jueves , 6 mayo 2021

En Vertical

Selene Ojeda

Todo parece indicar que a los representantes de los Poderes Ejecutivo y Legislativo en Sinaloa, no les importa mucho o quizá nada, el seguir trascendiendo fronteras con malas decisiones que afectan la imagen del estado, esto en referencia a la famosa “Ley Mordaza” que pretenden imponer al periodismo policiaco y que a todas luces se contrapone con los artículos sexto y séptimo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

No es lógico, congruente, aceptable el querer poner tales candados al ejercicio periodístico que informa sobre hechos delictivos en la entidad y limitarlo a los boletines de prensa oficialistas y aprobados por el procurador, e impedir así que el reportero acceda a las escenas de los hechos a recabar la información que requiere para la redacción completa de las notas y la publicación de fotografías.

Esto remonta al pasado, es un enorme retroceso a la libre expresión y manifestación de las ideas, que de acuerdo a la Constitución, dice que “no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa…” en el artículo sexto.

En el séptimo se exponen claramente “es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia.

Ninguna ley o autoridad pueden establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública…”

Si al gobernador Mario López Valdez le molesta o indigna que tanto hecho violento que ocurre en la entidad que gobierna se dé a conocer a detalle en los medios de comunicación y pondrá en marcha la represión periodística para tener el control de la información escrita y gráfica que la ciudadanía conoce a través de la prensa, lamentablemente no es la decisión correcta y sí es prudente y urgente que se haga una reflexión al respecto.

Esta “Ley Mordaza” que ha dado tanto de qué hablar en Sinaloa y en el resto de los estados mexicanos, no es algo digno de halagarse, al contrario, generó el repudio de organizaciones de todo tipo y más del gremio periodístico.

Raúl Plascencia Villanueva, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos solicitó al Congreso del Estado de Sinaloa, tome cartas en el asunto para revertir dicha ley que afecta las garantías de acceso a la información y propuso que en el futuro el Legislativo sinaloense tenga conciencia para que las leyes que apruebe no vayan en contra de los derechos humanos.

La Convención Americana sobre Derechos Humanos claramente especifica: “Los comunicadores y periodistas deben tener garantizada la más amplia libertad, y sin frontera alguna, para poder informar y difundir todo tipo de comunicación”, sin embargo, al parecer esa amplitud de libertad se reducirá, lo cual no es ni será aceptable en ninguna sociedad del México de hoy, del México del siglo 21.

Como periodista me sumo a la indignación de los compañeros de todos los medios que incluyen en sus espacios informativos notas rojas, ya que aun sin “Ley Mordaza” a veces es difícil obtener la información de los hechos, más cuando acuden elementos de las fuerzas castrenses, de manera personal lo viví y sufrí en los años en que tuve la oportunidad de cubrir la fuente policiaca.

Dar marcha atrás a esta ley será la mejor decisión, el gobernador López Valdez y los diputados locales deben de ocuparse en generar y aprobar leyes que vayan en favor del desarrollo del pueblo sinaloense, que detonen su crecimiento económico y sobre todo, que prevengan el delito en todas sus modalidades y no que pretendan ocultarlo o maquillarlo.

 

 

Simple Share Buttons