martes , 18 mayo 2021

Le pegó el dengue al gobierno de Malova

Oswaldo Villaseñor

Si algo ha distinguido a este gobierno encabezado por Mario López Valdez es un intento desmedido de ocultar o negar todo lo negativo que sucede.

Si era la violencia en Mazatlán les pedía públicamente a los prestadores de servicios que no hablarán de lo malo que sucedía en el puerto porque con ello se ahuyentaba a los turistas. En pocas palabras, les pedía que mintieran o que ocultaran una realidad.

Si son temas de corrupción en la cual han incurrido sus colaboradores, también ha preferido ignorar la realidad, en vez de actuar.

Pero ignorar o tratar de ocultar una verdadera epidemia que ya se tiene de dengue en el norte de Sinaloa como producto de no haber realizado las medidas preventivas en tiempo y forma, la verdad que es un verdadero crimen social.

Mientras los médicos del IMSS dicen que no hayan la puerta por tanto paciente con cuadro de probable dengue, o los derechohabientes del ISSSTE se quejan por el deficiente servicio que prestan y la escusa es que hay mucha demanda por los múltiples casos de dengue, las autoridades de Salud, tienden a negar todo.

Pero eso no es todo. Mientras en los hospitales privados los mismos médicos o administradores llegaron a negar servicios de internamiento por carecer de camas por estar saturados con pacientes con probable dengue, o bien, los médicos voladores suspenden sus visitas a El Fuerte por la alerta de dengue, las autoridades de Salud intentan maquillar cifras y hablan de muy pocos casos.

Pero eso no es todo, mientras en las comunidades rurales hay familias enteras o cuadras completas donde la mayoría de sus pobladores han sido víctima del dengue, las autoridades de Salud, dicen que todo está bajo control.

Y si a esto se le agrega la inconformidad social que ya se gesta al divulgar los mismos médicos del sector salud, datos como el que no saben a dónde fueron a parar los supuestos 50 millones de pesos que estaban destinados para la campaña preventiva en contra del dengue, entonces la situación se torna aun más crítica.

Y si a esto se le agrega las muertes de personas que efectivamente padecían enfermedades crónicas y que no pudieron superar la enfermedad del dengue, entonces la situación es aún mucho más alarmante.

En fin, hay muchas cosas irregulares que se pueden dar en un gobierno que se pretendan ocultar o negar, pero poner en peligro la salud y la vida de las personas en un afán de ocultar las ineficiencias de un gobierno o de un funcionario, la verdad no tiene nombre.

En otro gobierno y en otros tiempos, los problemas graves de salud pública que se tienen en Sinaloa en estos momentos por culpa de una epidemia de dengue por no haber hecho en tiempo y forma las campañas de prevención que tradicionalmente se hacían, lo menos que ameritaba era la destitución del Secretario de Salud, pero en este gobierno, eso no se verá, ni se verá un reconocimiento a las fallas que deliberadamente o imprudencialmente se han cometido.

Mientras tanto, hay que esperar cuántas muertes más se dan provocadas por un cuadro de dengue sobre todo en pacientes con padecimientos crónicos, para que el gobierno estatal acepte sus fallas.

Un relanzamiento de la campaña contra el dengue como la que se anunció por parte del gobernador, es solo aceptar sin aceptar y sin sancionar, que el dengue ya se les salió de control.

Así sin quitarle ni ponerle

Habrá que estar pendientes.

 

Simple Share Buttons