martes , 26 enero 2021

«Soy orgullosamente lesbiana»: Activista

«Soy orgullosamente lesbiana»: Activista

Carlos Rosas

Culiacán, Sinaloa.- Claudia Zazueta es una de las tres personas que se amparó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación  contra los Artículos 40 y 165 del Código Familiar de Sinaloa, por considerar que dicho ordenamiento excluye a las parejas del mismo sexo que están casadas o viven en concubinato.

La activista, quien no tiene reparo alguno en gritar a los cuatro vientos sus preferencias sexuales, confiesa a Café Negro Portal  que interpuso el recurso de amparo por considerar que el Código Familiar de Sinaloa la discrimina.

«Estaba celebrando que gracias al amparo, tres personas de aquí de Culiacán tenemos una ciudadanía plena, que se nos reconocen nuestros derechos fundamentales como es el derecho al matrimonio y se nos reconoce diciendo que el Código Familia del estado nos discriminaba», resaltó luego de postear en Facebook el festejo al enterarse de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

A partir de esta determinación del organismo judisdiccional, dijo, las personas que se ampararon contra la legislación sinaloense eligen con quién y cuándo unirán sus vidas con otra persona de forma legal.

Con la resolución de la SCJN y el trabajo de cabildeo de algunas legisladoras, como Sandra Yudith Lara Díaz, del PRI, no va a quedar otra «que darle para delante a esto»: legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, como ocurre ya en algunas entidades del país.

Al ampararse ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ahora Claudia Zazueta puede acudir ante un juez y casarse.

«Al nosotros estar amparados y al ganar este amparo, los que estamos amparados la figura para las personas que estamos amparadas es es el matrimonio está compuesto por dos personas. Por lo tanto,  a mí  no pueden negarme, si yo voy y solicito matrimonio, a mí y alas personas que nos ampararon no pueden negarnos el matrimonio; nosotros sí nos podemos casar», dijo.

Desde hace 16 años Claudia decidió salir del closet y se convirtió en 2008 en férrea luchadora porque en Sinaloa se reconozca el matrimonio igualitario y en 2009 ganó un premio nacional de Conapred por el trabajo presentado en un encuentro de diversidad sexual, donde habló de la importancia de las uniones entre personas del mismo sexo.

Para celebrar que ganó el amparo, Claudia la noche de ayer abrió con su pareja un zinfadel rosado y comió salchichas polacas, queso feta con pesto, champiñones y tomates cherry con balsámico.

16386_10204869016624767_6607391577289484232_n

 

 

Simple Share Buttons