domingo , 24 enero 2021

¿Qué libro están leyendo los diputados de Sinaloa? Revistas e historietas, las preferidas

¿Qué libro están leyendo los diputados de Sinaloa? Revistas e historietas, las preferidas

Irene Medrano Villanueva

Culiacán, Sinaloa.- «¡En Sinaloa, es grave problema el hábito de la lectura!», sentenciaba desde la tribuna la diputada María del Rosario Sánchez Zatarain.

“Pero más grave es que muchos diputados no saben leer”, advertía la diputada Yudith del Rincón desde su curul.

“Con justa razón la compañera Sylvia Myriam nos califica como burros”, bromeaban, cuando se les preguntó a los diputados qué libro estaban leyendo en ese momento.

La mayoría decía que libros de monitos, revistas y de plano unos aseguraron que desde que estaban en la escuela no han agarrado un libro.

“Yo en mi casa nomás leo revistas… y hago la tarea con mis hijos”, señaló el diputado del PRI Ángel Geovany Escobar.

Las diputadas que mencionaron una serie de libros y que no titubearon para contestar la pregunta ¿qué libro está leyendo? fueron las legisladoras del PAN Yudith del Rincón y María de la Luz Ramírez.

“Los libros que me acompañan en este momento son del autor Archer Jeffrey: la Hija Pródiga y Kane y Abel. Este último un gran betsellers mundial de 1979, también se lo digo al presidente. Me gusta leer de dos o tres libros a la vez”, señaló la diputada del Rincón.

“EstoY leyendo Mentes positivas y a pesar de todo, vale la pena”, dijo la diputada María de la Luz Ramírez”.

El último punto que estaba agendado en el orden del día era el tema de las bibliotecas municipales, tema que disertaba la diputada del PAS, Rosario Sánchez Satarain, a quien previamente se le preguntó qué libro estaba leyendo y de inmediato contestó:

“El bestseller El cerebro de pan” de David Perlmutter, “cuotas de género” y la biografía de Nelson Mandela”.

La diputada del PRI María Lorena Pérez Oliva, después de largos titubeos, señaló: cómo se llama…cómo se llama, ah sí, es el diario de Ana Frank».

“Estoy leyendo los nuevos estatutos del partido”, señalaba Mario Imaz de Movimiento Ciudadano.

El diputado del PRI Manuel Osuna después de asegurar que su libro de cabecera es “el vendedor más grande del mundo” y que nunca abre otro libro. “Yo me levanto y a leer lo que dice Og Mandino”. Aceptaba que sus compañeros son poco proclives a la lectura, “por eso muchas veces las iniciativas que presentan son populistas, protagónicas, ya que están pensando en el siguiente paso político”.

Admitió que si no tienen el hábito de la lectura, por lo menos deberían de leer lo que les llega a las comisiones, nosotros, por ejemplo, dijo, cuando nos llegó la iniciativa de ley de Obras Públicas que envió “Compromisos por Sinaloa”, la leímos, la discutimos y le pedimos a los constructores que también participaran.

“Ey, guey, que no te agarren desprevenido, están preguntando qué libros leemos. Te la paso al costo, entra rápido al internet y busca los libros más vendidos pa que no te agarren licito”, empezaban a llegar los mensajes a los diputados.

La pregunta sobre lo que estaban leyendo les caía como diría en tribuna el diputado Francisco Solano Urías, “como chinampinas”. (En México una chinampina es un pequeño artefacto explosivo o sea no de los fuegos artificiales de muchas luces de colores, sino de los chiquitos que solo truenan y sacan pocas chispitas).

La diputada Sánchez Zatarain en tribuna aseguraba que de acuerdo con los estudios más recientes sobre la realidad lectora de los mexicanos, hechos por CONACULTA 2006, nuestro estado, a pesar de ubicarse por encima del promedio de lectura por persona que presenta la región sur del país (2.5), continua registrando menor índice de libros leídos al año (3.5) que los que se registran en el Distrito Federal y las zonas metropolitanas de Guadalajara y Monterrey (5.5)”

Otra fuente, añadió, CONACULTA 2010, según el Programa de Datos de la Encuesta Nacional de Hábitos, Practicas y Consumos Culturales en Sinaloa, el 44.9% de los sinaloenses afirman haber ido a alguna vez a una biblioteca, el 51.6% afirma nunca haber ido a una, mientras que el 3.6% no supo contestar a la pregunta.

Esta misma encuesta, pero del 2006, reporta que en Sinaloa se leen 3.6 libros al año por persona. El 62.8% de los encuestados, afirma leer libros, mientras que el 24.4 de los encuestados, afirma haber leído algún libro alguna vez en su vida, el 12.7% afirma no haberlo hecho y el 0.1 dijo no saber o no contestó.

Informó que en la actualidad se estima que en Sinaloa existen 177 bibliotecas públicas para casi 2 millones 800 mil personas. En Ahome hay 21, Angostura 12; Badiraguato 9; Choix 3; Concordia 12; Cosalá 1; Culiacán 22; El Fuerte 22;, El Rosario 10; Elota 11; Escuinapa 11; Guasave11; Mazatlán 5; Mocorito 8; Navolato 4; Salvador Alvarado 4; San Ignacio 1; y Sinaloa de Leyva 10.

Pese a que la diputada daba el número de bibliotecas en cada municipio, al preguntarle a varios legisladores cuántas bibliotecas había en su tierra, no supieron decir “la verdad no sé, es más yo nunca he visto una”, contestó un legislador del PRI.

Ante esto, quedaba en el ambiente la intervención del diputado Francisco Solano Urías, que minutos antes en otro tema –agrícola-, advertía “pensé en subir a tribuna… porque es poca la atención que ponen los compañeros”.

Esto, dijo, se resuelve con estudio, reflexión y diálogo.

“Queridas compañeras y compañeros, porque hoy hay que aclararlo, vamos como dicen los muchachos a agarrar la onda, vamos a dejar de pensar en los colores, porque los que llegan a abrazar la política por primera vez, creen que son los, los que van a venir a resolver el problema y los viejos que ya tenemos muchos años en esto, creemos que sabemos cómo, pero ninguno aceptamos ponernos a estudiar y trabajar”.

Con paso lento bajo de la tribuna, no sin antes decirle a los diputados: ¡Les deseo la mejor de las tardes…que Dios los bendiga! (El Sol de Sinaloa)

 

Simple Share Buttons