domingo , 24 enero 2021

¿Te imaginas a una menor de 7 años aventando cubetazos de agua a un inodoro?

¿Te imaginas a una menor de 7 años aventando cubetazos de agua a un inodoro?

Janeth Bañuelos

Mazatlán, Sinaloa (Café Negro Portal).- Carolina López tiene 7 años de edad, cursa el segundo año de primaria en unas de las escuelas más marginadas del puerto y a su corta edad no puede levantar la cubeta con agua para vaciarla al inodoro de la escuela cada que va a hacer sus necesidades fisiológicas.

La niña tampoco toma agua potable o de garrafón y mucho menos tiene un aula digna para tomar sus clases.

Esas y otras condiciones de insalubridad pasan cientos de niños en el puerto cada día para poder recibir una educación digna.

Sin embargo, expertos en la materia aseguran que la culpa no es por la falta de cuota de inscripción de padres de familia, sino del mal gasto aplicado en la educación.

Juan Alfonso Mejía, presidente de la Asociación Mexicanos Primero Sinaloa, informó que el estado de Sinaloa gasta más de 21 mil millones de pesos en educación, lo que representa más del 51 por ciento del presupuesto general.

Mejía comparte que las escuelas se encuentran en malas condiciones no porque no haya dinero, sino porque no se aplica un gasto efectivo, es decir, se gasta en otras cosas que se consideran prioridades, mientras en otras no, como por ejemplo drenaje, agua potable, baños dignos, aulas de concreto, iluminación, abanicos y aires acondicionados, butacas e incluso por qué no, en desayunos escolares, bibliotecas y otros servicios.

“A caso puede un niño aprender si en su escuela no hay ni siquiera drenaje. Entonces, ¿qué tenemos que hacer?. buscamos que ese recurso no se ahorre; se gaste, pero que se gaste en lo que debe ser, que sea un gasto transparente y efectivo para que haya una verdadera calidad educativa”, dijo.

La señora Carmen Machado, madre de familia de Carolina, expone que de los 450 pesos que le cobraron por inscripción no se ha visto reflejados en la escuela primaria, ya que asegura el edificio permanece en las mismas condiciones y además denuncia que no existe transparencia por parte del directora del plantel, sumado al acoso por parte de los directivos cuando un padre no puede cubrir la cuota total, lo cual considera injusto.

Mejía propone cuatro ejes fundamentales: que el estado tenga las herramientas jurídicas y administrativas; segundo, un servicio profesional docente; tercero; que se gaste bien y cuarto, que se “metan todos de lleno a la escuela”, lo que quiere decir que tanto padres como maestros se enteren de manera directa cómo viven un día de escuela sus hijos, se enteren y participen con las tareas, programas educativos, juntas, apoyo social y psicológico, mantenimiento de infraestructura y sobretodo realizar denuncias en caso de necesitarse.

 

Simple Share Buttons