sábado , 27 febrero 2021

Sinaloense llegará en burro a Washington, Estados Unidos

Sinaloense llegará en burro a Washington, Estados Unidos

Carlos Rosas

Culiacán, Sinaloa.- El sinaloense Rubén Ruiz Vega recorrerá una distancia de 3 mil 447 kilómetros a bordo de un burro, que tendrá como destino Washington, Estados Unidos.

La travesía iniciará después del 12 de diciembre, una vez que se instale en las faltas del atrio de La Lomita durante los festejos de la Virgen de Guadalupe, para pedir apoyo a la sociedad para conseguir su objetivo.

Ahí se apostará en un lugar para que la gente se tome fotos con el burro y así poder sufragar su gastos de alimentación.

El joven de 32 años reconoce que es una aventura difícil que durará meses, pero confía conquistarla.

Originario del rancho El Aliso, del municipio de El Fuerte, Sinaloa, afirma que ya en una ocasión llegó al Zócalo de la Ciudad de México con el asno, al cual llama «El Tocayo» y lo compró en Caborca, Sonora.

Rubén Ruiz Vega, quien recibió asilo en la Casa del Pueblo, donde tiene tres semanas, se planteó como propósito llegar al país del norte para solicitar la intervención de los congresistas ante el gobierno corrupto de México y para que se logre la liberación de los presos políticos.

020

«A buscar la manera de verme con el congreso de Estados Unidos para ver qué apoyo nos pueden brindar para dar solución a los problemas de aquí porque han estado participando en apoyo, pero es al gobierno, a nuestro gobierno corrupto. También para pedir apoyo sobre la libertad de los presos políticos, principalmente», agrega.

Señaló que el doctor Mireles posiblemente salga pronto, pero hay dos más de la tribu yaqui, cuatro de la CNTE, 380 de las autodefensas en Michoacán y muchos más.

Rubén afirma que cruzar hacia Estados Unidos cuenta con la ciudadanía americana, la cual le fue otorgada por trabajó 8 años en la Marina, y «el burrito tiene pasaporte».

Manifiesta que en Caborca le mataron un burro y ahí mismo lo remplazó por el «Tocayo» y dijo estar consciente que para lograr su objetivo hará paradas en pueblos y ciudades, lo cual le llevará meses y «no sé cuánto me vaya a entretener en el camino».

Sobre quién subsidiaría su viaje, destaca que el pueblo nunca lo ha dejado abajo y nunca le ha faltado nada «ni al burrito ni a mí».

Asegura que no teme a nada para realizar esta aventura y «solamente a Dios», aunque reconoce que en algunas ocasiones ha sufrido asaltos, robos, le han robado al burrito y el anterior asno con que contaba se lo atropellaron, pero nada lo para en su propósito.

Rubén señala que le pide perdón al Señor por los pecados que comete día a día.

¿Qué pecados tienes?

Los normales que hacemos, cometemos con la mente prinicipalmente».

En varias ocasiones ha pisado la cárcel, pero ha salido al día siguiente.

Sin embargo, aclara que de la vida ha aprendido a ser paciente y dar lo que quieras recibir.

«Y pues yo estoy pensionado por el Departamento de Veteranos de Estados Unidos», presume.

Confía en que las autoridades de Estados Unidos no lo molesten al ingresar a dicha región porque ya hubo un caso donde un ciudadano de aquel país realizó la misma travesía con destino a México y «si no lo molestaron a él, por qué me habrían de molestar a mí».

Simple Share Buttons