sábado , 16 enero 2021

Yudith del Rincón la hace de la maestra Canuta en el Congreso del Estado

Yudith del Rincón la hace de la maestra Canuta en el Congreso del Estado

Irene Medrano Villanueva

Culiacán, Sinaloa.- ¡No atiendan grupos, no se distraigan!, pedía la presidenta de la mesa directiva Yudit del Rincón a los diputados durante la sesión y le recordaba que para eso están las oficinas.

“Qué agresiva…le voy a decir que le baje”, señalaba la diputada del PAS, María del Rosario Rosario Satarain.

Nada pasaba, algunos diputados se mofaban de ella, mientras que algunos asistentes a la sesión veían con buenos ojos la llamada de atención.

“Es que, oiga, esto parece un mercado, todos hablan y no le entiendo nada al señor que está hablando allá arriba”, se quejaba un señor de la tercera edad que estaba sentado en la primera fila y que trataba de escuchar al diputado Lucas Lizárraga que leía una de las iniciativas.

“La abuelita presidenta no tiene facultades para eso”, señalaba el diputado del PT, Leobardo Alcántara.

“Pasen a ocupar sus curules, hay riesgo de que se cancele la sesión por falta de quórum”, decía la presidenta y volvía a insistir que no atendieran a la gente en el recinto parlamentario.

¡Ahí te hablan Cuén!, exclamaban los diputados, aunque el aludido estaba fuera del recinto parlamentario.

La presidenta acabó con la extensión de servicios estudiantiles de la UAS en el recinto parlamentario, bromeaban legisladores al advertir que ahora el pasillo estaba sólo, no había gente como en las otras sesiones, donde normalmente la mayoría de ellos son universitarios y hacen fila para ser atendidos por los diputados del PAS.

La diputada del PAS, que era la única de este grupo parlamentario que estaba en la sesión, aseguró que la orden de la presidenta de ninguna manera iba a hacer que no se atendiera a la gente que va en busca de apoyo de los legisladores.

¡Nombre…eso no acaba con nuestra gestión! Si no es aquí, buscamos otra estrategia, además estar con la gente y servirla no nos distrae, porque además de legislar, nuestra misión es la gestión, dijo la diputada Satarain Sánchez.

El diputado Héctor Melesio Cuén Ojeda y Robespierre Lizárraga en esos momentos se encontraban en el salón de usos múltiples atendiendo a un grupo de jubilados del Colegio de Bachilleres del Estado de Sinaloa que se quejó de que las autoridades administrativas de esta institución no les están respetando la entrega de 17 días por año a los jubilados.

Los jubilados demandaron que les cubran estos días, además de otras prestaciones que no les quieren reconocer.

“Tienen que estar ocupando sus curules”, reiteraba la presidenta en el salón parlamentario.

“A mí nadie me manda…”, advertía el diputado del PAN Miguel Ángel Camacho.

“Somos gatos del pueblo y estamos trabajando”, terciaba el diputado de Movimiento Ciudadano Mario Imaz “y como ella nunca atiende a la gente…”, añadía.

El coordinador del grupo parlamentario del PRI, Jesús Enrique Hernández Chávez, ni siquiera se dio por enterado o no quiso hacerle caso y siguió chacoteando con un grupo de personas.

Seguía la sesión y después de cerca de una hora del llamado de atención de la presidenta, el vicepresidente de la mesa directiva, Robespierre Lizárraga, dejaba la tribuna para ir al encuentro de un numeroso grupo.

Los diputados estaban a la expectativa, esperaban que nuevamente la presidenta hiciera el llamado de no distraerse de la sesión, de no atender a grupos, pero nada ocurrió; se quedó callada.

Luego señalaban que era una provocación para que interviniera el diputado Héctor Melesio Cuén.

“Es que nadie nos puede prohibir que atendamos a la gente, esa es nuestra obligación y menos cuando estamos en el interior del recinto, que no estamos sentadas, o sentados, bueno, entonces al rato, ni siquiera va nombrar comisiones para que atendamos a los grupos que llegan al Congreso en busca de apoyo”, dijo la vicecoordinadora del grupo parlamentario del PAN, María de la Luz Rodríguez.

¡Es normal que el Congreso sea una caja de resonancia. Por lo tanto, no nos espantemos…!, concluyeron los diputados.

Café Negro/El Sol de Sinaloa

Simple Share Buttons