jueves , 5 agosto 2021

Una cita en el IMSS les salvó la vida a sus hijos, reseña madre de familia

Una cita en el IMSS les salvó la vida a sus hijos, reseña madre de familia

Samuel Sánchez Rubio

Culiacán, Sinaloa.- Rostros desencajados, ojos llorosos y gritos de dolor se perciben en La Compuerta, Quilá, comunidad de Culiacán donde se registró la tragedia que provocó la muerte de dos niños y dejó lesionados a cuatro más.

La señora María Magdalena, refugiada junto con otras vecinas bajo la sombra de un árbol, mientras observaban los trabajos que realizaban peritos de la Procuraduría de Justicia de Sinaloa en el kínder Luis Donaldo Colosio, institución educativa donde ocurrió la tragedia, narró que alrededor de las 10:00 de la mañana desde su casa escuchó un fuerte ruido, pero jamás se imaginó que una camioneta tripulada por un joven de 24 años de edad se había impactado en el kínder donde estudia el hijo de una de sus mejores amigas.

IMG_0244

«Yo estaba en mi casa barriendo y escuché el ruido recio, yo pensaba que era un tráiler, que se le había ponchado la llanta, pero ya fui con mi hija y me contó lo que había sucedido», expresó.

Las madres de familia que aún permanecen bajo la sombra de este árbol, en la explanada de una cancha de básquetbol, junto al jardín de niños, no dan crédito de lo acontecido.

Entre ellas se ofrecen palabras de consuelo.

Una de ellas dice: «Qué bueno que no mandaste a tu hijo hoy al kínder», refiriéndose a una madre de familia que no paraba de llorar.

«Yo tenía una cita en el seguro y decidí no mandarlos. Le doy gracias a Dios», expresó Sandra Machado.

A pocos minutos de la tragedia, el kínder Luis Donaldo Colosio fue rodeado por los pobladores de los alrededores.

Ismael Checa Landeros, director del Instituto Estatal de Protección Civil, quien se trasladó a la zona, dio a conocer que fueron los propios habitantes de esta comunidad los que inmediato reportaron el hecho y ayudaron a trasladar en vehículos a particulares a los niños lesionados.

Los estudiantes que salían de la preparatoria se detenían en el lugar al encontrarse a su paso patrullas de diversas corporaciones y con celular fotografiaban a lo lejos el kínder donde perdieron la vida los menores.

«¿Qué pasó aquí?», preguntaban los estudiantes al observar que una camioneta propiedad de una empresa que se dedica a la venta de agua purificada se encontraba al interior del único salón de clases de esta institución educativa.

Al lugar también acudió el síndico de Quilá, Marco Antonio García Espinoza, quien lamentó los hechos y se comprometió a apoyar a los familiares de las víctimas en todo lo necesario.

Después de las labores que realizaron peritos de la PGJE, al lugar arribó una grúa para retirar la camioneta.

Mientras era removida, a lo lejos se pudo observar el interior de ese salón con paredes de color azul y adornos infantiles, ese mismo sitio donde recibían clases ocho pequeños y que de un momento a otro les cambió su destino.

 

 

Simple Share Buttons