martes , 19 enero 2021

Y a los manifestantes se les «peló» El Chuquiqui

Y a los manifestantes se les «peló» El Chuquiqui

Irene Medrano Villanueva

¿Qué esconden?…¿que esconden…?, gritaban los asistentes a la sesión del Congreso del Estado cuando se desechaba la propuesta de que el tema de la construcción de los dos hospitales generales se le consulte a la sociedad.

El diputado Leobardo Alcántara Martínez hizo tal propuesta, misma que fue refutada desde la tribuna por el priista Óscar Valdez al asegurar que se está trabajando en el dictamen para presentarlo al pleno y “no hay privilegios para nadie. Sinaloa debe de contar con los mejores hospitales para su gente”.

¡Vendido….vendido! Le gritaba la señora Olga Carrillo Cazarez.

El diputado del Partido del Trabajo Leobardo Alcántara, al presentar la propuesta de punto de acuerdo con la finalidad de que el tema de la construcción de los hospitales generales en Culiacán y Mazatlán, mediante contratos de asociación público privada, sea valorado en una consulta popular, obteniendo así una democracia participativa, sin embargo, el punto de acuerdo no fue considerado de urgente y obvia resolución, siendo rechazado por la mayoría del PRI, PAN y el PAS.

Solo votaron cuatro diputados a favor de la consulta.

Al inicio de la sesión, llegaban los habitantes de Eldorado. No se les permitía la entrada al recinto. “Tienen miedo de que les echemos a perder la variedad”, decían los inconformes.

Después de un estire y afloje, les permitieron la entrada. “Nosotros entramos por una puerta y el Chuquiqui sale por la otra”, decían, al ver al diputado que se les escabullía y empezaban a gritar: queremos al Chuquiqui…queremos al Chuquiqui.

El diputado Jesús Hernández Chávez ya no apareció en la sesión hasta las dos de la tarde cuando los inconformes abandonaron el recinto para manifestarse en el bulevar Pedro Infante, no sin antes tratar de interrumpir la sesión.

“Martín escucha al pueblo…”. Le pedían al presidente de la mesa directiva.

Faustino Torres Núñez, coordinador del movimiento, les gritaba: diputados indiferentes, omisos…no provoquen al pueblo.

“Permítanme continuar con la sesión y luego los atendemos”, contestó el presidente de la mesa directiva.

“Tenemos años escuchando la misma promesa: los vamos a atender…no provoquen al pueblo”, repitieron.

En asuntos generales, fue el diputado por el PRI, Roque Chávez López, el primero en hacer uso de la voz en tribuna, al hablar sobre la innovación en los esquemas de salud en Sinaloa, y destacó que los tiempos actuales se vive “como si fuera necesario cambiarse de avión a avión pero en pleno vuelo”, teniendo el principal reto el aprender a ser creativos e innovadores y de no hacerlo, tener que resignarse a vivir en la marginación.

“Por eso nosotros no queremos vivir marginados….queremos ser municipio”, contestaban los inconformes de Eldorado.

Posteriormente, el diputado Héctor Melesio Cuén Ojeda fijó un posicionamiento sobre el derecho a la ciudad y su nomenclatura, en el que consideró que la decisión que pretende el cabildo de Culiacán de cambiar el nombre de Diego Valadez por el del ex gobernador Francisco Labastida Ochoa es un error no sólo en términos legales, sino también en términos legítimos.

Dijo que no se trata de que el ex gobernador Labastida carezca de méritos, pero legalmente sería un engorroso y costoso acto para los dueños de negocios, así como dueños de bienes inmuebles, quienes tendrían que hacer cambios de situación ante el SAT y de escrituración.

Nos parece, añadió, que se debería poner su nombre a una obra que sea reciente, moderna y emblemática de la ciudad, pues de otro modo esta medida se presta a una lectura de naturaleza política: al hecho de quedar bien con alguien, teniendo en mente otro tipo de intereses ajenos a los de la sociedad.

“El hecho de que nuestra ciudad y sus gobernantes decidan retirarle dicha distinción al doctor Valadez Ríos nos hace ver como un pueblo irrespetuoso, ingrato e inculto”, dijo.

“¿Y a poco no?…”, gritaban.

En otro tema, el diputado por Movimiento Ciudadano, Mario Imaz López, dijo que es necesario que para que se pueda realizar un dictamen en torno a la iniciativa que propone modificar los decretos 976 y 977 expedidos por la LX Legislatura para que se pueda comprometer hasta el 25 por ciento de fondos federales para la construcción de dos hospitales generales, se cuente con toda la información necesaria y la viabilidad, porque desde su punto de vista, con el mismo dinero se podría hacer un hospital de calidad -como los privados que hay en Culiacán-, en cada uno de los 18 municipios.

Para apuntalar al diputado Imaz, subió a tribuna el panista Miguel Ángel Camacho y aseguró que hasta el momento no tienen la información completa por parte del Poder Ejecutivo.

También el diputado del PRI, Víctor Manuel Díaz Simental, señaló que hubo un acuerdo con el presidente de la Junta de Coordinación Política, Jesús Hernández Chávez, de que se analizara a profundidad el tema, sin embargo, no se ha podido porque no hay un informe completo, lo que ha enviado el Ejecutivo es un informe difuso, parcial, por lo que no se puede actuar a la ligera.

A su vez, la diputada del PRD Imelda Castro cuestionó al Ejecutivo Estatal sobre la existencia de los contratos con las empresas que ganaron la licitación, porque aparentemente han caído en contradicciones el gobernado Mario López Valdez y el secretario de Salud, Ernesto Echeverría Aispuro, además demandó a la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado a que como lo hizo el presidente de la República Enrique Peña Nieto con el tren, aquí cancelen la licitación de los hospitales.

“Hay que ser congruentes”, dijo.

¡Esta es la verdadera política de Sinaloa…diputados agachados!, señalaba la señora Carrillo Cazarez, una vez que los legisladores desaprobaban que se llevara a consulta popular la construcción de los hospitales.

(El Sol de Sinaloa)

Simple Share Buttons