sábado , 16 enero 2021

Van contra narcopolíticos

Oswaldo Villaseñor

El día de ayer decíamos que al presidente Enrique Peña Nieto le quedaban tres caminos por seguir y que hoy dependiendo del contenido de su mensaje a la nación y de las acciones que delineara a seguir para garantizar la gobernabilidad, dependería en mucho el destino de su mandato.

Un camino a seguir, era que después del anuncio, diera a conocer movimientos en su gabinete e hiciera cambios en la PGR y en la Secretaría de Gobernación, lo cual se interpretaría como una rendición del presidente ante los intereses de esos grupos que el mismo denuncio intentan desestabilizar al país.

Otro camino a seguir era que después del anuncio a la nación delineara acciones que permitan visualizar que irá tras algunos gobernadores, empresarios de gran calado y algunos capos del narco que se supone están detrás de esas acciones desestabilizadoras, lo cual se interpretaría como golpes contundentes de un presidente fuerte que es lo que requiere la nación en estos momentos.

El tercer camino era que el presidente hiciera el anuncio y quedará solo en eso, en otro anuncio más de buenas intenciones pero que al final no pase nada, pero si logre ganar tiempo y bajar la presión social sobre su gobierno.

Pues bien, a juzgar por el contenido de su mensaje a la nación, el presidente Peña decidió tomar el segundo camino, es decir, va tras gobernadores, alcaldes y lo que se atraviese en su camino y que le impida gobernar.

De entrada, el presidente anunció enviar una iniciativa de ley que permitirá disolver o desaparecer a las policías municipales contemplándose acciones penales en contra de los alcaldes que se nieguen a aceptar las policías de mando único, así como acciones penales para los gobernadores que se nieguen a ejercerlo.

Es decir, el presidente Peña construirá el andamiaje jurídico que le permita actuar en contra de todos aquellos gobernadores y alcaldes coludidos con el narco, de ahí que digamos que optó por seguir el segundo camino.

En fin, sin lugar a dudas será interesante ver en el pronto tiempo los alcances de estas medidas que por lo pronto se aplicarán en cuatro estados del país por la gravedad de sus condiciones de supuesta infiltración del crimen organizado de sus policías: Michoacán, Guerrero y Tamaulipas, donde la violencia se ha apoderado de estos estados y Jalisco por ser el estado que más policías municipales no aptos tiene, de acuerdo con los exámenes del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Pero sabe usted qué estado de la República se encuentra en segundo lugar con policías no aptos. La respuesta es Sinaloa, con 2060 policías municipales reprobados por el Sistema Nacional de Seguridad.

En fin, el presidente delineó acciones que si se aplican y se concretan, seguramente permitirán avanzar no solo en el saneamiento de los cuerpos policiacos, sino también, en ir acabando con esa complicidad que existe en muchos estados y municipios del país entre gobierno y narcotráfico.

Así sin quitarle ni ponerle

Habrá que estar pendientes.

Simple Share Buttons