jueves , 6 mayo 2021

Tanto en la política como en la religión hay homosexuales: Diva Hadamira Gastélum Bajo

Tanto en la política como en la religión hay homosexuales: Diva Hadamira Gastélum Bajo

Carlos Rosas

Culiacán, Sinaloa.- La senadora de la República Diva Hadamira Gastélum Bajo no se anda por las ramas, y asegura que «no le podemos dar vuelta» al tema del matrimonio entre personas del mismo sexo en Sinaloa que está impregnado de ideologías religiosas y tabús, pero es una realidad.

«Si hay ley o no hay ley, esas relaciones existes y me parece a mí que deben estar reguladas por la ley, de tal manera que no seamos homofóbicos ni tampoco sectarios en una población que merece tener los derechos que tienen hombres y mujeres», agregó.

La senadora señala que tanto en la política como en las religiones hay homosexuales y «por eso yo hablo de una realidad que no podemos evadirla con situaciones, bueno, que nos gustaría no existieran o les gustaría algunos que no existiera, pero ahí está».

Argumentó que si la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya se pronunció a favor del matrimonio o concubinato entre personas del mismo sexo «ya no hay nada más que hacer y se debe legislar al respecto».

La representante popular admitió que seguirá tardando la discusión del matrimonio entre homosexuales porque es un tema más que jurídico, ideológico religioso que está impregnado de esa parte.

«Yo tengo muchos años. La primera lucha que dimos en la cámara federal fue por el tema de seguridad social porque la ley está escrita para un tipo de familia, para un tipo de relación, para un tipo de matrimonio; debe ir más allá de eso», consideró.

«Ese mundo siempre ha estado allí; no es una novedad del siglo 21, hay mil ejemplos de siglos pasados que se ha dado; no es que vamos a convivir con una situación nueva. Nueva, ¿sabe qué son? Los ciberdelitos. Es una nueva forma de delinquir, pero el tema de las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo no es del siglo 21», expuso.

Aseguró que ella es cristiana y con disciplina, pero muy distinto es la realidad social que vivimos y no podemos trasladar una situación de creencia religiosa a una realidad social.

«No puede ser. El derecho y la moral no se llevan. Por eso la separación de Iglesia-Estado. Vuelvo a repetir: si nos gusta, bueno y si no, también», agrega.

 

 

 

 

Simple Share Buttons