martes , 18 mayo 2021

¿Liberar el transporte?…Eh ahí el dilema

Oswaldo Villaseñor

Si algún gobernador sabe la fuerza que puede llegar a tener el gremio transportista como para atreverse a retarlo ese es, precisamente, Francisco Labastida Ochoa.

Era el año de 1989, si no mal recuerdo, cuando tras la negociación política de intercambiar las presidencias municipales de Culiacán que según había ganado el PAN, por la de Mazatlán que supuestamente había ganado el PRI, el entonces presidente del tricolor en Sinaloa, Juan Millán, renunció a la dirigencia en señal de desacuerdo con el entonces gobernador Francisco Labastida.

A partir de ahí inició una fuerte rivalidad entre ambos personajes que llevó a Labastida a intentar atentar contra el mayor bastión político de Juan Millán como era el sector transporte, lo cual llevó a la vez al líder cetemista sinaloense a realizarle un paro del transporte que paralizó tácitamente a Sinaloa.

Desde entonces, gobernador que ha ido y venido ha tenido la fuerte tentación de liberar el transporte, pero todos han recordado la experiencia vivida por Labastida y finalmente han desistido de sus intenciones.

Renato Vega acarició la idea tras las exigencias de los empresarios, pero hasta ahí llegó. Juan Millán y Jesús Aguilar, en su condición de cetemistas, vieron pasar la liberación del transporte público federal, pero no le entraron a la liberación del transporte local aun cuando tuvieron que sortear la presión del sector empresarial.

Hoy definitivamente las condiciones que enfrenta el gobernador Malova no son las mismas que todos sus antecesores.

Hoy no hay los liderazgos que había antes, ni los intereses de Juan Millán están donde antes estaban, amén de que hoy se gobierna con el miedo y eso paraliza a la gente, a pesar de los abusos que pudiera cometer el gobierno.

Es por eso que suena interesante observar la ruta que pudiera tomar en los próximos días la nueva intentona del sector empresarial de empujar la liberación del transporte.

Esta iniciativa que cobra fuerza aún no llega al Congreso del Estado, donde se habrá de tomar la decisión final.

Lo que sí es cierto es que el sector empresarial y algunos constructores que ocupan cargos importantes en el gobierno ya delinearon su plan y estrategia que los lleve a liberar al transporte, lo cual aun no ocurre, cuando menos no hasta el día de hoy, con el sector transportista, quienes parecieran estar esperando la orden de Juan Millán para moverse o si ésta no llega, para ver como se les quita de sus manos su patrimonio familiar de muchos años.

En fin, la nueva intentona de liberar el transporte, empezando por el transporte de carga, seguramente dará mucho de qué hablar y permitirá escribir muchas historias en los próximos días.

Lo que sí es cierto es que Malova, como gobernador, tiene condiciones muy diferentes a las que tuvieron sus antecesores, lo cual le pudiera permitir escribir un final diferente al escrito en el pasado por todos los ahora ex gobernadores.

Así sin quitarle ni ponerle

Habrá que estar pendientes.

Simple Share Buttons