consideró el columnista.

Asegura que cuando el presidente se dirige al gobernador Mario López Valdez y le dice que «no hay que matar esperanzas, queridísimo gobernador», prácticamente le está diciendo al mandatario estatal: «Ahí te lo encargo. Y con esto, el presidente está mandando una señal que en la sucesión del 2016 en Sinaloa, o sea él va a ser mano y que en este caso ni descarten, ni encarten a David López Gutiérrez».

El comentarista de la mesa de análisis del noticiero «Línea Directa» sostuvo que no fue una ocurrencia del mandatario de la nación, sino que todo estaba fríamente calculado.

«En apariencia esto puede ser una finta porque primero dice el presidente Peña Nieto no tienen por qué inquietarse porque él  (David López) está trabajando a mi lado, está trabajando por la Presidencia de la República, pero después matiza el comentario y con mucha jiribilla voltea a ver al gobernador Malova, y es cuando le dice: pero no hay que matar esperanzas, queridísimo gobernador, es decir de una manera u otra no fue nada más porque se le ocurre al presidente», afirmó.

Sostuvo que hablar de David López, mejor conocido como «El Pecuni», antes del discurso del presidente Peña Nieto era una cosa, pero después de lo que el presidente hizo referencia es otra, ya que «ha sido imposible detenernos en todos los medios de comunicación en no analizar cada una de las palabras del presidente Peña Nieto».

¿Fue un destape?
–Fue un destape con aroma a broma, pero, insisto: no hay cosa más seria que una broma. Ahora vamos a ver qué opinan los diversos actores políticos que aspiran a la candidatura, pero, insisto: nos pueden estar engañando con la verdad o puede ser una pista del presidente, pero de que vino a ponerle el cascabel al 2016 año de la sucesión por la gubernatura, no hay ninguna duda.

¿Se puede hablar que con esto ya inició la carrera por la gubernatura al 2016?

–Creo que la carrera por el 2016 se inició en el momento en que triunfa Peña Nieto, en el momento en que triunfa Peña Nieto, que arman el gabinete y que quedan los senadores. Ahí arranca, prácticamente, la sucesión para el 2016. Por más que los aspirantes digan que no son los tiempos, que cuando llegue el momento, al modo de los políticos que dicen una cosa y hacen otra.

¿Ya andan varios por ahí algunos alborotados?

–Pues andan en permanente campaña, aunque digan lo contrario; andan los senadores Aaron Irízar, la senadora Diva Hadamira; el propio Daniel Amador. Son los que más andan desorrapados por todo el estado, aunque entre ellos, tengo entendido, que tomaron un acuerdo de no adelantarse, pero en política ya sabemos que lo que no se cumple nunca es la palabra entre ellos mismos. Pero de que andan encampañados, andan encampañados, disfrasándose de cumpleaños, de eventos; de lo que sea. Repartiendo pescadito, verdura, despensas; lo que sea con tal de andar en campaña.

Simple Share Buttons