domingo , 9 mayo 2021

¿Por qué al alcalde de Angostura le apodan «El Pitón»?

¿Por qué al alcalde de Angostura le apodan «El Pitón»?

Carlos Rosas

Culiacán, Sinaloa.-  La madre del alcalde de Angostura, José Ángel Castro, «El Pitón», Guadalupe Rojo, no cristalizó su sueño: parir un hijo el 12 de diciembre, Día de la Virgen de Guadalupe y también de ella.

«Ella me tuvo a los 44 años, ella tenía las ganas de tener un hijo el 12 de diciembre, el día de la Virgen. Ya ves que había métodos, vivimos prácticamente del monte, yo soy el número 8 de 9 hermanos que vivimos y yo iba a nacer el 12 diciembre, ahí le dieron las ganas de parirme, pero no fue posible. Cuando la checó el médico, andaban en los festejos del Día de la Virgen de Guadalupe en Guamúchil, y le dijo mi madre a mi apá: Miguel: te pido un favor, si tengo hombre o mujer, quiero ponerle como yo. Le dijo mi apá que estaba bien».

El médico mató la esperanza de la mujer que estaba a punto de dar a luz.

«No, Lupe, no vas a parir ahora, yo creo que se alegró con lo de la música, va a ser alegre lo que paras», cuenta el popular alcalde que llegó al poder emanado de una alianza opositora.

10345930_584661264981861_1477729229428191123_n

Cabizbaja, Guadalupe le pidió a su marido que se la llevara a su casa ubicada en un poblado formado por 30 casas y que es conocido como el Batallón de los Payansos. Finalmente, el día 13 por la noche comenzó el viacrucis.

Los dolores cada vez eran más intensos. José Ángel estaba a punto de ver la luz.

Producto de un parto natural, «El Pitón» nació a las 2:00 horas del día 14 de diciembre y en anuencia con su progenitora, su padre y sus hermanos, lo llamaron José Ángel.

«Fueron a verme, le dijeron: Lupe, está igualito que tú; ponle Guadalupe», manifestó.

Inmediatamente, la reacción de la recién madre no se hizo esperar: «No, no puedo, porque no nació antier cuando yo quería que naciera».

Sin embargo, pese a la resistencia de su madre por llamarlo Guadalupe, familiares y amigos de la familia comenzaron a llamar a José Ángel como Lupito.

A los 46 años, Guadalupe volvió a procrear y tuvo una niña. «Muy cocachi la última que por decirme Lupito me decía «Pito»», agregó.

10447070_588482247933096_3252438352769375982_n

Por algunos años, fue nombrado como «Pito». Su estatura parecía que estaba congelada. No crecía. Su madre enfermó de cáncer y navegó en la lucha contra la muerte por cinco años. Años después murió.

Un día por la mañana, el inocente Lupito se acercó a su padre, quien se encontraba descansando en una hamaca, y le pidió unos centavos para comprar un producto que hacía crecer, el cual anunciaba un vendedor ambulante.

«Oiga, apá, deme porque quiero crecer. Recuerdo que me dio un billete de 50 pesos de color azul. Y le caí al amigo y le dije: ¿a cuánto das el tratamiento? A 20 pesos, me dijo. Ay, le dije, pues te doy 50 por tres. ¿Cómo se toma? Era un tónico que la verdad parecía agua con piloncillo, parecía melasa», recordó.

Cumplido su objetivo, se volvió a acercar a su padre, quien le pidió la feria.  «Ya llegué con mi apá y me dijo: Oye, la feria.No, apá, le dije. Chingué al amigo. Le di 50 pesos por los tres, me dijo que me tomara una cucharadita entre cada comida y que iba a crecer, pero si me ha de hacer provecho a cucharaditas a tragitos me hace más», le respondió.

10450424_588499567931364_2039830506932899650_n

José Ángel siguió las indicaciones del vendedor. Se tomó el producto tal como se lo recomendó. A los 13 años su padre les compró «dos cambiecitos» a él y a sus hermanos para ir a las fiestas de San Pedro, en Alhuey, donde se celebran las fiestas del Día del Agricultor del 24 al 29 de junio. «Y para octubre, los pantalones que me habían comprado ya me quedaban como a media pierna», aseguró.

«Entonces, allí dejé de ser el «Pito» y pasé a ser el Pitón», afirmó el orgulloso hombre que presume sus orígenes. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Simple Share Buttons