martes , 19 enero 2021

«No es grato estar jodiendo… A los diputados nos pagan y nos pagan muy bien»

«No es grato estar jodiendo… A los diputados nos pagan y nos pagan muy bien»

Irene Medrano Villanueva

“No es grato estar jodiendo…”, advirtió la diputada del PAN Yudit del Rincón desde la tribuna y sus compañeros en las curules se volteaban a ver y la panista les clavó la mirada para decirles a bocajarro: ¡aquí nos acuachámos todo!

La tribuna que momentos antes el panista Francisco Solano la había convertido en púlpito, donde repartía disculpas, saludaba, hablaba del bien y del mal, ahora “hay que rociarla de agua bendita; se subió el chamuco”, bromeaban los diputados al ver encendida a la legisladora.

La panista todavía no lograba digerir que en la sesión anterior, los presidentes de la Junta de Coordinación Política, Jesús Enrique Hernández Chávez y el de la mesa directiva, Martín Pérez Torres, anunciaron que el Congreso del estado presentó una Controversia Constitucional, para conocer si órganos electorales tienen competencia para pedir al legislativo que dictamine.

Dicha controversia constitucional se presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolviera a favor de un ciudadano que demandó la dictaminación de una iniciativa que cumplió con los 6 meses de rigor y no se emitió una respuesta a favor o en contra de la misma.

“Es una vergüenza que más de 270 iniciativas están sin dictaminar, pero más vergüenza es que desde afuera nos digan lo que tenemos que hacer cuando aquí nos pagan y nos pagan muy bien. Tal parece que no sabemos interpretar nuestra propia ley orgánica”, arremetió la panista.

Mientras la legisladora panista llamaba a los legisladores de que si todavía les queda una poca vergüenza, retiren esa controversia, el diputado del PAS Héctor Melesio Cuén Ojeda la veía con súplica pues en seguida le tocaba hablar precisamente sobre la tolerancia.

En asuntos generales, el primero en abordar la tribuna fue el diputado Francisco Solano Urías.

¡Saludo a todo, todo el auditorio….! Decía levantando las manos y volvía a repetir: ¡saludo a todo, todo el auditorio!

“Ya tenemos a nuestro Carmelo de la Hora Pico”, bromeaban los diputados y remedaban: “yo quiero pedir una disculpa en nombre de todos los meseros del mundo”, recordando a Carmelo, mientras que el panista seguía saludando y pidiendo perdón “porque les estoy quitando el tiempo”, y luego remataba: “no vengo a esta tribuna a darme baños de pueblo, no está en mis proyectos, no ando buscando posicionarme electoralmente”.

Los legisladores se guiñaban unos a otros. ¡Ahí te hablan! Se decían.

Solano Urías, fijaba su posicionamiento respecto a las personas en desventaja, considerando que hay empresas y particulares que abusan en su actuar sobre personas que tienen desconocimiento de diversos temas, causando inconformidad y molestia entre quienes se ven afectados.

Nuevamente pedía disculpas: “Les ruego que acepten mi sinceridad…con todo respeto les pido perdón”.

“Estás perdonado, Carmelo”, bromeaban.

Para el mismo tema solicitó el uso de la voz la diputada Yudit del Rincón Castro, pero no para pedir perdón, sino para volver a tupirle a sus compañeros, al señalar que pareciera que se aplica la “ley de la selva”, donde triunfa el más fuerte, y puso como ejemplo que muchos diputados en el Congreso también están en desventaja porque “no nos toman en cuenta y no conocemos los asuntos y cuando en tribuna se pone a votación un tema, ponemos cara de wa”.

Traía la adrenalina a todo lo que daba. “Te va a hacer daño hacer corajes…se te va a subir la glucosa”, decían los legisladores y de inmediato la legisladora les volvía a dar duro al cambiar de tema y abordar la problemática de las violaciones.

“Sí, sí…decía”, en tanto los legisladores se ponían a platicar “cuando tocó este tema a nadie le importa, pero ojalá que no tengan que lamentar la violación de uno de sus hijos”.

Nuevamente en el recinto parlamentario volvía a la calma cuando el diputado del PAS, Héctor Melesio Cuén Ojeda lamentaba que la historia de México está marcada por actos de intolerancia contra la sociedad.

“Hoy, sin duda, la sociedad se siente agraviada y dolida. Las múltiples manifestaciones realizadas a lo ancho del país así lo demuestran, sin embargo, esta indignación no debe expresarse con violencia porque no todo puede ser perseguido, pero tampoco todo puede ser tolerado.”

La tolerancia, dijo, tiene un límite, la tolerancia debe tener su justa medida.

“Ahí les hablan panistas…siempre andan agarrados de la greña”, señalaban empleados del mismo grupo parlamentario del PAN.

Debemos estimular el uso de la tolerancia, insistía Cuen Ojeda, para que se convierta en la solución de muchos conflictos y usarla como herramienta para erradicar la violencia.

El límite de la libertad de las personas no radica en la fuerza de los otros, sino en la aplicación de los valores que exige el respeto al ser humano. Lo que no es aceptado es hacer un mal para obtener un bien, agregó.

El ejercicio sano y prudente de la política le permitirá a la sociedad lograr una convivencia pacífica más allá de la diversidad de opiniones y costumbres. La aceptación de esta diversidad será representativa del civismo y práctica democrática alcanzados por nuestra comunidad política, dijo.

Ya tenemos al cardenal y al obispo, bromeaban los diputados, pero aseguraban que a Cuén le faltaba hacer las genuflexiones que había hecho Solano Urías.

El diputado del PAS hizo un llamado urgente a las autoridades federales y estatales para que, en el marco de la tolerancia, se atiendan las derivaciones violentas que en el país se vienen realizando en relación con la barbarie perpetrada con la muerte de tres estudiantes y la desaparición de 43 más de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, del municipio de Iguala.

“El país está en una grave crisis que podría salirse control, y de ser así, toda la sociedad se verá perjudicada”, dijo.

Así mismo, retomó la petición de Yudit del Rincón al convocar a los diputados a actuar de manera responsable para atender el proceso legislativo, donde se encuentran 300 iniciativas de ley, que vienen de las legislaturas pasadas y ratificadas recientemente, así como también las que se han hecho llegar en el presente periodo y pidió además que los diputados que interpusieron el trámite de controversia ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, retiren el recurso jurídico promovido.

“Así sí, mija baila con el siñor…porque en el pedir está el dar”, se escuchaba entre el público.

 

Simple Share Buttons