sábado , 16 enero 2021

Hoteleros, los grandes ganones en Mazatlán; los empleados, con salarios de hambre

Hoteleros, los grandes ganones en Mazatlán; los empleados, con salarios de hambre

A pesar del supuesto auge turístico, los empleados del sector aseguran que no hay beneficio económico debido al bajo salario, generando depresión y frustración.

Janeth Bañuelos

Mazatlán, Sinaloa.- Mientras los empresarios turísticos obtienen las grandes fortunas durante cada temporada vacacional, sobre todo ahora con la carretera Mazatlán-Durango, los empleados del sector se quedan en las mismas condiciones, ya que sus ganancias no suben.

Esto ha ocasionado que su calidad de vida se haya deteriorado en comparación con años anteriores; viven desmotivados, frustrados y endeudados.

PhotoImage_Maztlbg_MAZATLAN

Los empleados manifiestan que el salario diario oscila entre los 65 pesos y los 85 pesos en su mayoría, mientras quienes realizan actividades administrativas reciben entre 90 a 120 pesos.

Añaden que otra de las razones que los empobrecen es el supuesto fraude en el otorgamiento de la propina del exitoso programa hotelero “Todo Incluido”.

25 personas que laboran en sector turístico fueron entrevistados y declararon que el salario que reciben no les alcanza para vivir y exponen que se apoyan con las propinas que otorga el turista por sus servicios; en otros casos con despensa, regalos o ingresos por horas extras. O bien, un segundo empleo.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene en su registro a más de 15 mil personas laborando directamente en el giro hotelero-gastronómico en Mazatlán, sumando otros 6 mil en los gremios de agencias de viajes, taxistas y condominios.

José Luis Ochoa Osuna, secretario del Sindicato Hotelero y Gastronómico sección 128, considera que es indignante el sueldo del trabajador turístico, y cita al mesero, quien obtiene 65.58 pesos por una jornada de trabajo.

Replica que con ese salario no alcanza para la manutención de una familia.

Resalta que no es posible que una trabajadora doméstica gane entre 250 a 300 pesos por día, mientras una camarista de un hotel gane 80 pesos, siendo que realiza 10 veces su trabajo.

“No puede ser que una camarista gane menos que una doméstica, los salarios en el turismo están por los suelos. Una comida te cuesta 50 pesos, pero el sueldo es de 80 pesos, queda 30 pesos y ¿los camiones?, ¿y el desayuno? y ¡la cena?».

Luis García, mesero con más de 30 años de experiencia y Agustín López, mesero con 18 años laborando, quienes trabajan en restaurantes coloniales del Centro Histórico, y Juan Carlos Medina, cantinero de conocido antro ícono de Mazatlán ubicado en Zona Dorada, narran que es demasiado trabajo para lo que se obtiene de sueldo.

Señalan que no sólo tienen que atender las mesas, sino hacer el aseo, cobrar y hasta de seguridad.

“Es una chinga esto. Tú crees que vale la pena trabajar hasta 12 horas por 80 pesos, montar sillas, mesas, hacer aseo, atender las mesas y hasta de guardias de seguridad, pero el patrón no ve eso”, criticó Agustín López.

Explotación laboral

Durante las temporadas bajas, algunos empresarios de Pymes turísticas le dan la opción al empleado de laborar sin goce de sueldo, sólo basado en las propinas, ya que el capital que se tienen no les alcanza para mantener una planta laboral.

Algunos acceden por la necesidad y argumentan: “aunque llevar para las tortillas o los camiones”.

Depresión 

Algunas camaristas entrevistadas describen que viven depresivas ya que sus familias han pasado por crisis disfuncionales debido al poco tiempo que tienen para atender a sus hijos. En otros casos por el poco dinero que se cuenta destinado a la despensa y pagos familiares.

Añaden que tienen que trabajar horas extras para obtener salarios más aceptables y en otros casos optan por vender productos de catálogo.

Incentivos 

No todo el panorama es oscuro. Los hoteles de cadena nacional e internacional otorgan incentivos a los trabajadores para aminorar esa carga emocional, tales como vales de despensa, ruta de camiones gratuitos, comedor de empleados y bonos económicos por productividad y puntualidad, sin embargo la rotación de personal es frecuente.

 

Simple Share Buttons