miércoles , 21 abril 2021

Las desapariciones forzadas en Sinaloa, talón de Aquiles

Osvaldo Villaseñor

En alguna ocasión comentamos que el principal problema que tendrá el gobernador Malova en su séptimo año, osea el primero como ex gobernador, más allá de los problemas financieros provocados por el desaseado manejo de los recursos públicos y la enorme corrupción que impera durante su administración, es uno que le brotará del subsuelo, de la tierra.

Desde luego, este problema no tiene nada que ver con la agricultura y la incertidumbre que priva en este sector, sino con un problema que ha golpeado a muchas familias, las ha enlutado y las ha sumergido en el llanto y el dolor. Ese problema es el de los desaparecidos.

En Sinaloa pudiera haber miles de personas, en su mayoría jóvenes desaparecidos, que se presume fueron enterrados de manera clandestina.

Son miles de familias quienes durante estos primeros cuatro años han tenido sus propias hipótesis de quiénes pudieran ser los autores de las desapariciones de sus hijos, pero que han callado por miedo.

¿Y por qué traigo de nuevo un comentario hecho desde meses atrás?. Bueno… porque en Sinaloa vivimos ya situaciones como alguna vez la vimos en la Ciudad de México, donde los ciudadanos empezaron a pedir justicia a través de anuncios espectaculares ante la poca atención que reciben de las autoridades en turno.

En Los Mochis, ya una madre de familia emuló a Isabel Miranda de Wallace, quien a través de la colocación de espectaculares en los principales puntos de la ciudad, presionó a las autoridades de justicia a esclarecer el secuestro de su hijo y la aplicación de la justicia a los delincuentes, entre los que resultaron también algunos miembros de los cuerpos policiacos.

Aquí ya una madre de familia colocó un espectacular con la foto de su hijo y una nieta, donde la menor es quien pide y suplica que le regresen a su papá.

El solo hecho de la colocación de este anuncio espectacular, cuando menos ya provocó ser atendido por funcionarios de la Procuraduría de Justicia, quienes a la vez le asignaron a un grupo de investigadores para que intenten esclarecer la desaparición de este joven.

Pero como las cosas nunca llegan solas, y si ya una madre de familia en su desesperación con la colocación de un anuncio espectacular logró captar la atención de las autoridades, entonces no fuera raro que en los próximos meses pudiéramos ver inundadas las calles de las ciudades de reclamos públicos por la desaparición de personas.

Es por eso que lo adelantamos hace mucho. La desaparición de tantas y tantas personas, de ninguna manera se convirtió en una solución que enterró un problema como eran los altos índices de asesinatos en Sinaloa, sino se convirtió en un verdadero problema que en cualquier momento puede surgir y brotar desde debajo de la misma tierra.

Así sin quitarle ni ponerle

Habrá que estar pendientes

Simple Share Buttons