viernes , 7 mayo 2021

«Las grandes obras» del Implan en mal estado

«Las grandes obras» del Implan en mal estado

Por Seila Alfaro

Culiacán, Sinaloa.- Con el afán de mejorar la economía de los comerciantes del centro histórico de la ciudad, de modernizar y ampliar las calles para realizar un corredor Turístico-Comercial-Cultural, así como también aumentar el flujo de los peatones, en el 2008 se inició el proyecto de movilidad en el sector centro, donde se invirtieron poco más de 30 millones de pesos.

La idea surgió a raíz de que la movilidad en el sector centro de la ciudad, exactamente en el primer cuadro de la ciudad, ya no empataba con la oferta y la demanda que ofrecía el comercio, tras haber banquetas angostas que medían desde 30 hasta 70 centímetros, lo cual propiciaba molestia entre los transeúntes.

En mayo de 2007, el Instituto Municipal de Planeación, dirigido por Jimena Iracheta Caroll, y el ex director de Obras Públicas, Manuel Ochoa Salazar, conjuntaron esfuerzos para iniciar estas obras, donde actualmente las calles Antonio Rosales y Ángel Flores cuentan con banquetas amplias que miden hasta 7 metros, las cuales se pueden observar desde las avenidas Vicente Riva Palacios hasta la Aquiles Serdán.

Los visitantes pueden visitar el paseo del Ángel que atraviesa tres cuadras de la calle Ángel Flores, la plazuela Álvaro Obregón y la plazuela Rosales. Esta última en proyecto de remodelación.

CARRASCO

Han pasado 6 años de que realizaron estas obras –donde se invirtió más de 20 millones de pesos– y ya se puede observar su deterioro: Adoquín desgastado, algunos tramos con baches, cableado suelto en el piso que salen de los arbotantes, reductores de velocidad desmoronados, señalamientos como los llamados fantasmas de tránsito aplastados, cestos de basura y luminarias dañadas, tanto por los vagos o por accidentes de tránsito.

María Isabel Sánchez, comerciante desde hace más de 10 años en la calle Ángel Flores, comenta que las autoridades municipales solo se fijan en lo que está chocado o golpeado para poder renovar el material, sobre todo los señalamientos denominados fantasmas.

«Siempre se estampan en este pedazo (Ángel Flores y Carrasco), el camionero no respeta para nada, dan la vuelta al aventón y se llevan los postes. Antes había macetas, pero no se puede arrasan con todo», manifestó.

Esta situación no sólo pasa sobre estas calles, sino también por la Juan Carrasco, Domingo Rubí y la Miguel Hidalgo, la cual se encuentra abandonada desde que se incendió una reconocida tienda departamental.

«Cuando se incendió la tienda (Coppel) se hizo un cochinero, allí están pelonas las banquetas y hay cables sueltos en varios arbotantes. ¿El adoquín dónde quedó?, cuando llueve es un lodazal, la gente se tropieza en esta ácera también porque está muy angosta y los postes muy cerquita», señalan algunos comerciantes.

Sobre esta misma calle, frente al mercado Garmendia también se aprecian los registros de CFE hundidos, por lo que la gente le saca la vuelta ya que creen que en algún momento se pueda hundir la banqueta.

En este mismo sentido, se observa la plazuela Obregón, la cual fue remodelada en el 2007, donde se invirtieron 12 millones de pesos, pero pese al deterioro en diciembre pasado se inició la rehabilitación para construir una biblioteca virtual bajo el kiosko, donde se invirtió poco más de 200 millones de pesos.

Aunque continuarán las obras de remodelación en el sector centro de la ciudad, la pésima calidad de los materiales utilizados para estas obras ha ocasionado que día a día se sigan deteriorando.

SIN ALCANTARILLAS

Por su parte, el director de Obras Públicas, Ramiro León Cruz, aseguró que anualmente se invierten alrededor de 2 millones de pesos para dar mantenimiento a estas vialidades del Centro Histórico.

«Semanalmente, a veces tres veces a la semana colocamos nuevos cestos de basura, cambiamos los guarda cantones, pintamos, podamos los árboles, cuando al día siguiente nos damos cuenta que aparece nuevamente chocada la luminaria, golpeado el bote de basura o quebrado el guarda cantones», señaló

Cruz León hizo un llamado a la ciudadanía para conservar y cuidar las vialidades que son remozadas en el centro de la ciudad, ya que son costosas las rehabilitaciones ya que también es difícil gestionar este tipo de inversión y las piezas solo se pueden conseguir en la Ciudad de México.

ANGEL FLORES

«No quiero decir que estos accidentes son adrede, sino porque en un descuido o porque van hablando por teléfono o distraídos (los conductores), vamos y deterioramos esta estructura municipal, es el llamado con más precaución y evitar esto ya que la importación de las piezas dañadas en la vialidad son difícil de conseguir», reiteró.

El funcionario municipal dijo que los materiales son de calidad ya que con el paso del tiempo han cambiado los guarda cantones o el mismo concreto poniendo vigas de metal para que aguantara más y aunque es más costoso, es más resistente, donde la idea es que los usuarios sean más cuidadosos y evitar más deterioros.

Respecto a la plazuela Obregón, Ramiro Cruz León explicó que en diciembre pasado se invirtió poco más de 2 millones de pesos para la construcción de una biblioteca virtual y baños públicos.

PLAZUELA OBREGÓN

Además, todavía se adeuda lo que corresponde al material de jardinería ya que eso fue lo que también se remodeló, por lo que de momento no se tiene contemplado un nuevo remozo para este lugar.

Simple Share Buttons