lunes , 25 enero 2021

«Temo por mi vida»; gracias al vehículo blindado, «estoy vivo»: Ernesto Villanueva a Café Negro Portal

«Temo por mi vida»; gracias al vehículo blindado, «estoy vivo»: Ernesto Villanueva a Café Negro Portal

Carlos Rosas

Ciudad de México.- El investigador de la UNAM Ernesto Villanueva aseguró que teme por su vida luego de haber recibido un atentado a balazos el día de ayer en la Ciudad de México dentro de Ciudad Universitaria.

Afortunadamente, el catedrático salió ileso debido a que conducía un vehículo blindado.

Por estos hechos, ayer presentó una denuncia ante la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal y lo más probable es que ésta sea turnada a la Procuraduría General de la República por las características de que la UNAM es un espacio federal, aunado a que los presuntos responsables de la agresión que sufrió son personas vinculadas al crimen organizado.

Villanueva informa que la PGJ del Distrito Federal le ofreció custodia y medidas de seguridad luego del atentado, pero la rechazó porque, argumenta, en ocasiones sale peor traer gente desconocida viendo tus movimientos.

Aclara que además del vehículo blindado, dispone de un elemento de seguridad que paga con su dinero y no sangrando las finanzas del estado.

¿Cómo tomas este hecho? ¿Temes por tu vida después de sufrir este atentado? Se le pregunta.

«Bueno, pues es normal. Claro que sí. Yo creo esto ya estaba preparado allí porque cuando yo iba para allá casualmente sucede, pasando un tope, que es alto, que tienes que bajar la velocidad. Segundo, allí no hay cámaras de seguridad, de vigilancia de la universidad. Entonces, eso se venía que sí hay una idea y de acuerdo, no a mí, sino al jefe de la Policía Ministerial, pues se trató de un intento de ejecución, de un sicario directamente. No», dijo.

La primera detonación que hizo el agresor fue directo a la cabeza de Ernesto, la cual no logró penetrar porque viajaba en una unidad blindada.

La ojiva impactó la primera capa de la ventana del vehículo Mitsubishi que recibió por los menos tres balazos calibre 38 de un sujeto desconocido.

Luego, «yo lo que hice fue acelerar para ir a buscar ayuda a la caseta de vigilancia que queda como a 300 metros de allí», reseñó.

Llama la atención de que hayas traído un vehículo blindado. ¿Ya habías recibido amenazas?

«Sí, sí, sí. Bastante, pero eso es normal por lo que yo hago, sobre todo por mis artículos en Proceso, en Noroeste y todo, pues sí, pero generalmente yo no, si me preocupo por las amenazas, pues estaré ya en un centro psiquiátrico. y obviamente extremo mis precauciones y definí traer un vehículo de estas características. Gracias a eso, estoy vivo, estoy platicando contigo. De otra manera, no estaríamos platicando», agrega.

Al parecer, según lo que leí en Proceso, esto se deriva de una serie de cuestionamientos que tú haces en tus diversos artículos hacia Diego Valadés cuando era procurador.

«Es correcto. Esto empezó porque, digamos, algunas de mis fuentes me hicieron llegar información sobre la presunta vinculación de Diego Valadés con el cártel de Juárez, al ser encontradas en una de las casas de Vicente Fuentes, de Carrillo Fuentes, en el Paso Texas. Ellos iban por droga y dinero y encontraron también documentos y allí en esos documentos pues estaban números de cuenta y otras cosas más que voy a dar a conocer de Diego Valadés», respondió.

«Yo, además, nunca lo acusé, simplemente pregunté. Únicamente fui, digamos, cauteloso, para evitar ahí una demanda que pudiera interponer Diego Valadés», aclaró.

Señala que a cualquier persona le resultaría sospecho que en una casa de un narcotraficante sean encontradas copias de estados de cuenta bancarios en Estados Unidos y de tus propiedades. «O sea, no es común», acota.

¿Vas a seguir señalando esto, entonces?

«Por su puesto, y más cosas, claro. Todavía tengo más, por su puesto. Aquí lo peor es que se retroceda porque eso es muestra de debilidad y ahí es donde te atacan. Ahora sí que la mejor defensa es el ataque. Y aquí obviamente con datos, documentos y en el marco de la ley; no me refiero al ataque físico. No».

¿Entonces, tú señalas a Valadés como presunto responsable de estos hechos?

«Como presunto, exactamente y a otro académico que se llama Isidro Saucedo que fue él quien me amenazó 15 días antes de que pues me bajara con esos asuntos porque pues la tolerancia del doctor Diego Valadés tenía un límite y que no me estuviera yo metiendo en ese tipo de cosas. Le pregunté si esto era una amenaza y me dijo: tómalo como quieras, pero pues estás avisado. No», puntualizó Villanueva.

 

 

 

 

 

 

 

Simple Share Buttons