viernes , 22 enero 2021

Transparencia exhibe corrupción pero no la castiga

Oswaldo Villaseñor

Cuando Vicente Fox era presidente de la República impulsó la idea de crear una ley de transparencia, con la cual el gobierno estaría obligado a hacer pública mucha información de su quehacer administrativo.

En aquel entonces Juan Millán era gobernador de Sinaloa y para ganarle el jalón al presidente Fox contrató a unos especialistas en la materia y le crearon una ley que fue aprobada primero que la ley federal.

La ley de transparencia fue vendida como la panacea para acabar con la corrupción gubernamental.

En ese entonces se decía que los funcionarios ya no podrían cometer corruptelas porque serian exhibidos. Finalmente solo se cumplió en el segundo objetivo. Efectivamente la ley de transparencia ha servido para exhibir a los funcionarios, pero éstos siguen haciendo de las suyas solo que ahora a la vista de todos porque simple y sencillamente no se les sanciona.

Así, a casi doce años de contar con una ley de transparencia y ante la pretensión del gobierno federal de crear una nueva ley general de transparencia, vale la pena preguntarse qué alcances tendrá ésta.

Si solo contempla obligaciones de hacer pública mayor cantidad de información a la que están obligados actualmente, de poco servirá.

Pero si contempla un segundo punto que al día de hoy ha sido la gran falla, entonces esto sería diferente. Este segundo punto es contar con la voluntad política de hacer de esta nueva ley una verdadera política pública para castigar a los funcionarios corruptos.

De nada servirá otra ley de transparencia que solo exhiba la corrupción como la que tenemos al día hoy y que ha permitido ver como ex regidores se otorgan jugosas compensaciones, o como empresas ligadas a los gobernantes son los grandes ganones de los contratos de obra pública y estos a la vez regalan lujosas residencias a sus beneficiarios, porque lo único que logrará es acrecentar el hartazgo social hacia sus gobernantes.

Lo que este país requiere es que se castigue la corrupción y se le ponga un alto a la impunidad y eso solo será posible cuando algún gobernante se anime a tirar la primera piedra.

Así sin quitarle ni ponerle

Habrá que estar pendientes.

 

Simple Share Buttons