jueves , 29 julio 2021

Critica el PAS acoso de Infonavit y despachos de cobranza hacia sinaloenses

Critica el PAS acoso de Infonavit y despachos de cobranza hacia sinaloenses

Redacción

Culiacán, Sinaloa.-El grupo parlamentario del Partido Sinaloense considera necesario que cese el acoso que muchas familias sinaloenses sufren de parte del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT), toda vez que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en su artículo 4 párrafo 6: “toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa”.

De este artículo emana la Ley Federal de Vivienda, en la que se estipula en su artículo primero: “La vivienda es un área prioritaria para el desarrollo nacional. El Estado impulsará y organizará las actividades inherentes a la materia, por sí y con la participación de los sectores social y privado, de acuerdo con las disposiciones de esta Ley.

Además, ponderó el presidente de la fracción parlamentaria del Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuén Ojeda, el artículo 123 de la misma Constitución en su fracción XI apartado f) establece: La seguridad social se organizará conforme a las siguientes bases mínimas: Se proporcionarán a los trabajadores habitaciones baratas, en arrendamiento o venta, conforme a los programas previamente aprobados. Además, el Estado mediante las aportaciones que haga, establecerá un fondo nacional de la vivienda a fin de constituir depósitos en favor de dichos trabajadores y establecer un sistema de financiamiento que permita otorgar a éstos crédito barato y suficiente para que adquieran en propiedad habitaciones cómodas e higiénicas, o bien para construirlas, repararlas, mejorarlas o pagar pasivos adquiridos por estos conceptos.

Sin embargo, agregó el diputado Cuén, este histórico logro de los mexicanos se ha hecho añicos con la forma tan comercial con que INFONAVIT trabaja actualmente, pues prácticamente no responde a los intereses de las familias mexicanas, veamos algunos ejemplos:

– Si se trata de las condiciones de las casas, se tiene que decir que ni en tamaño ni en calidad satisface las aspiraciones de una vivienda digna. Tan solo habría que revisar los hogares del asentamiento denominado INFONAVIT Humaya, de los más antiguos de este programa, donde se observan casas ubicadas en solares con tamaños en frente y profundidad suficientes para contar con instalaciones satisfactorias, tales como sala, comedor, recamaras, baños y hasta patio.

– Sin embargo, observemos los fraccionamientos más recientes cuyas construcciones son adquiridas con créditos de este Instituto, que nada tienen que ver con la norma constitucional que ordena características de comodidad.

– Hace poco el Instituto de referencia estaba facultado para construir y así lo venía haciendo, en una serie de fraccionamientos. Ejemplo de ello es el INFONAVIT Barrancos, entre otros muchos, con casas donde difícilmente puede vivir de manera digna una familia de 5-6 personas, es decir donde el hacinamiento se da de manera obligada, esta es la característica de los actuales fraccionamientos. Esto contradice flagrantemente la citada norma constitucional, pues se trata de auténticos hacinamientos y no de viviendas dignas para los trabajadores de Sinaloa y México.

– Otra enorme deficiencia es el “tortuguismo” y lentitud con que se atiende a los derechohabientes, prácticamente hacer una gestión en las Delegaciones del INFONAVIT, es un verdadero viacrucis. En muchos de los casos, los trabajadores acaban por abandonar el trámite, y como resultado de ello se viene la aplicación de sanciones. Así ocurre con actualizaciones, descuentos mal aplicados, homónimos, y otro tipo de problemas.

– El PAS hizo énfasis en que uno de los problemas principales del trabajador, es que no se le respeta el contrato establecido, con bastante frecuencia este se altera y comúnmente es en contra del beneficiario. Pero resulta que regularizar esta anomalía es prácticamente imposible, una por la enorme burocracia de la Delegación y otra porque no está facultada para resolver este y muchos otros problemas que recepcionan.

– En otro orden de ideas, está el trato que el Instituto le da a los trabajadores en relación al cobro de sus créditos. Ciertamente, hay un número importante de jefes de familia que se han atrasado en el pago de sus mensualidades, pero también hay que decir que este rezago, en la mayoría de los casos, es por incapacidad financiera, por que los limitados salarios actuales ni tan siquiera son suficientes para cubrir la canasta básica alimentaria, ya no digamos para atender el renglón de vivienda, educación, recreación etc. Esta es la real explicación de la demora en la cartera vencida del INFONAVIT.

– Especial comentario requiere, aquel trabajador que perdió su empleo. Algo muy común en esta época. Estas personas acuden de manera voluntaria al Instituto a negociar su deuda, y cuando son atendidos, la alternativa que reciben es la reestructuración de sus pasivos llevándolos de nueva cuenta a realizar pagos por 15, 20 y hasta más años.

– Otro ejemplo, es aquel trabajador que le llegó su momento para reintegrarle sus ahorros, algo que de manera sencilla y natural se debería realizar, pero no es así, por el contario, el derechohabiente se ve obligado a demandar jurídicamente al INFONAVIT, lo cual le lleva años para obtener una respuesta.

Ante tal situación, el Pas acusó que el INFONAVIT no está actuando bajo los principios que le dieron origen, no está atendiendo la problemática con una visión social, sobre todo los pasivos de los trabajadores, por el contrario su actitud, medidas y acciones corresponden más a una práctica mercantilista, que va más allá incluso a la de una institución bancaria.

Simple Share Buttons