miércoles , 28 julio 2021

Pugna Bernardino Antelo por una sociedad segura y de leyes

Pugna Bernardino Antelo por una sociedad segura y de leyes

El candidato del Partido Revolucionario Institucional a la diputación federal por el Distrito Electoral 02 del municipio de Ahome, Bernardino Antelo Esper, se comprometió a legislar por una sociedad segura y de leyes que beneficien a la ciudadanía, en caso que el voto ciudadano lo favorezca en las elecciones del próximo 7 de junio.

En ese sentido, indicó que un buen gobierno es aquel que responde efectivamente a las demandas ciudadanas, integra el sentir de la sociedad y responde efectivamente a los anhelos de la población.

Es por eso que la necesidad de que el gobierno cuente con el entramado jurídico que le ayude a realizar su función sin discrecionalidad y apegado permanentemente al principio de legalidad, guía fundamental que debe normar todas sus acciones.

Durante entrevista realizada en uno más de sus recorridos por colonias populares de Los Mochis en busca del voto ciudadano, Bernardino enfatizó en que “los cambios que registra el país son vertiginosos. Hemos transitado de un país cerrado al contacto exterior, a uno con plena apertura en todos los ámbitos de sus relaciones internacionales. Ello ha tenido como impacto que se reconozcan marcos jurídicos externos, que México hizo suyos mediante tratados internacionales ratificados por la Cámara de Senadores. Adicionalmente, se han generado problemas de mayor impacto y trascendencia para la seguridad nacional de México, toda vez que los flujos internacionales de armas han permitido a los diferentes grupos delictivos poder enfrentar a las fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno, llegando a superarlas en los niveles estatal y municipal”.

Al abordar el tema de la dinámica delictiva transnacional, dijo que es un pivote para que se intensifique diversos tipos de delitos, como el tráfico de armas, drogas y trata de personas.

Por tal razón, apuntó, este nuevo contexto nacional obliga a que la legislación del ámbito federal, como aquella que norma a los gobiernos estatales y municipales deban actualizarse a la nueva realidad nacional.

“No podemos hoy hacer caso omiso, ni desde el ámbito judicial ni administrativo, a la norma internacional que hemos suscrito y que estamos obligados a cumplir. Una sociedad segura y de leyes es la necesidad mínima de todo ser humano para desarrollarse con plenitud y promover con su esfuerzo el crecimiento económico y el desarrollo social. Por ello, el Partido Revolucionario Institucional reconoce que la construcción de la sociedad que queremos debe reconocer las problemáticas existentes, como punto de partida para el cambio”.

Del mismo modo, admitió que “el PRI reconoce que el ciudadano mexicano, en el ámbito de la seguridad pública, el combate a la corrupción, los esfuerzos por tener un mejor sistema penitenciario, en la procuración y administración de justicia, no tiene confianza de sus instituciones y antes que protegido se siente amenazado por ellas. De ahí que se requiere de la innovación de políticas públicas y la revisión del marco jurídico que nos rige para que éstas se lleven a cabo de manera integral con la concurrencia de diversas áreas, instituciones y disciplinas humanas”.

Agregó que “la disminución de los índices delictivos, la reducción de la impunidad y el combate a la corrupción son tres objetivos que deben lograrse de manera conjunta con la participación de los tres poderes de la unión. La gestión gubernamental en materia de seguridad pública, procuración de justicia, readaptación social, impartición y procuración de justicia no pueden estar supeditadas únicamente a una acción aislada, sin la colaboración de diversas instituciones. En este sentido, la reflexión, la voluntad y la experiencia de los ámbitos no gubernamentales debe ser cabalmente aprovechada en la función de gobierno, así como en el proceso legislativo, el cual se alimenta de su reflexión para el dictamen de las minutas que se presentan en el Congreso”.

Por los anteriores razonamientos, el candidato del partido tricolor a candidato federal por Ahome expuso la necesidad de pasar de una política de seguridad pública a una política de seguridad humana que ponga en el centro a las personas y a las familias mexicanas, lo cual implica modificar radicalmente las políticas públicas que hasta ahora se han llevado a cabo para atender las causas del delito.

Paralelo a los ideales que ha esbozado durante su acercamiento con la sociedad, Antelo Espero expresó que entre los retos del Estado mexicano se encuentran dar empleo y bienestar a la población que reduzca el fenómeno de la desocupación juvenil y la falta de oportunidades.

Consideró que “la desintegración social, tanto por factores de la dinámica familiar (divorcios, violencia intrafamiliar, deserción escolar) como por las presiones económicas, provocan fenómenos sociales, que por sí mismo puede ser fuente de delitos menores. No hay nada imprevisto en una conducta delictiva dolosa, todo es planeado y se busca ejecutar de manera precisa para obtener el beneficio esperado, sabiendo las consecuencias de los actos que se cometen y que, regularmente, son lesivos para un tercero. Cabe resaltar que no sólo es punible la acción delictiva que logra su objetivo, sino también la tentativa, que es la exteriorización de los actos ejecutivos que deberían producir el resultado deseado del delito”.

Por lo anteriormente expuesto, apuntó que prevenir el delito no sólo parte de una acción enérgica del Estado, sino de dotar del desarrollo social a quienes históricamente han estado padeciendo rezago social y marginación, puntualizó.

Simple Share Buttons