domingo , 9 mayo 2021

La mujer de blanco, el coco de algunos políticos sinaloenses

La mujer de blanco, el coco de algunos políticos sinaloenses

Irene González

Culiacán, Sinaloa.- La mujer colgada o la mujer de blanco,  la oscuridad, los panteones o las películas de terror eran el coco de algunos funcionarios públicos, legisladores y líderes sindicales cuando eran pequeños.

Ahora de grandes recuerdan esas leyendas con humor, las cuales eran empleadas por sus padres o abuelos para asustarlos y obligarlos a que se portaran bien.

En los meses de octubre y noviembre cuando los tradiciones mexicanas se mezclan con las costumbres extranjeras, como el Halloween, Café Negro preguntó a los políticos sinaloenses cuáles eran sus miedos y temores cuando eran unos pubertos.

El diputado Jesús Enrique Hernández Chávez dijo que en su pueblo natal, en el municipio de Cosalá, los adultos, para asustar a los niños, los amenazaban con la aparición de la mujer colgada que se supuestamente salía en una higuera.

Relata que para evitar se fueran de vagos al centro del pueblo, les advertían de la presencia de esa mujer, lo que surtía efecto porque en realidad sí les daba miedo.

«Allá en Cosalá, mi pueblo, hablaban mucho de la mujer que aparecía colgada en una higuera y que abajo había una gallina con pollitos y cuando no querían que nos fuéramos del llano de la llano, de la carrera donde vivíamos al centro del pueblo de Cosalá, nos decían que estaba en la higuera la mujer colgada. Nosotros estábamos chiquillos y nos asustábamos. Luego después lo estuvimos recordando durante mucho tiempo y obviamente después nos reíamos. Lo que nunca entendí que tenía qué ver una gallina ahí con pollitos».

El secretario general del Stase, Armando Heraldez Machado, recuerda que en su familia sus abuelos lo asustaban con la mujer de blanco que se iba a aparecer si no se portaba bien.

Asegura que la sola mención de esta supuesta mujer que deambulaba por las calles le provocaba miedo y temor, razón por la cual los obedecía en todo.

«Le mujer de blanco te va a parecer, si no te portas bien. Te decía la mamá o mis abuelos: va a venir por ti y si uno se quedaba o que la muñeca, los abuelos que asustaban para que te portaras bien», dijo.

Bladielena Ahumada Romo, directora de la Dirección del Trabajo y Previsión Social, afirma que ni de niña ni de grande le ha temido a los fantasmas o muertos ya que en su pueblo, Palos Verdes, en Guasave, acostumbraban a velar a los muertos.

«Cuando de niña, a mí no me daba miedo nada porque todo el tiempo íbamos y velábamos al panteón del pueblo. Entonces, casi, casi, convivíamos con los muertos; es una costumbre de los pueblos», sostiene.

Bernardo Cárdenas Soto, subsecretario de Normatividad e Información Registral, reconoce que desde pequeño siempre le ha tenido miedo a las películas de terror, sobre todo aquellas que cuyos relatos abordan cosas del demonio.

«Trato de no verlas, no me gustan las películas como El Exortista. Nunca me han gustado. Si las veo, soy el primero en gritar en el cine», acepta.

El secretario de Desarrollo Económico, Aarón Rivas Loaiza, originario de Tamazula, afirma que nada le daba miedo cuando era pequeño porque en el rancho donde vivía no se hablaba de brujas o espantos.

«Cuando estaba chico, no había nada de eso, no me daba miedo nada, no me platicaban de eso; no me asustaban; vivía en un rancho de seis casas», agrega.

Puntualizan que ahora de grandes esas historia de miedo que tanto les atemorizaban, solo les dan risa.

Simple Share Buttons