sábado , 27 febrero 2021

Francisco Labastida Gómez de la Torre desayuna, come y cena gasoducto

Francisco Labastida Gómez de la Torre desayuna, come y cena gasoducto

Culiacán, Sinaloa.- El coordinador de Proyectos Estratégicos del gobierno estatal, Francisco Labastida Gómez de la Torre, ha posicionado muy bien ante los medios de comunicación el tema del gasoducto, considerada la obra transexenal más importante del gobernador Mario López Valdez a concretarse en 2016.

Ha situado tan bien el tema, que no habla de otro asunto ante los reporteros.

El funcionario, hijo del ex gobernador Francisco Labastida Ochoa, ha omitido otra de sus funciones que tiene encomendadas en el Plan Estatal de Desarrollo del gobernador.

Uno de los propósitos que tiene a su cargo es cumplir en traer energía limpia y barata a Sinaloa, lo cual está considerado en el proyecto gas natural, y para ello se plantea construir el gasoducto de Topolobampo a Mazatlán.

También, reconvertir a gas natural la planta generadora de electricidad de la CFE, instalar la nueva termoeléctrica de la CFE «Mazatlán»  de 843 Mw a ciclo combinado (año 2022), construir vías de comunicación terrestres y férreas donde destacaba la conclusión de la nueva carretera Mazatlán-Durango, así como construir una nueva terminal de ferrys de carga junto con un nuevo muelle de PEMEX.

«Reconvertir a gas natural de la planta de energía eléctrica de la CFE, instalar la nueva termoeléctrica de la CFE «El Fresnal» de 753 Mw a ciclo combinado, Instalar una planta fertilizante de 400 mil toneladas con gas natural y construir la carretera Los Mochis-Chihuahua (altas especificaciones)», según reza el PED.

No obstante, reposicionar la marca Sinaloa, instalar centros de investigación científica y de transferencia y de desarrollo de tecnologías de la UNAM, IPN, ITESM, CIAD e instituciones internacionales, así como promover parques industriales con gas natural, impulsar proyectos energéticos sustentables, hidrológicos, eólicos y solares que soporten que abasto de energía barata para los sectores públicos y privados, entre muchas otras funciones.

Otro de los temas que, en menor proporción, llevó a los medios Labastida Gómez de la Torre fue el inicio de las obras del astillero Mazatlán, donde se invierten 5.6 millones de dólares, con lo cual se generarán 800 empleos permanentes y mil 500 indirectos, además de reactivar la industria naviera del puerto.

En declaraciones a la prensa, Labastida aseguró que el gas natural cambiará la historia de Sinaloa y lo considera el combustible del siglo 21.

Ante el aferramiento del coordinador de Proyectos Estratégicos al tema del gasoducto, reporteros de la fuente han optado por no hacerle entrevistas, arguyendo que siempre habla de lo mismo.

El Sistema Integral de Transporte y Suministro de Gas Natural Norte-Noroeste contempla un gasoducto de 2 mil 214 kilómetros de longitud, que pasará por los estados de Sonora y Sinaloa, con un ramal adicional procedente del vecino estado de Chihuahua, con una inversión superior a los 3 mil 400 millones de dólares.

El proyecto parte desde la frontera con los Estados Unidos y El Sásabe, en Sonora, hasta Puerto Libertad, en un primer tramo. El segundo será de Puerto Libertad, a Guaymas y de Guaymas a Topolobampo, para de ahí llevarlo hasta Mazatlán. Otra parte del proyecto complementario parte desde Ciudad Juárez hasta El Encino, en Chihuahua; de ahí hasta El Oro, en ese mismo estado, para bajarlo hasta Topolobampo.

El tramo que corresponde a Sinaloa considera un gasoducto de 640.8 kilómetros de longitud (el 29 por ciento del total), y una inversión superior a los 850 millones de dólares, de tal forma que el gas natural llegará a Topolobampo a partir del primer semestre del año 2016, y a Mazatlán en el segundo semestre del mismo año.

Esto sin contar la inversión complementaria que realizará la Comisión Federal de Electricidad en la reconversión de las plantas generadoras de combustóleo y de ciclo combinado que operan en Topolobampo y Mazatlán, pero además la construcción de tres plantas generadoras más en Sinaloa.

Al exponer los alcances de esta obra, el coordinador de Proyectos Estratégicos de Gobierno del Estado, Francisco Labastida Gómez de la Torre, especificó que el gasoducto permitirá generar las condiciones óptimas para atraer inversión e impulsar el desarrollo de las industrias automotriz, metalúrgica, metal-mecánica, del vidrio y la petroquímica (fertilizantes).

El proyecto además incentivará la agroindustria, aprovechando la ventaja competitiva de Sinaloa en actividades agrícolas y ganaderas; en tanto que el 80 por ciento de los sinaloenses tendrá acceso al gas natural, en beneficio de los hogares, la industria hotelera, restaurantera y el sistema de transporte público urbano, porque será un carburante más barato que el que actualmente consumen.

Asimismo, por ser un combustible menos contaminante, eficaz, seguro y competitivo, potenciará el crecimiento económico de las regiones, elevará la competitividad de la industria y brindará en general la oportunidad de disponer de una plataforma energética como base para retener y atraer empresas, y además crear empleos permanentes y mejor remunerados.

“Es una oportunidad única para el país. El proyecto del gasoducto no es sólo para la CFE. Existe la oportunidad de que se vaya derramando el gas por todas las zonas donde pasa, y así poder llevar desarrollo a través de combustible barato, atraer inversión y generar empleos, además de generar energía barata y limpia para la CFE”, destacó el funcionario federal.

Foto Revista Bien Informado 

 

 

Simple Share Buttons