miércoles , 14 abril 2021

Así fue el ultimo adiós de Aldo Sarabia, integrante de la Banda El Recodo

Así fue el ultimo adiós de Aldo Sarabia, integrante de la Banda El Recodo

Carlos Rosas

Mazatlán, Sinaloa.- El hijo pródigo llegó a su pueblo natal, El Recodo, rodeado de cientos de amigos, familiares y seguidores.

la foto (4)

En esta ocasión no era para cantarle a su pueblo que por tantos años le aplaudió y coreó las canciones de la internacional Banda El Recodo.

El cortejo fúnebre salió de la funeraria de Mazatlán pasadas las 11:30 horas.

Una carroza se abría paso por la carretera Internacional. A la orilla decenas de personas presenciaban el tránsito de la unidad color negro como si se tratara de un desfile de Carnaval.

la foto (3)

El cuerpo inerte de Aldo Sarabia García, quien fue asesinado por su esposa y la pareja sentimental de ésta, arribó a la comunidad de El Recodo, ubicada a más de 50 kilómetros de Mazatlán, para rendirle una misa y darle cristiana sepultura.

Reposado en un féretro color caoba y acompañado por alguno de los integrantes de la Banda El Recodo –para la cual trabajó por 27 años–, entre ellos Poncho Lizárraga, el cuerpo fue colocado en una techumbre, contiguo a la iglesia del pueblo, donde el padre Manuel ofició una misa pedir por el descanso del músico.

la foto (7)

Frente al ataúd, estaban sus tres hijos vestidos de negro –dos varones y una niña de 9 años–, de quienes sorprende la dureza.

También en la guardia de honor participaron algunos integrantes de la Banda El Recodo.

El inmueble se atiborró de familia, amigos, seguidores y curiosos pese al intenso calor.

la foto (10)

El padre ofrecía la misa en un improvisado templo que se adornó con veladoras y flores.

Al culminar la misa, Poncho Lizárraga tomó el micrófono para agradecer la presencia de los asistentes y de los medios de comunicación por la cobertura brindada en el último adiós a su amigo y compañero de muchos conciertos, vivencias y alegrías.

Luego vino el aplauso para el amigo, el padre de familia y el ídolo de un pueblo que llora a su muerto.

la foto (8)

Posteriormente una banda musical estalló con la internacional canción «El Sinaloense» y después se desprendieron una serie de melodías musicales que algunas vez Aldo tocó con la «madre de todas las bandas».

Una vez terminada la homilía, el cuerpo volvió a ser cargado por sus hijos y algunos amigos para llevarlo a la casa donde se crió con sus padres en El Recodo para posteriormente sepultarlo en el panteón, donde, a partir de ahora, una estrella más brilla desde lo más alto.

 

 

 

 

Simple Share Buttons