martes , 18 mayo 2021

A no hundirnos en el pesimismo y descalificación exhorta el nuncio apostólico

A no hundirnos en el pesimismo y descalificación exhorta el nuncio apostólico

Irene Medrano Villanueva

El nuncio apostólico en México, Christophe Pierre, señaló que para que el país no caiga en una descomposición social mayor, no nos debemos hundir en el pesimismo, la descalificación, al contrario, dijo, es necesario mantener la fe, la esperanza y el perdón para que haya una verdadera reconciliación en la sociedad y por ende llegue la paz que tanto necesitamos.

En el día de la Inmaculada Concepción donde ordenó a cuatro sacerdotes de la Diócesis de Culiacán, el prelado católico reiteró: «México vive hoy un momento muy difícil, una crisis de confianza en la sociedad, en las autoridades, también de muchas dudas acerca de lo que va a pasar».

Después de lamentar la situación violenta que se vive en México, -principalmente en el sur del país-, dijo que el gran reto de la iglesia es atender a las víctimas y promover la reconciliación y la paz, por lo que llamó a los feligreses orar.

“Tomar conciencia de la situación grave en la que nos encontramos, pero no perder la fe, la esperanza, nuestra fuerza es la oración, pedir a María que siempre ha caminado al lado del pueblo mexicano a que nos de fe, esperanza, paz y que nos ayude a buscar instrumentos de paz en nuestra familia, en la política y en la escuela. La necesitamos mucho”, dijo.

El representante del Papa en México insistió que la Iglesia toma parte y conciencia del momento político por el que el país atraviesa “y lo hace buscando respuestas, no sólo cayendo en pesimismo, sino recopilando respuestas que propongan soluciones políticas y sociales, pero sobre, todo la paz”.

En la ordenación sacerdotal que se llevó a cabo en la Catedral de Nuestra Señora del Rosario se refirió en especial a los jóvenes al señalar que los retos que enfrenta la iglesia son los valores como la solidaridad y la fe entre los jóvenes.
“Se trata de que les demos a los jóvenes la oportunidad de que crean en alguien y qué mejor que sea en Cristo, ya que a través de él ellos puedan crear sus valores”.

El nuncio apostólico hizo hincapié en que atrás de la violencia existen motivos fundamentales como la dificultad de educar a las personas en los valores humanos.

«Dios nos indica un camino. El camino de la oración, el camino de la fidelidad, en todos sentidos a Dios y nuestros hermanos, el camino del apostolado, el camino del respeto y de los valores del evangelio», concluyó. (El Sol de Sinaloa)

 

Simple Share Buttons